El Dios costoso del artículo 2

Hace un par de días en una conversación típica de mi grupo de amigos en pleno Happy Hour, empezamos a hablar sobre el Estado y la Iglesia. Volví a casa y empecé a chusmear algunos números y demás yerbas.

Primero me topé con el artículo 2 de la Constitución Nacional:

El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.

¿Qué implica que no haya separación del Estado e Iglesia? Básicamente parte de los recursos del gobierno son destinados a financiar a esta entidad. ¿Por qué católico apostólico romano y no judío-ortodoxo? ¿Para qué seguir manteniendo esta tradición costosa? El grueso de los fondos de la Iglesia provine del Estado, o mejor dicho: de los impuestos de agnósticos, ateos, evangelistas, testigos de Jehová, mormones, etc. ¿Es justo?

Durante su primer gobierno, a Juan Domingo Perón se le ocurrió la brillante idea de que las escuelas públicas obligatoriamente deberían impulsar la enseñanza de la religión católica y además subsidió los salarios de los docentes de estas escuelas. Los subsidió con impuestos de agnósticos, ateos, evangelistas, testigos de Jehová, mormones, etc. Así, sumamos una partida de gasto más en el presupuesto. Sumamos transferencias de fondos públicos potencialmente malversables.

Sin embargo, esto no fue para nada suficiente y para forjar aún más la tradición vinieron los militares y sancionaron un par de leyes que engordaron las partidas del gasto destinadas al sostenimiento del culto. A saber:

  • Ley 22.162: se le otorga a los Curas Párrocos o Vicarios Ecónomos de Parroquias situadas en Zonas de Frontera una asignación mensual. Y no contento con esto, agrega que los recursos que el cumplimiento de esta ley demande se tomarán de las Rentas Generales.
  • Ley 21.950: con esta ley también le dimos una asignación mensual a los Arzobispos y Obispos con jurisdicción sobre Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas, Eparquías y Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano.
  • Ley 21.540: se le otorga a los Arzobispos y Obispos con jurisdicción sobre Arquidiócesis, Diócesis, Prelaturas  o Exarcados del Culto Católico Apostólico Romano, y el Vicario Castrense para las Fuerzas Armadas otra asignación mensual cuando cesen en sus cargos por cuestiones de edad o invalidez. Esta asignación mensual es una jubilación de privilegio.
  • Ley 22.950: el gobierno nacional se compromete a dar otra asignación mensual a los clérigos que contribuyan a la enseñanza en los Seminarios Mayores.
  • Decreto 1.991/80: les pagamos los pasajes para cuando viajan al exterior y dentro del territorio de Argentina.

Hoy en día existe en Argentina un Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (MREC). ¿Y qué tienen que ver las relaciones exteriores con el culto? En fin, la cuestión es que así como tenemos ahora un lindo Ministerio de Deporte en la Provincia de San Luis, descubrí que también tenemos una simpática Dirección General del Culto Católico que depende de la Secretaría de Culto. La pregunta es: ¿cuánto nos sale mantener la tradición del culto católico apostólico romano? Entrá en la Oficina Nacional del Presupuesto y seguí estos números… En el año 2003 se presupuestó para la Secretaría de Culto una totalidad de $13.777.037. Si a eso le sumamos lo que se previó destinar para las actividades centrales del Ministerio del cual depende esta Secretaría, despilfarraron un total de $121.435.620. No contentos con estos gastos, a la década también la ganó la Secretaría de Culto que para el año 2013 le presupuestaron $62.826.000; es decir, un 356% más que en 2003. Nuevamente, si adicionamos lo presupuestado para que funcione esta dependencia del MREC, el gobierno nacional gastará un total de $676.244.685; un 456% superior a lo presupuestado hace diez años. Y eso sin contar que como además gastan más de lo que presupuestan, no sería para nada extraño que al comienzo del ejercicio que viene se observen un par de millones más en cada una de estas cifras.

Y esto sin contar los beneficios adicionales de los que gozan las instituciones inscriptas en la Secretaría de Culto. Exenciones impositivas, donación de terrenos que recibieron del Estado Nacional. ¿Podés creer además que la Iglesia recibe más subsidios que otras instituciones públicas? Juro que he escuchado decir muchas veces: “Pero la Iglesia paga los servicios de gas y luz”. Pero cristiano, ¡menos mal! Lo único que faltaba entonces era que además le financiemos los gastos de luz y gas. Vamos… ¡Despertate argentino!

¿Es realmente necesario que el Estado impulse de esta forma el culto católico apostólico romano? ¿Por qué lo hace? ¿Por qué debe subordinarse a esta religión? Si es por una cuestión de tradición, ¿por qué no volvemos a incorporar el servicio militar obligatorio? ¿Por qué no derogamos la ley de matrimonio igualitario o la ley de divorcio? Si realmente las personas quisieran que el culto católico apostólico romano se mantuviera a lo largo del tiempo, podrían ellas mismas sostenerlo. Además, ponete a pensar un rato, sos católico apostólico romano y a tu religión la bancan con impuestos los agnósticos, ateos, evangelistas, testigos de Jehová, mormones, etc. ¿Y la moral? Si te gusta ser católico buscá la manera de sostener tu religión con tus propios medios, no esquilmando el bolsillo del otro.

Si bien hoy en día debería darse prioridad a la resolución de otros problemas como por ejemplo el control de precios que los perros kirchneristas comandados por Moreno está llevando a cabo, la excesivo abuso de la máquina de imprimir billetes de Mecha, la malversación de fondos públicos, etc., no debería pasarse por alto que estos recursos liberados, junto a otros destinados al mantenimiento irracional de tradiciones en el siglo XXI, podrían directamente ser ahorrados. Dejemos de engordar los gatos del Estado.

Tradición.

Menos corazón, más razón. 

Mantenete por tus propios medios.

Mantenete por tus propios medios.

La absolución de Alcira (El caso de María Ovando)

Supongamos que una mujer chaqueña, Alcira, que vive en un paraje aislado del Chaco, en la Argentina del 2012, con 6 hijos, en un estado de pobreza típico de los que se viven en los asentamientos rurales de esa provincia sufre la muerte de uno de sus hijos. La mujer tiene un trabajo pero no le alcanza para mantener a todos sus hijos. Su hija menor de tres años muere por desnutrición, era alimentada, pero no con la frecuencia adecuada para una chiquita de su edad. Ante esta situación es acusada por abandono de persona y sometida a juicio.

Pobreza Chaqueña

¿Cuál es la postura liberal frente a esto?

Antes que nada vale hacer una aclaración, por más similitudes que tenga este relato con la historia de María Ovando, no puedo hacer referencia directa a ella. No conozco los hechos específicos, por lo que no me quiero aventurar a opinar sobre algo que no conozco. Nuestra historia hipotética es parecida, pero los hechos son tal cual los describimos en el párrafo anterior y eso es una certeza.

Sin embargo es necesario conocer las posturas ante un caso similar como fue el de Ovando. Antes de ella fuese absuelta, en un caso que tomó relevancia luego de una entrevista de Jorge Lanata a la acusada de abandono de persona, hubo sectores de la opinión pública que se oponían a su encarcelación utilizando el siguiente argumento:

María Ovando, ¿ víctima o victimaria?

Con la detención de María y la decisión de librar de culpa y cargo a Demetrio Ayala, el juez Saldaña dio   por terminada su actuación.  No profundizó sobre las responsabilidades en la muerte de Carolina. No se preguntó sobre la asistencia que debió recibir y que el Estado dice haberle dado “medianamente”. No se preguntó sobre causas, tampoco sobre las acciones que pudo haberle  evitado la muerte.

En el expediente se  menciona el testimonio  del Dr. Julio  Cesar Benítez, hoy director del Hospital de Colonia Delicia, quien visitó en varias oportunidades la casa de María. Benítez declara haber constatado el estado de abandono de los niños, con bajo peso, sucios, con granos, piojos, muchos de ellos indocumentados, por lo que ni siquiera podían acceder a los programas de asistencia estatal.

Las visitas de este profesional se registraron desde el mes de diciembre. La defensa se pregunta si otro tipo de intervención hubiera podido evitar la muerte de Carolina.

Siguiendo esta lógica, y volviendo a nuestro caso hipotético, podemos decir que Alcira merece ser absuelta ya que el abandono de persona fue una consecuencia directa de la negación de la ayuda del estado. En otras palabras, Alcira sería inocente ya que ante la imposibilidad de hacerse cargo de sus hijos, es el estado quien debía hacerlo y la muerte por desnutrición no se debe a que la madre no haya alimentado a su hija, sino por la inactividad del estado frente a este caso.

En mi opinión, según los principios del liberalismo, podemos llegar a la misma conclusión — la absolución — pero con los fundamentos opuestos.

Partimos de una realidad: progresivamente en los últimos 70 años, y más también, se ha adoptado la concepción de que el estado asume  un compromiso de garantizarle “gratuitamente” el bienestar a cada uno de los habitantes. Para alcanzar ese fin, se crea un estado de bienestar que interviene en el funcionamiento de todas la áreas con las que el individuo interactúa a lo largo de su vida. Podemos mencionar, entre otras, la legislación laboral, la legislación impositiva, la legislación que regula servicios públicos, la regulación del sistema de salud, la regulación de sistema educativo, la regulación de las jubilaciones, la intervención en políticas de vivienda, entre muchas otras. Estas regulaciones también varían, van desde la provisión del servicio exclusivamente a cargo del estado, hasta un sistema mixto entre el estado y privados (que, por su propia naturaleza, siempre termina prevaleciendo la voluntad estatal), o un control rígido del  estado sobre la actividad (tal vez el caso de las relaciones laborales es el más representativo de esta última categoría).

Evidentemente la implementación de un estado de bienestar ha fracasado con los objetivos planteados originalmente. Al mismo tiempo, desde un punto de vista liberal se defiende una concepción totalmente opuesta a la predominante. Los liberales consideran que nadie tiene derecho al inicio del uso de la fuerza — que también se puede llamar agresión — contra otras personas o su propiedad. Esto es el llamado principio de no agresión. Todos los ejemplos mencionados en el párrafo anterior representan el  inicio del uso de la fuerza para alcanzar el fin que se propone el estado, y en consecuencia, una violación al principio de no agresión.El teórico político Murray Rothbard explica en su libro El Manifiesto Libertario el fundamento de este principio:

Específicamente, mientras que el comportamiento de las plantas y, al menos, el de los animales inferiores está determinado por su naturaleza biológica o quizá por sus “instintos”, la naturaleza humana es tal que cada individuo debe, para poder actuar, hacer una elección de sus fines y utilizar sus propios medios para alcanzarlos. Puesto que carece de instintos automáticos, cada hombre debe  prender acerca de él y del mundo, utilizar su mente para seleccionar valores, aprender sobre causas y efectos, y actuar con todo sentido para mantenerse y prolongar su vida. Los hombres pueden pensar, sentir, evaluar y actuar sólo como individuos, y en consecuencia, resulta vitalmente necesario para la supervivencia y prosperidad de cada uno que sea libre de aprender, elegir, desarrollar sus facultades y actuar según su conocimiento y sus valores. Éste es el camino necesario de la naturaleza humana; interferir o lisiar este proceso usando la violencia va profundamente en contra de lo que es necesario por la naturaleza del hombre para su vida y prosperidad. La interferencia violenta en el aprendizaje y las elecciones de un hombre es, por lo tanto, profundamente “antihumana”; viola la ley natural de las necesidades del hombre.

Considerando esto, podemos concluir fácilmente que no vivimos en un entorno libertario. Nos encontramos de forma constante con obstáculos que no nos permiten desarrollar nuestras vidas en libertad, no podemos optar libremente los medios que deseamos utilizar para alcanzar nuestros fines. Estamos, todo el tiempo, ante la interferencia “antihumana” sobre la que escribe Rothbard, y por eso es absurdo aplicar los principios de justicia según un libertario en un contexto intervencionista.

Alcira no tuvo todas las oportunidades que podría haber llegado a tener en una sociedad libre, ni de sustentarse por sus propios medios, ni de ser ayudada de forma voluntaria. La primera puede ser explicada por la cita de Rothbard. Las oportunidades que podría llegar a tener Alcira se ven distorsionadas por los obstáculos que pone el estado en su constante interferencia con la elección libre de medios y fines. La segunda, la imposibilidad de ser ayudada voluntariamente para superar su situación de necesidad, es consecuencia de la primera. O desde otro punto de vista, se ve distorsionada por el objetivo último del estado de bienestar (que es, recordemos, proveer bienestar). La consecuencia de cuando el estado asume la responsabilidad de garantizar el bienestar de la población, es convertir el poder social en poder político, algo que explicó de forma precisa el autor estadounidense Albert Jay Nock:

Podemos tener una medida aproximada de esta atrofia general por nuestra propia disposición cuando se nos acerca un mendigo. Hace dos años podríamos inclinarnos por darle algo; hoy nos inclinamos por mandarle a la oficina de atención del Estado. El Estado ha dicho a la sociedad: “O no estáis ejerciendo poder suficiente para atender a la emergencia o lo ejercéis en una forma que pienso que es incompetente, así que confiscaré vuestro poder y los ejerceré a mi gusto”. Así que cuando el mendigo nos pide un cuarto, nuestro impulso es decir que el Estado ya nos ha confiscado nuestro cuarto en su beneficio y que debería ir al Estado a por él.

Una vez generada esta dependencia por parte del estado, ¿es justo creer que ella debía asumir responsabilidad por sus hijos cuando durante toda la vida le dijeron que el estado debía hacerlo por ella? ¿Puede el estado alegar el abandono de persona, cuando el mismo estado se había comprometido a asistirla (como se comprometen con todos)?, o en su defecto, ¿se puede concebir algún tipo de responsabilidad de la mujer por la muerte de su hija cuando el estado obstaculiza el desarrollo de la protagonista de nuestra historia hipotética interfiriendo en su libertad?

Este ejercicio de pensamiento nos deja una conclusión clara, y que muchas veces es pasada por alto por todos aquellos que desean avanzar y difundir la idea de una sociedad libre. La aplicación de conceptos liberales o libertarios, en un contexto donde han habido víctimas claras de la intervención estatal debe ser prudente. Es necesario primero identificar si la situación que estamos presenciando es una situación que se podría haber dado en un entorno de libertad, ante un mercado liberado, o si estamos ante una situación que fue generada artificialmente por el estado. Antes de exigir conductas responsables a la gente, es necesario primero eliminar las políticas que incentivan la irresponsabilidad. Nunca una situación injusta puede generar una injusticia adicional, pero tampoco podemos esperar resultados propios de una sociedad libre mientras vivamos bajo la atenta mirada del Leviatán.

Hey, Gatito-Gatito!

Gatito

Gatito

Le estaba dando de comer a mis gatos, y por un momento me puse en su lugar. Alguien aparece una vez por día y le pone comida en un plato, y consumiéndola sacia su hambre. Cualquier cosa que la gente que se ocupa de su bienestar deje de hacer con respecto a eso lo pondrá instantáneamente en peligro de muerte. Mi gato no tiene conciencia de eso, si así fuera, todo el que le arrima un plato de comida seria devocionado como un dios, o algo parecido. Pero a el no le importa ni como ni de donde viene la comida, cierra sus ojos, apresta sus patitas, abre su boca y simplemente come. Es una conducta de lo mas natural tratándose de un ser irracional.

Gatito
Gatito

Como no podía ser de otra forma, relacione a mi gato con cualquiera que recibe un desembolso del estado. Si cada uno de los que la reciben tuviera real conciencia de que por cada beneficio obtenido hay alguien que ya no puede disponer de parte de su legitima propiedad porque le fue arrebatada, o a todos se les licua el valor de sus billetes con inflación monetaria, o pasamos a ser todos, junto con las futuras generaciones, garantes por deudas gubernamentales contraídas para poder realizar el gasto que se esta aceptando, cual seria la situación? Estas personas son todas seres racionales muy capaces de relacionar las causas con las consecuencias de este sistema con una simple explicación. Definitivamente no tienen la disculpa de mi gato.

Esto aplica a todos los que aceptan de un modo no obligatorio el cobro de alguna prestación de servicio, sueldo, utilidad, beneficio, plan, a miles y miles de estudiantes de escuelas y universidades publicas, a los que ejercen profesiones monopólicamente con la complicidad del estado, y a unos cuantos mas . Todos, absolutamente todos estos, al igual que mi gato, en algún momento, cierran los ojos, aprestan sus patitas, y simplemente se ponen a comer.
Que vos no sos tan culpable, porque el gato de al lado come mas alimento balanceado que vos? No, no, eso es irrelevante. Lo que importa es si comes el alimento, o no lo comes. Y si solo aquellos que no lo comen en absoluto son los únicos moralmente autorizados para señalar los abusos del estado? Cómo quedaría el panorama? Qué vas a decir en tu defensa ahora, Gatito-Gatito? Miau?

Escombros del modelo: Subsidios

Es imposible negar la realidad todo el tiempo, en algún momento el rey se da cuenta que está desnudo, los castillos de naipes se derrumban con una leve brisa, y los soñados desaparecen cuando se despiertan sus soñadores. Sensaciones nuevas, y no tanto, para el modelo K.

De Vido y Boudu se enteran de que existe la realidad

La quita de subsidios es uno de los primeros pasos en el derrumbe del tan mencionado “modelo”, que a pesar de mantener el constante influjo de dólares verde soja, ya no puede sostener al Leviatán. Por eso mismo, hace algunas semanas se comenzó a anunciar la quita de subsidios, al sector de servicios públicos. Todo comenzó siendo un gran chiste, apenas un 0,87% de los subsidios iban a ser recortados. Ese era solo el principio.

La semana pasada, expandieron la quita a algunos barrios de la Capital y countries, hasta ahora la quita es de un 5,65 %. Apenas 3.900 millones de los 70 y pico mil millones de pesos en subsidios, o poniéndolo en números más comprensibles, si gastaban 1000 pesos  ahora gastan 56,5 pesos menos.

Al parecer, finalmente será a partir de hoy (y no del lunes pasado) que se podrá comenzar a renunciar a los subsidios aquellos que no los requieran, y los próximos meses solo se les mantendrá a aquellos que soliciten que se los mantengan, previo análisis de un organismo que todavía no se sabe cuál será.

Esta medida es apenás un temblor preliminar que anuncia lo que se viene, el sismo, las réplicas y el tsunami todavía esperan.

TANSTAAFL. La quita de subsidios no le debería causar sorpresa a nadie que entienda lo que quiso decir Robert Heinlein cuando escribió No hay tal cosa como un almuerzo gratis”.  Nadie puede evadir la realidad por un lapso de tiempo demasiado largo, y ese período está llegando al final. En realidad, todos sabían que los subsidios en algún momento tenían que eliminarse, la pregunta era cómo y cuándo. Si las cosas se cumplen como dicen, lo que dudo que sea cierto, será bastante rápido, aunque un puñado de personas, los que cobran una  jubilación mínima y los beneficiarios de la  asignación por hijo no tendrán que preocuparse, por el momento.

La solidez del modelo

Sin embargo no todas son buenas noticias. Si uno toma distancia y ve la big picture, se dará cuenta que la política de la quita de subsidios no se enmarca en la aplicación de cierta racionalidad económica, o un plan para reducir el gasto, los impuestos y el tamaño del gobierno. Eso, sólo en sueños. La quita de subsidios, planeada en 20.000 millones de pesos, es una parte menor de los 75.000 millones de pesos totales. Se elimina poco y queda mucho por eliminar.

La quita de subsidios tampoco significa una disminución  del gasto público, es solamente suspender el gasto en subsidios a los servicios públicos por el hecho de que mantenerlos era muy caro, al aumentar en un porcentaje importante todos los años. No habiendo una baja de impuestos, lo único que harán es continuar gastando ese dinero, que no les pertenece, en lo que a ellos les parezca mejor para sus ambiciones, y las de sus amigos.

Aequalitas ante legem. Algunos de los que se han manifestado en contra de los subsidios se quejaron de como se estaría violando la igualdad ante la ley al establecer que algunas personas recibirían subsidios y otros, no. Un argumento bastante endeble, y mucho menos si lo sostiene alguien que se considera liberal.

La igualdad ante la ley, en primer lugar, es en relación a los derechos que uno tiene. Al no existir  “derecho a ser subsidiado”, no existe un reclamo válido para que todos sean subsidiados. Lo que se está pidiendo ahí es, que expandan un privilegio. Además, ¿propondrían los mismos que se quejan ante la igualdad ante la ley que todos reciban la asignación por hijo o un plan trabajar, esgrimiendo ese argumento? No lo hacen.

Otra de las cuestiones que se estuvo analizando sobre la política de los subsidios es la injusticia que representan por consistir en una transferencia de recursos desde los sectores más pobres, de todo el país, hacía el distrito más rico, la capital. Este argumento no tiene ninguna importancia en la categorización de los subsidios como justos o injustos. Aún si el diseño del plan para subsidiar se modifica, y solamente se mantienen los subsidios para los que menos tienen, seguiría siendo injusto. Su injusticia radica en que son transferencias forzadas, en que no se tratan de acuerdos libres y voluntarios, sino imposiciones estatales, de lo contrario una transferencia de recursos de pobres a ricos, de forma voluntaria, no sería injusta  bajo ningún aspecto desde el punto de vista liberal.

¿Inflación? No, gracias. La quita de subsidios no sólo tendrá consecuencias en las cuentas del gobierno, sino también en las cuentas del hogar. En el diario La Nación señalan, de manera equivocada, un aumento de la inflación como consecuencia de esta medida:

Todavía el ajuste no llegó a su fin. El gobierno de Cristina Kirchner tiene en carpeta la eliminación total de subsidios para el gas, la luz y el agua también para las industrias, las empresas de servicios y los comercios, aunque proyecta hacerlo de manera segmentada y con una exhaustiva revisión sector por sector y empresa por empresa. La Presidenta tiene un gran temor: que el cambio provoque un fuerte impacto en los precios.

El periodista, Mariano Obarrio, en este caso incurre en el error de confundir inflación con un aumento de precios. La quita de subsidios no influirá en la inflación. No olvidemos que se trata de  una expansión de la oferta monetaria por sobre la demanda de dinero, que luego repercute en los precios, y no un aumento de precios per se. La quita de subsidios, en lo que si impactará es en los costos, en el cálculo empresarial, y en última instancia en los precios de la góndola. ¿Seremos ahora más pobres por consumir menos? No, vamos a seguir siendo igual de pobres que fuimos siempre, simplemente que no se va a poder seguir ocultando más esa pobreza, por lo menos en este pequeño aspecto de la economía.

La solución. La medida óptima que se debería tomar es eliminar con todos los subsidios, las regulaciones, las trabas para importar y exportar, bajar los impuestos, y otras medidas en ese sentido. Por supuesto que es irreal que algo así suceda, por lo menos bajo este gobierno en este momento. Sin embargo, en cuanto al sector de servicios públicos, son dos cosas que se podrían hacer para permitir que haya inversión en los diferentes sectores, disminuir las consecuencias de la escasez energética y de permitir innovación en el sector:

La solución: presionar el botón rojo.

1. En primer lugar, una desmonopolización de todos los servicios, permitir la libre competencia, por más que algunos afirmen que se trata de monopolios naturales.

2. Separar completamente lo que hoy se conoce como “servicio público” con el estado. Que las empresas proveedores de energía electrica, gas, agua, etc. funcionen como empresas privadas, sin estar supeditadas a control estatal, ya sea por sus tarifas, sus inversiones, o cualquier otro aspecto.

Pronto comenzarán a caer los primeros escombros del tan alabado modelo, no digan que no les avisamos.

Rumbo a la Gestapo

Después de una serie de medidas ridículas que trabaran el paso de productos en la aduana u obligaran a “exportar lo mismo que se importa”, llega una nueva medida que bien podríamos encontrar en Alemania del Este de la post-guerra: habrá que explicarle a la AFIP cuál será el fin al que se destinarán los dólares para poder adquirirlos.

Gestapo T-Shirt
¿Qué sigue?

En una República NO ES FUNCIÓN DEL ESTADO INVESTIGAR NI CONTROLAR QUÉ MEDIOS DE INTERCAMBIO O AHORRO UTILIZAN LAS PERSONAS. ¿Qué sigue? ¿Van a controlar qué figuritas cambian los chicos? ¿No se puede cambiar más la más difícil por tres frascos?

Por otro lado, la Constitución que legitima a la actual administración del estado, no le provee la facultad de ser una policía cambiaria y lo explicita en el artículo 19:

Art. 19.- Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe .

Si una administración hace cosas inconstitucionales ¿no está destruyendo aquello que le da legitimidad? ¿Qué se hace con una administración que dinamita los propios cimientos que hacen posible su existencia?

Este es, encima, un problema generado por el mismo estado:

Primero, “fijan” el precio del dólar a través de las compras y ventas del central.

Después, emiten moneda a lo loco.

Como en el mercado de cambios el dólar está fijo, la gente lo compra, para resguardar los frutos de su trabajo.

Fijar el precio del dólar y al mismo tiempo emitir a lo loco es, en definitiva, subsidiar la compra de dólares. Si después ponés una policía política para ver quién lo usa, sería lo mismo que subsidiar los boletos de colectivo y después poner inspectores que digan quién se lo puede tomar y quién no (curiosamente para los dólares, el gobierno “Nacional y Popular” permite que los compren los que los pueden justificar para viajar al exterior pero no para un laburante que quiere salvarse de la inflación. Qué Nacionales y Populares que son, eh!).

La solución es fácil: liberar el tipo de cambios y dejar de emitir pesos a lo loco. ¿Se terminan un montón de beneficios y curros para unos pocos? Si, justamente de unos pocos que viven del laburo de 40 millones, lo que se dice una Oligarquía de libro.

A los que dicen que uno exagera cuando tilda a esta administración de prácticas Nazis, fíjense cómo las cosas no surgen de un día para el otro, sino que se van volviendo más evidentes a medida que se permiten más cosas: ayer era un “presidente fuerte” que trataba de recuperar poder y hoy te preguntan para qué querés adquirir un medio de cambio. Hay que preguntarse qué sigue: ¿Te preguntarán con quién te acostás? ¿De quién sos amigo? ¿Qué pensás? ¿Qué creés? Lo más triste es que acá no hay tanques ni camisas pardas, sino que nadie se resiste (capaz que sea por eso que no las haya).

Reflexionemos bien sobre estas cosas porque como dijo la otra vez Jorge Héctor Santos: “Una vez que se pierden libertades, solo se recuperan con el derramamiento de sangre”.

Una salada en 4 ruedas

Muchachos, nunca nos la hicieron tan, pero tan fácil. Lo que están haciendo las líneas de transporte en capital algunos lo podrían llamar como “hacerle el juego a los liberales-libertarios”.

Los carteles de las “viudas de la regulación del transporte automotor” les sacó la careta. Les sacó la careta a los seudo-empresarios-corporativistas-prebendarios, y le sacó la máscara a las regulaciones.

Las líneas de colectivo contra los usuarios.

Nos cansamos de señalar que la creación de monopolios sólo puede darse por medio de la violencia estatal. Y aquí lo tenemos a las claras, ¡¡empresarios defendiendo regulaciones!!. Cuando siempre nos señalan que la falta de regulación beneficia a las empresas, y nosotros argumentamos que son barreras de entrada para poder brindar un mejor servicio y bajar los precios, nos acusan de ponernos del lado de los empresarios. Y aquí los tienen. Los empresarios prebendarios que viven de subsidios dicen que “desregulación” es MALA PALABRA.

Cada impuesto, cada regulación, cada subsidio es un paso más hacia el monopolio y un servicio deficiente. Lo lógico sería que si todos “sufrieran”  las regulaciones, lo que deberían estar pidiendo los empresarios del sector sería una desregulación completa, para dar ingreso a nuevas -y mejores- inversiones y que la base de un buen servicio sea la competencia. Pero no las sufren. ¡Las usufructúan! Y nunca estuvo tan claro como en el caso de la línea 194 -y podría decirse también de la famosa Feria La Salada-.Las regulaciones, los impuestos, los subsidios son los instrumentos estatales que usan los que no quieren competencia, ni libre comercio. El estado, lejos de protegernos es el instrumento primordial anti-libre mercado en favor del “capitalismo de amigos” que nos hartamos de denunciar.

Y para colmo, como toda acción y prohibición del estado, dicen que lo hacen por tu propio bien. O sea, el empresario dice que quiere que haya menos competencia por el bien de los pasajeros -los consumidores-. Como decía mi colega y amigo Al Verdi hace unos días:

No se entiende si el servicio que brindan [la línea 194] es tan malo, si no cumple los requisitos mínimos para circular como indican tanto las empresas competidoras como el secretario de transporte, ¿por qué tanto alboroto por una nueva línea tan berreta?

Festejemos, porque para defender a los pasajeros, los empresarios del transporte generarán el día de mañana un muy irónico caos vehicular en el microcentro porteño.

Subsidio al Embarazo

Hace 2.000 años se labraba la tierra y se laburaba de sol a sol, la familia completa.

En el 1.500 con veinticinco años se podía ser el líder de un clan escocés.

En el 1.800 y pico, San Martín contrajo matrimonio con una señorita de 14 años.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945), chicos de 14 y 15 años falsificaban sus documentos y mentían para ir a cagarse a tiros con los Nazis.

En el Siglo XXI, el estado les da subsidios a parejas de grandotes boludos que, por coger sin forro, quedaron embarazadas.

¿Alguien piensa, como yo, que estamos involucionando como especie?

Involución

¿La Evolución?

Hace alrededor de 15 años que existen:

  • Educación sexual en las escuelas.
  • Campañas estatales sobre prevención de enfermedades venéreas y educación sexual.
  • El sexo como tema abierto en TV, radio, diarios y revistas.
  • Dispensarios estatales gratuitos de anticonceptivos de todo tipo y color y folletos y “cómo usarlo” (bueno, ni que estuviésemos hablando de tecnología nuclear o un Condensador de Flujos).
  • Internet. El medio informativo más barato a través del cual se puede obtener información de TODO lo referido al sexo. Incluyendo videos tanto educativos como recreativos ;)

Cuando la mujer de una pareja (estable / no estable / casual) queda embarazada, puede ser por dos actitudes distintas que tiene dicha pareja:

El embarazo es buscado:

FamiliaTana

¡Lo primero es la familia!

Si el embarazo es buscado y esa pareja está buscando tener un hijo ¿Por qué el resto de la sociedad tiene que aportar recursos para su mantenimiento y crianza? Se supone que la pareja analizó las consecuencias y, voluntariamente decidió tener descendencia. Así como fueron adultos para tomar esa decisión, deberán afrontar las consecuencias de esa decisión. Nadie tiene por qué meter a un tercero que nada tiene que ver ni quiere a solventarlos.

El embarazo no es buscado:

Como puse arriba, jamás en la historia de la humanidad hubo tantos recursos e información referidos al sexo y la educación sexual. Es muy poca la cantidad de gente que puede alegar ignorancia en el tema y que ésta sea cierta. Cualquiera que haya estado cerca de un lugar que se hizo alguna campaña, haya ido a un colegio o haya visto suficientes horas de televisión, tiene que saber, por lo menos, lo que es un preservativo.

Por lo tanto, si la pareja estaba teniendo sexo sin protección y sin anticonceptivos (teniéndolos al alcance de la mano en los dispensarios estatales), significa que hay negligencia de su parte. Entonces ¿Por qué el resto tiene que hacerse cargo de sus negligencias? Las acciones tienen consecuencias que deberán ser afrontadas por los participantes.

Remedios De Escalada

La nena del General

Si hace 200 años una nena de 14 años podía casarse y hacerse cargo de una familia, si hace 100 años personas de entre 10 y  20 años cruzaban el océano sin nada buscando hacer una vida mejor,  si hace 70 años nenes de 15 podían empuñar fusiles para defenderse de la amenaza Nazi… ¿Alguien me puede decir por qué y con qué fundamentos y argumentos morales hay que darle plata a personas de 15, 20 o 30 años que cogieron sin forro teniendo a su disposición toda la información necesarios sobre el tema?

Recuerdo hace unos años que, escuchando Perros de la Calle o Cuál Es pasaron una entrevista al encargado de un dispensario ubicado en una zona de bajos recursos. El tipo decía que la gente directamente no iba a buscar ni anticonceptivos ni preservativos ni folletos ni nada. Estaba todo ahí muerto de risa.

A pesar de todas las medidas “preventivas” tomadas por el estado, “se falló” y ¿hay que dar plata encima?

Si lo que falló fue el Ministerio de Acción Social, sus campañas y sus dispensarios, por favor cierrenló (o por lo menos la parte que se encarga del tema).

Si lo que falló fue la parte educativa, por favor cierren el Ministerio de Educación (¡este ciérrenlo igual por ser la Policía del Pensamiento!).

Si lo que falló fue la parte comunicacional ¡Aflojen con la pauta oficial! ¿O en qué carajo se gastan tantos millones en la caja de corrupción del periodismo? ¿O no se incluyen las campañas en esa guita?

¡Basta de buenismo y subsidios personales, viejo!

Para cerrar: si la pareja fue la que disfrutó el acto sexual sin preguntarle a los demás (¡y sin invitarlos!), si la pareja fue la que generó esa nueva vida en el mundo sin preguntarle a los demás (que, por cierto, es carne de su carne y sangre de su sangre) ¿Por qué los demás tienen que poner recursos para que crien a sus pibes?

Verde Oliva

Aceitunitas

Jugate un "Una Sola"

No, no me refiero a los uniformes de ese color, sino justamente a ese manjar que son las aceitunas (podría bajarme un barril entero).

Resulta que este año hubo existe un récord aceitunero en los árboles de Cuyo, del cual se perderá gran parte, debido a la falta de mano de obra para recoger las aceitunitas.

Lamentable y un gran desperdicio, ya que el aceite de oliva cotiza muy bien y es un bien que se exporta mucho y se consume poco, generando así, grandes cantidades de divisas.

Además de eso, aparentemente es una de las cosechas más fáciles y con mejores comodidades para el que las realiza: sombra, cambios de posición, etc. Y paga extremadamente bien para el rubro: un promedio de 175 pesos por día para el rendimiento normal de una persona joven.

¿Cómo puede faltar mano de obra y haber desempleo al mismo tiempo? Recordemos que no hace falta capacitación, grandes títulos ni leer y escribir para realizar un trabajo asi. Cualquier persona que no tenga un problema físico importante puede hacerlo.

La gente del rubro dice que mucha gente no quiere laburar porque pierden sus “planes sociales” y “asignación universal por hijo” o, para decir lo que son realmente: subsidios individuales y subsidios a embarazarse (y si vamos más atrás….subsidio a coger sin forro. Si, políticamente incorrectísimo).

Haciendo un par de cálculos, $175 x 22 días: $3.850. Y si se trabaja también los sábados $175 x 26 días: $4.550 por persona. Me parece un excelente sueldo en un nicho que no tiene casi costos de entrada ni requiere casi inversión por parte del trabajador.

¿Cómo puede ser que haya personas que prefieran cobrar un subsidio personal de $1.200 más, supongamos, tres subsidios al embarazo de $180? La cuenta me da $1.740.

¿Cómo puede ser que alguien prefiera $1.740 en un mes en lugar de alrededor de $4.000?

No me cerraba hasta que recordé un concepto de un libro de negocios donde decía que en realidad no importa cuánto ganás por mes o por año, sino que importa cuánto ganás por cada hora que te toma tu trabajo, porque así sos rico en tiempo que podés usar para lo que se te cante.

Volviendo a las cuentas:

Recolección de aceitunas: $175 / 8horas = 21,85 $/h

Cobrar subsidios (supongamos que ir a cobrar le tome 2 horas): $1.740 / 2 horas = 870 $/h

Al final, es mucho más rico el que cobra subsidios que el que recolecta aceitunas, ya que tiene que trabajar muy pocas horas muy poco esfuerzo (¿tomarse un bondi y hacer una fila?) para obtener un cierto ingreso. Por otro lado, juntar aceitunas, requiere trabajar todos los días 8 horitas y transpirar la camiseta, hacer esfuerzo físico, etc.

Los subsidios personales y por embarazo son injustificables para muchísima gente que los recibe. Supongamos que el estado quiere ayudar a esta gente ¿Por qué no contrata un par de micros para trasladar a los que están desocupados  a los lugares donde se requiere mano de obra? Eso sería de verdad querer ayudar. Incluso podría simplemente financiar el viaje y que las personas lo paguen una vez que cobran. Sería mucho más honrado y dignificante para todos.

Evidentemente, el estado y los que detentan el poder, no quieren ayudar a las personas. Los subsidios personales son una simple caja de clientelismo político y corrupción. Como decía García Hamilton “La dádiva humilla al que la recibe y corrompe al que la dá”.

Lamento informarle que usted es pobre

No conozco la situación interna de Bolivia, pero a muchos bolivianos que hasta hace algunos días accedían a combustible subsidiado a un precio muy por debajo del internacional la realidad les tocó la puerta y se enteraron que no eran tan ricos como parecía. El gobierno, gracias a miles de millones de pesos bolivianos en subsidios, mantenía la ficción de un combustible barato que además repercutía en precios mas bajos de todas las industrias, en especial del transporte y los alimentos.

Perfil.com nos informa más sobre el tema:

El Gobierno de Bolivia anunció un aumento de entre el 57% y el 99% en el precio de los principales combustibles, que estaba congelado hace siete años. La medida para “consolidar el modelo productivo” provocó rechazo entre los transportistas, que iniciaron una huelga por tiempo indefinido.

Bajo el nombre de “nivelamiento de precios con los precios internacionales” el decreto 748 reajusta los precios de combustibles distorsionados por el gobierno, las razones las da el Presidente de YPFB (YPF Bolivianos) acá:

El presidente de YPFB, Carlos Villegas, dijo en conferencia de prensa que el bajo precio interno desalentaba la producción de líquidos, de los cuales el país es deficitario, por lo que se decidió subirlo en consonancia con el alza de los combustibles.

“Hasta el momento las empresas reciben sólo 10 dólares por barril (después de impuestos), estando el precio a nivel internacional en 80”, justificó el funcionario.

¿Por qué a vos, argentino, te debería interesar eso? Porque tarde o temprano en Argentina se va a vivir una situación similar, las condiciones están dadas para que eso suceda.  Hoy estamos viviendo apagones en la Ciudad de Buenos Aires por la distorsión generada producto de las tarifas eléctricas fijadas por el gobierno, hoy podemos viajar barato en colectivo y subte, por los subsidios que el estado nacional, como si estuviesen haciendonos un favor, nos avisa en cada boleto. Las naftas escasean, hoy por un paro en el sur, sin embargo los controles de precios (ya liberados hace unos dias) hubiesen agravado la escasez.

Vivimos en un país de fantasía, donde la gente se está endeudando a 2 años para comprar un LCD, una heladera o un microondas  y esta féliz, pero su felicidad solamente está apoyada en sobre un castillo de naipes, una gran ficción insostenible en el mediano plazo, y muy frágil en el corto plazo (una disminución en el precio de la soja, o una sequía son la brisa para derribar ese castillo) y, junto a una inflación que en el 2011 se va a acelerar con  al gasto adicional típico de año electoral (que lo van a financiar expandiendo la oferta monetaria), los elementos para el cóctel  explosivo están en la mesa, uno de estos días realidad va a tocarnos la puerta con una notificación en la mano: “Lamento informarle que usted es pobre, bienvenido a la realidad”. No es 1989, ni es 2001, es un nuevo ciclo de la Argentina sin rumbo.

La inmoralidad de los Subsidios

Alguna vez escuché a alguien la frase:

Si un grupo de personas viene a quitarte el fruto de tu trabajo amenazando el uso de la fuerza, por iniciativa propia, llamamos a la situación ROBO. Si un grupo de personas viene a quitarte el fruto de tu trabajo amenazando el uso de la fuerza, invocando al estado, lo llamamos COBRO DE IMPUESTOS.

Para nosotros el algo normal asociar el cobro de impuestos con un acto violento, pero observamos que mucha gente tiene al pago de impuestos tan incorporado y arraigado a su vida cotidiana, que ya no se da cuenta de la violencia ejercida en la situación. El cobro de impuestos es, en su más pura esencia, violento. La gente no estaría dispuesta a entregar el fruto de su trabajo sin ninguna contraprestación a cambio, si no mediaran el uso de la fuerza y la amenaza de pérdida de la libertad. Excluyo de esta situación la provisión de servicios de seguridad, justicia y mínimo gobierno indispensable (por ahora) para la vida moderna en sociedad, donde claramente recibimos una contraprestación.

Si partimos de la base que para el cobro de impuestos, estamos ejerciendo la violencia (movilizamos agencias, policías, quitas unilaterales del patrimonio), es fácil ver entonces cómo cada vez que pedimos incentivos a una actividad, subsidios de tal o cual tipo para cierto sector, fomento de ciertos intereses que vemos con buenos ojos, medios de transporte para una ciudad distante, estamos pidiendo que se ejerza la violencia sobre los 40 y pico millones de habitantes del país, para satisfacer una necesidad o interés propio.

Siempre, repito, siempre, tenemos una alternativa de financiación de nuestros intereses en forma privada y pacífica. Donde los aportes se realizan por genuino interés y a veces, con aportes importantes de empresas que creen que un aporte a una causa “justa” sería visto con buenos ojos por sus consumidores. Claro que para movilizar la causa privada, es necesario organizarse, juntar gente afín (cada vez más fácil gracias a la tecnología), trabajar, y aportar gran parte de nuestro tiempo libre para lograrlo. Todas las causas son “justas” si nos ponemos en los zapatos del interesado, pero así como es justa para esta persona (o grupo de personas) es totalmente injusta con el resto de la población, que se ve violentada para contentar a un pequeño grupo de interesados y cuyos resultados probablemente no lleguemos a ver en vida.

A partir de ahora, cada vez que pidas aumentar o movilizar impuestos, estoy seguro que no te va a costar tanto visualizar la violencia detrás del pedido, y eso te lleve a movilizarte de otra forma. A encontrar maneras nuevas y más creativas. Pero por sobre todas las cosas, pacíficas.

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes