Manual para los que votan por primera vez

libertad

 

Vota. Votala a ella. Votala que es fácil. No tenés que ni buscar la boleta, seguro que se encuentra justo en frente tuyo. Votala que prometió inclusión, soberanía, y más asistencialismo. Votala te digo, que juró defender una Constitución que llora a escondidas. Votala o te acusarán de no tener corazón. Que si no la votas vendes la patria, serás acusado de traición y lo que es peor, de egoísmo. Agonizarás en el exilio del mensaje. Vivirás en el suburbio de la indiferencia mediática. Conocerás el populismo y morirás por un carisma capaz de llevarte a la cúpula del poder. Votala. Votala que se dice progresista, y que entiende de pobreza. Que su partido lidera multitudes. Te quita con impuestos pero te los devuelve con el fútbol. Te insisto porque la conozco. Te entrega una empresa de servicio aéreo, de bandera, es tuya; va, es de todos. Pero también tuya. Sostiene con sus acciones que hacer política es hacer un culto a si mismo. Pero está bien, somos todos animales políticos. Ya lo debes haber aprendido. Que si dejas las decisiones en personas que no comulgan con la idea del bien común nos espera el apocalipsis, una vida reñida ante personas carnalmente inescrupulosas. Nos esperan monopolios, de los peores. Una presión tributaria altísima, y con un gasto público justificado en los iluminados funcionarios públicos que saben lo que hacen. Votala. Está bueno que nos controlen tanto, somos los argentinos, muy desprolijos. Tardás en abrir un negocio, porque quieren que estés seguro antes de comenzar. Que revises todos los análisis. Quizás es una mala inversión. Si me preguntas, mi humilde opinión, ellos y ella, tienen los chakra alineados. Deben ir todos a la misma sesión de reiki. Te aviso para que los votes tranquilos.

Ahora… Si lideras un sentimiento de anomia hacia todo esto, si sostenés un culto de la minoría más mínima que es el individuo y que su libertad es su única bandera. Si crees que una desregularizacion y una descentralización del transporte para que fluja un mercado competitivo y de calidad… Si profesas una libertad de culto y una igualdad ante la ley (no mediante ella), en la eliminación de los subsidios (al cine, al teatro, a las escuelas católicas  y de los recitales mal llamados gratuitos, de los viajes a países dictatoriales, al gasto de recursos en embajadas innecesarias, en acuerdos sin licitaciones, en corporativismo barato). Si no estas de acuerdo con una empresa ‘marca país  porque estropea el mercado de precios asignando recursos de manera arbitraria… entonces no, no la votes. No la votes porque los efectos secundarios son peores que la propia enfermedad del estatismo. Te verás rodeado de nostalgia por tiempos mejores, de impotencia hacia una fuerza mayor llamada mayoría, y gritando en medio de un silencio hipócrita.

Te saludo con toda la suerte del mundo.

Alguien como vos.

Tags

Related Posts

Share This

Intervencionismo Destructor

Los impuestos transforman al ciudadano en súbdito, a la persona libre en esclava y al Estado (nuestro supuesto servidor) en dueño de nuestras vidas y haciendas. Cuanto mayores son los impuestos y más insidiosa la acción recaudatoria, más súbditos y más esclavos somos del Estado.

— Arthur O. Fraser (Economista y sociólogo británico)

Tags

Related Posts

Share This

Digame liberal

Al defender la libertad en un país en democracia no tengo otro remedio para la enfermedad del estatismo que ser libertaria. Es el sistema politico-filosófico que más puede asemejarse a la defensa de los derechos individuales de los argentinos.

Para todos aquellos que no lo son, solo me gustaría que reflexionen acerca de cómo nos (enfatizo el pronombre) están cagando.

Nos cagan cuando:

  1. Nos quitan la mitad del sueldo para distribuirlo donde al gobierno se le antoje (seguramente se pierda en bolsillos sindicalistas, en burocracias focaultianas, en películas que nunca irás a ver o en el mantenimiento de aviones que jamás te vas a tomar).
  2. Te dicen que respetan la libertad de expresion, intimidando periodistas, tomando control de una planta de papel, distribuyendo a piaccere publicidad oficial, centralizando las licencias y renovaciones de canales de tv y radios opositoras.
  3. Representandote en el exterior, hablando en tu nombre al lado de asesinos y genocidas, y aceptando regalos de dictadores inescrupulosos incapaces de respetar la propiedad de la gente que pretenden defender.
  4. Cuando dicen cuidar las instituciones republicanas, con poderes extraordinarios, aplastando la justicia que alguna vez dijo ser independiente, haciendo uso y abuso de los decretos de necesidad y urgencia; manteniendo esos decretos de urgencia por varios años que los antropólogos llamarían eras.
  5. Diciendote que las buenas intenciones son suficientes para tomar decisiones por vos. Total qué mejor que un grupo de funcionarios del gobierno para decidir por vos cuántos atados deberías fumar, cuántas papas fritas es correcto que se vendan para cuidar tu salud, que la sal puede hacerte daño por eso las sacamos de las mesas de los restoranes. por eso subimos los impuestos a los cigarros, vetamos la venta de alcohol después de las 22 en BA, obligamos a los automovilistas a utilizar el cinturón de seguridad y les decimos a los dueños de los albergues transitorios a que no dejen entrar más de 2 personas a las habitaciones.
  6. Pero ojo… ellos -¡ellos!- tienen la intención de promovernos a todos los que volvemos del exterior con alguna compra como actores en ascenso. Para mi que nos quieren ver a todos en la calle corrientes. Nos hacen mentir, esconder ipads, iphones, bberrys, memorias, o cualquier otro IT para poder pasar por los escaners sin ser descubiertos. Es un 1 a 1 contra el empleado con el perro. Pero a pesar de que te rompiste el lomo laburando -o no, quién sabe- para comprarte ese aparatito que en BA sale 4 veces más, como si tuviera algo de malo el hecho de que fuera extranjero, te frenan, te interrogan. Para ellos sos un llano delincuente.
  7. Como si fuera poco, te dicen en qué moneda es mejor ahorrar. y si no querés esa, te pegan como a nene caprichoso. Que clave fiscal, que una cola de 10 personas en agencia de la AFIP, y andá a adivinar el monto que al sistema al boleo -o bajo quién sabe cuáles variables- te deja trocar.
  8. Y sino te pasa como a mi, que quise ir a ver qué sabía la AFIP de mí. Y resulta que después de varios idas y vueltas en la justicia por un habeas data, me citan para decirme: esto es lo que se de vos. Saben todo. Me dieron ganas de cerrar todo y empezar a vivir en la clandestinidad, ahí donde quedó la dignidad de varios de nosotros.

Y todavía tienen el tupé de decirte que la inflación es baja, que la culpa es de los comerciantes. La culpa del hoy son las políticas del ayer, y que se sostienen en el hoy. Tambalean. Que exista un ente que tiene la facultad de decirte que te ayuda a vos como pyme diciendote cual es la cantidad de empleados que deberias contratar es una joda. Todo lo que viniste pagando fue impuesto para que otros lo gasten y te digan qué es lo mejor para vos.

Basta de corralitos cambiarios. Basta de subsidios. Que bajen los impuestos. Que dejen de manipular una moneda que sólo puede ser manipulada por la oferta y por la demanda, como cualquier otro bien. Basta de hacernos pagar productos nacionales, caros y de peor calidad. Basta de tanto lobby barato. Basta de tanta frase hecha. Vos tenés derecho a vivir como más te guste, dónde más te guste. Antes, ahora y siempre.

Tags

Related Posts

Share This

Caramba

Como la definicón foucultiana de burocracia; ese campo social donde reconocemos que el poder es ver al otro como agente de una acción. De esa manera entre a aquel edificio de la calle Suipacha un día cualquiera. la anécdota renació, después de que, haciendo orden en el submundo de mi cuarto, desenterré algo…

Había ido a acompañar a un amigo a gestionar un papel que le pedían para darle un crédito. El gran y -hoy- famoso papel era el documento de la averiguación de inmuebles para capital federal y provincia. Mi amigo quería irse a vivir solo, y el credito era de vivienda única, donde el titular no debe tener inmuebles a su nombre. Basicamente eso es lo esencial de esta historia. Como todo trámite que compete a un ente estatal lleva tiempo, estabamos de muy buen humor; hubo chistes que rememoraban a la publicidad “hoy no, mañana” y demás historietas similes.

El funcionario era de contextura mediana, bigotes prolijos, camisa lisa color lila. Simpaticón, usaba unos anteojos de marco grueso que se le caían hasta el medio de la nariz. Tenía el gesto de levantarlos cada vez que terminaba una oración. Pausado nos explicó que debíamos llenar uno de estos -nos muestra- formularios a maquina de escribir. No a mano. No a computadora. A maquina señores. Ni más ni menos. Esperamos la risa que no vino y hubo varios segundos de silencio incómodo. Ese de ascensor. Pero doctor, le dice mi amigo, no cuento con una de esas. ¡¿Qué hacemos?! Se lo escribo en imprenta, que se yo. – No se preocupe, lo podemos ayudar. Vaya, siga aquella señora de rosa por aquel pasillo y al llegar a la puerta del fondo dobla a la izquierda. Ahi está la sala de máquinas que por dos pesos se la alquilan. ¡Qué maravilla!

El tema no era tanto pagar dos pesos (lindo curro) sino el hecho de no saber usar una maquina de escribir o cometer el error de equivocarse por novato y volver a pedir otro formulario (gasto de tiempo y energía). Tampoco había problema, pues por la módica suma de 5 pesitos había un escriba del siglo XX que nos tipieaba en la maquina…

Así es como poco a poco el monstruo de los trámites interminables y anacrónicos nos va comiendo el sentido de asombro. Nos fuimos con el trámite terminado, 214 minutos después.

Tags

Related Posts

Share This

Ved en trono a la noble igualdad

Como cuando uno se quiebra y de repente empieza a ver a todos ensellados. Como cuando a las mujeres no les viene y empiezan a ver todas mujeres embarazadas y cochecitos por doquier. De la misma manera veo la realidad hoy yo. Encontré en la Ciudad de Buenos Aires (y me remitiré sólo a este distrito en mis posts) leyes, proyectos e ideas de nuestros funcionarios que van totalmente en contra de los derechos individuales de los porteños. Indignada, abro grandes los ojos, me tiro el pelo para atrás, me acuesto en la silla, me acerco la luz y escribo estas líneas.

En realidad, todo empezó por un llamado del gobierno de la ciudad a mi casa. 19.30 aprox, me suena el telefono. Dejo el pastelito de membrillo, apoyo el mate, casi me mato con el cable de la pc, y atiendo a Cecilia que quería hacerme unas preguntas de cómo venía la gestión del ingeniero. Aprete 2 con fuerza “si entiende que existen fallas en la gestión de Mauricio Macri”. Mas que haciendo de menos, están haciendo demasiado.

Caso concreto. Andaba yo leyendo las “noticias destacadas” del portal -amarillista?- de la ciudad cuando leo en palabras de Macri: ” “vamos a duplicar los alcances de este plan para que podamos atender a muchos más chicos y garantizarles igualdad de oportunidades”.  Ahí frené y cambié mate por café negro con dos de azucar. Querer igualar a todos mediante la ley es terrible (hablaba sóla frente al monitor). No somos iguales. Garantizar la igualdad de oportunidades es descaradamente mentirle a la gente en la cara, sin tapujos. Es sin más, una manera injusta de igualar siempre para abajo. Las lindas siempre tendrán mejores oportunidades que las feas (la imagen es mucho, no la desestimen). Las flacas tendrán más oportunidades que las gorditas en publicidad. Alguien que nació en Buenos Aires tendrá seguramente más oportunidades laborales que alguien que nació en Puelches en La Pampa. Hay personas que nacen con suerte. Están los que heredan. Están los que son más piolas, inteligentes y quienes se la rebuscan. Lo natural no es la igualdad, es justamente la diferencia lo que nos hace únicos.

La igualdad de oportunidades es una falacia. No existe ni va a existir nunca. Quienes lo intenten tendrán sólo una meta: que el rico no sea tan rico, que al inteligente se lo prohiba de actuar, que a la linda se la castigue. Insólito. La igualdad, estimado jefe de gobierno, no es mediante la ley sino ante ella.

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes