75 años del fraude mejor disimulado

Hoy se cumple el 75º aniversario de la apertura del Banco Central de la República Argentina.

A lo largo de su existencia, como la mayoría de los entes estatales, el Banco Central se caracterizó por no cumplir la función para la cual supuestamente fue creado. El primer párrafo de su Carta Orgánica reza:

El Banco Central de la República Argentina es una entidad autárquica del estado nacional, cuya misión primaria y fundamental es preservar el valor de la moneda.

Todos los argentinos podemos dar cuenta de que la misión “primaria y fundamental” del banco pocas veces se cumplió durante los 75 años que lleva de funcionamiento.

Como si esto no fuera lo suficientemente tragicómico, el segundo párrafo de la misma tampoco se cumplió demasiado a lo largo de su historia:

En la formulación y ejecución de la política monetaria y financiera no está sujeto a órdenes, indicaciones o instrucciones del Poder Ejecutivo Nacional.

Los Bancos Centrales se crearon mundialmente con el pretexto de las crisis económicas, como un medio para asegurar la estabilidad del sistema financiero y del nivel de precios. Sabemos que ni uno ni otro propósito se han cumplido, habidas cuentas de las contínuas y cíclicas crisis que experimentamos, y el nivel de precios que hoy como en otras épocas, nos corre mes a mes al adquirir los medios necesarios para nuestra vida.

Podemos afirmar entonces que la historia de los bancos centrales es una historia de fracasos por un lado, y de un gran fraude por otro, aunque el fracaso de sus funciones primigenias no es sino la fachada del fraude que sufrimos. La única y excluyente función de los bancos centrales en el mundo, y el argentino no está exento de culpabilidad, es la de transferir las riquezas de unos sectores a otros. Las escaladas inflacionarias producto de la emisión descontrolada (o altamente controlada para aumentar permanentemente) han servido para licuar los ahorros y los salarios de los ciudadanos productivos, que ven su trabajo devaluado en favor de los gobiernos de turno, que utilizan la desvalorización de la moneda para mejorar sus estadísticas, aumentar la recaudación de impuestos y tener así dinero disponible para dar vía libre al clientelismo y al reparto de favores que permite a los políticos mantenerse en el poder y mejorar su imagen con riquezas ajenas.

Hoy se cumplen 75 años de historia del banco central. Hoy cumplimos 75 años de fraude.


Aquí se pueden descargar un trabajo de Ricardo Martínez donde compara históricamente el valor del signo monetario argentino con el dólar.

Fotografía de http://www.flickr.com/photos/bennylope/

Repetir la historia

Como suele hacerlo habitualmente, Roberto Cachanosky vuelve a dar en la tecla. Como venimos diciendo, no se puede consumir sin producir. No se puede tener vida de rico, si uno no produce las riquezas para solventarla. Y luego, los demás deben pagar las consecuencias.

¿Qué opciones pueden darse para consumir sin generar ingresos previos? En primer lugar, uno puede no generar ingresos y consumir ingresos pasados que están bajo la forma de ahorros. También puedo consumir utilizando el stock de capital acumulado. Vendo mi casa para irme de viaje y darme la gran vida, en la que consumo sin producir. Obviamente, si para consumir sin producir uso el ahorro pasado y el stock de capital, el consumo podré mantenerlo hasta que se me acaben los ahorros o el stock de capital acumulado que puedo vender.

Otra forma en que puedo consumir más en el presente, sin haber generado los ingresos correspondientes, puede consistir en endeudarme. Tomo crédito, consumo y en el futuro tendré que destinar parte de mis ingresos a pagar el crédito tomado?si es que pienso pagar.

Una tercera posibilidad es que para que alguien consuma se le quitan ingresos a otros sectores de la sociedad que sí los han generado. En ese caso, no es que el consumo se incrementa, sino que al que se le quita ingresos podrá consumir y/o ahorrar menos y el que recibe esos recursos podrá consumir sin haber generado ingresos. Es un juego de suma cero.

Que no te pisen

Hipocresía

El gobierno vive buscando empresas con “doble vida”. Es decir, que dicen una cosa en los papeles, pero en la práctica funcionan de otra manera en las sombras, eludiendo controles e impuestos para sobrevivir.

¿Pero no hace exactamente lo mismo frente al mundo?

Frenar las importaciones con un funcionario mafioso que usa la fuerza, pero sin una ley formal, permite que digan que “nadie del gobierno puso un freno a las importaciones”. Lo mismo sucede con el falseo de los datos del Indec. Es mentir en la contabilidad, para sacar un provecho de imagen interna y para pagar menos aumentos en el ámbito interno, y para pagar menos deuda de lo que correspondería también en el externo.

¿Por qué ellos sí, y nosotros no?

Nota del Autor: El título fue cambiado por un horror de ortografía del bruto del autor. O sea, yo mismo.

Bicentenario, a quién homenajeamos?

No podía dejar de escribir unas líneas por el Bicentenario del proyecto de país que comenzó el 25 de mayo de 1810. Como generalmente lo que escribimos son críticas, quería buscar algo positivo del evento. Y creo haberlo encontrado.

A lo largo de la historia del país hubo personas que nadie homenajea, que son la que al fin y al cabo pusieron el lomo al trabajo y el pecho a las balas. Estas personas no están inmortalizadas en bronce, rara vez leemos sobre ellas en los libros de historia, no se consagran como ciudadanos ilustres de nuestras ciudades, ni son homenajeados por el congreso ni por los consejos deliberantes. ¿Te das una idea de quiénes son? Te los voy nombrando: es esa persona que se sienta todos los días al lado tuyo en el colectivo cuando vas a trabajar, es esa persona que va andando en bicicleta tratando de sobrevivir al tránsito, los chicos que todos los días van al colegio, aquellos que tienen que hacerlo decenas de kilómetros a lomo de mula, la persona que te vende el pan, la que te vende el diario, el que te atiende el teléfono cuando querés contratar un servicio, el que te atiende en un escritorio cuando vas a sacar una cuenta bancaria o un préstamo, el maestro que enseña a tus hijos, la persona que está en el cubículo al lado tuyo con la que compartís toda la jornada laboral, el policía del barrio que cuida que todos estén bien, el que arriesga sus ahorros en un negocio buscando una vida mejor, el mozo que trae la comida, el encargado del supermercado donde comprás, y puedo pasarme párrafos nombrando a todas esas personas anónimas que son al fin y al cabo el motor que a pesar de las crisis, a pesar de la sangre derramada, hacen funcionar el país.

Mi homenaje este bicentenario, es para todos los ciudadanos anónimos, que lo único que quieren es vivir en paz, armonía y buscando su felicidad a su manera. Durante estos 200 años, la única constante de nuestra historia es una mayoría de gente pacífica que intentó salir para adelante a pesar de los gobiernos y los políticos que supieron elegir.

Para todos ellos, Salud!

Argentina – Grecia – Argentina

Me causa gracia leer a varios diciendo que nosotros ya vivimos la de Grecia, y que nos las sabemos todas. Parecería que la memoria de muchos es a corto plazo,  las crisis en Argentina son cíclicas, no es como la varicela que la tenés y te inmunizas.

Por eso es que me causa gracia que los opínologos y políticos de siempre señalen a Grecia como si fuese Argentina 2001, cuando lo mas probable es que Grecia 2010 sea un espejo de Argentina 2011/2.

Cuando uno gasta mas de lo que tiene, cuando vive como rey cuando es un mendigo, cuando cree que puede conseguir cosas “gratis”, cuando se endeuda y no debería, no hace falta ser un experto en algo para saber lo que va a pasar, lo sabemos nosotros que tenemos que vivir todos los días con lo que nos dejan de nuestros impuestos, pero es nuestra plata. Cuando los políticos manejan de manera tan irreponsable un país es entendible, no es su dinero.

Acaso son los políticos seres altruistas que trabajan para el bien común? O solo piensan en lo que va pasar en la próxima elección? El resultado: (Un poco, y caro por la inflación de) Pan para hoy, y hambre para mañana.

Como evitar todo esto, es simple, políticas económicas sensatas. (en ese link algo al respecto van a encontrar!)

Querés viajar a Sudáfrica para ver el mundial?

Anotate en uno de los miles de concursos que hay en la tele, la radio e internet.

O conseguite un puesto en Aerolíneas Argentinas.

El dinero de tus impuestos al servicio de la comunidad de unos pocos!

Calamaro calificó a los asambleistas de Gualeguaychú de “fachos”

Increíble escuchar cosas así de un artista. Generalmente sus declaraciones son políticamente correctas. Calamaro se está ganando mi simpatía últimamente.

¿Habrá visto Corazón Valiente?

Tags

Related Posts

Share This

La libertad es completa

Ayer mientras iba a trabajar, escuchaba un programa de radio en el cual el locutor dijo algo que se suele escuchar muy a menudo: “ojo, yo soy liberal en lo político, pero no en lo económico”. Y muchas veces escuchamos decir la frase exactamente opuesta: “debe haber libertad económica, pero en lo político, necesitamos normas que preserven la moral”.

¿Es posible “partir” la libertad de esta forma?

Mi opinión es que no es posible. A la larga, en cualquiera de estas dos posturas, el 50% dirigista finalmente se termina comiendo una parte mayor del supuesto 50% liberal. Las libertades políticas no pueden sobrevivir completas en un régimen donde la actividad económica esté fuertemente regimentada. A la larga caeremos en contradicciones increíbles, como no poder elegir nuestra actividad, o no poder ejercerla bajo nuestros criterios, sino según los del iluminado de turno que regule la vida económica.

En la postura contraria, las libertades políticas dependen en gran medida de que podamos utilizar libremente el fruto de nuestro trabajo. Entonces, si nos dicen que no podemos realizar ciertas actividades “sociales” o se toman medidas como cierre de fronteras, o prohibición de importaciones en favor de productores nacionales, todo esto repercutirá en el aspecto económico de la vida, y en nuestra motivación para ser más productivos.

La libertad es una sola y es completa. Mientras no entendamos eso, vamos a estar boyando entre posturas contradictorias una y otra vez, como nos demuestra nuestra inestable historia reciente (y la no tan reciente también).

Ya probamos con todas las formas extrañas que pueda haber, ¿y si probamos con la libertad una vez?

Prohibido fumar en la Ciudad de Buenos Aires

Visto en un excelente artículo de Diego Goldman, sobre el proyecto de la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires para restringir aún mas los espacios para fumadores:

Nadie puede obligarnos a poner como prioridad en nuestra vida la salud por sobre todas las cosas. Hay quien puede valorar otros bienes por encima de llegar sano a la jubileta, como por ejemplo el placer de fumarse un buen puro, comerse de vez en cuando una fugazzeta de “La Mezzetta” o tomarse media botella de Chivas Regal, entre otros hábitos incompatibles con una vida saludable. Pretender que la salud debe primar ante todo es, en su forma más leve, un paternalismo inaceptable en una sociedad libre y pluralista y, a medida que se cae por la “pendiente resbalosa”, liso y llano totalitarismo.

La nota completa: http://www.partidoliberal.org.ar/home/index.php/articulos/46-general/136-el-derecho-hecho-humo

El estado sigue avanzando sobre nuestras vidas, y nosotros cada vez menos libres.

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes