Sandy Springs, ¿el paraíso liberal?

En The Marginal Revolution, el alguna vez libertario y economista Tyler Cowen, plantea el caso de Sandy Springs en Georgia, Estados Unidos, como un ejemplo magnifico de una ciudad que puede funcionar privatizando todos sus servicios. Anteriormente, la revista libertaria Reason también hizo un especial acerca de la curiosa Sandy Springs, destacando las bondades que recién mencionabamos. La nota original, en el New York Times, dice:

Applying for a business license? Speak to a woman with Severn Trent, a multinational company based in Coventry, England. Want to build a new deck on your house? Chat with an employee of Collaborative Consulting, based in Burlington, Mass. Need a word with people who oversee trash collection? That would be the URS Corporation, based in San Francisco.

Even the city’s court, which is in session on this May afternoon, next to the revenue division, is handled by a private company, the Jacobs Engineering Group of Pasadena, Calif. The company’s staff is in charge of all administrative work, though the judge, Lawrence Young, is essentially a legal temp, paid a flat rate of $100 an hour.

Desde la recolección de residuos, la gestión del centro de operaciones del 911, hasta la agencia que maneja las licencias, está todo subcontratado por el estado. Reason y Cowen presentan a Sandy Springs como un ejemplo de como una sociedad puede ser gestionada de forma privada. Pero, ¿estamos verdaderamente ante una sociedad gestionada de forma privada?

El modelo de Sandy Springs ofrece algunas ventajas frente al modelo tradicional de municipio donde los servicios están manejados integramente por el estado. Por un lado, los contratos de servicios están sujetos al cumplimiento de objetivos medidos mediante métricas, y en caso de fracasar, aquellos que perdieron la licitación pasan a proveer el servicio. Pero no todo es color de rosa, este sistema contiene varios problemas.

Sandy Springs, Georgia

En primer lugar, y el aspecto más importante, los servicios siguen siendo financiados de forma coercitiva. Los ciudadanos no han contratado los diferentes servicios que ofrece Sandy Spring, ni han elegido ellos cuanto presupuesto debe destinarse a cada servicio. El gobierno continúa determinando la asignación de recursos, que, en general, no va coincidir con lo que cada habitante del municipio considera que debe asignar de su capital, es decir seguirá ignorando la decisiones libres y voluntarias de los que viven allí.

En segundo lugar, está ausente otro de los factores fundamentales en un mercado libre, la competencia. El gobierno convierte lo que antes eran monopolios estatales en monopolios privados garantizados por el estado, y si bien las empresa compiten en las licitaciones, una verdadera competencia se da todos los días donde los usuarios tienen la posibilidad de decidir a quién premiar y a quién castigar, y no contratos definidos en oficinas donde los que toman las decisiones tal vez nunca usen esos servicios.

Por  último, si promovemos privatizar (en el verdadero sentido) a algún sector, lo haríamos solamente en sectores donde puedan tambier participar cualquier privado. Es decir, no privatizaríamos la agencia de licencias, la recolección de impuestos, o algún servicio de salud estatal. Para estos, dejamos reservada la eliminación de todas esas actividades que solamente pueden realizarse al amparo del estado.

En conclusión, Sandy Springs no  es una ciudad ideal para un libertario, ni por cerca. Sin dudas,  conservadores o neoliberales podrían considerarla una ciudad paradísica donde las alianzas entre empresas privadas y el estado que tanto defienden sería moneda corriente. Pero

para un libertario Sandy Springs es otro ejemplo de como las ideas pueden ser tergiversadas.  Algunos “libertarios” no terminan de comprender la diferencia simple entre ser  pro-mercado  y pro-empresa.  La única verdadera privatización no es la que se subcontrata un servicio, sino en la que el estado elimina de raíz esa función y permite libre competencia.

Tags

Related Posts

Share This

Walter Block sobre indemnizaciones a pueblos originarios

Video de la conferencia en ESEADE, organizada por Fundación Atlas 1853, donde Walter Block expone la teoría libertaria sobre indemnización a pueblos originarios que han sido privados de su propiedad en los saqueos coloniales, y posteriores:

Fondos Buitres

La nota “La Corte Suprema de Estados Unidos dejó firme un fallo que beneficia a la Argentina” en La Nación dice:

La Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó hoy un recurso de apelación interpuesto por dos fondos buitres contra una decisión de la Corte de Apelaciones de Nueva York que había sido favorable al Banco Central (BCRA) y a la República Argentina y que ordenaba levantar un embargo por 100 millones de dólares ordenado en 2005 por el juez Thomas Griesa .

De esta manera, la Corte Suprema deja firme la decisión de esa Corte de Apelaciones y deja sin efecto el embargo por 100 millones de dólares que, desde fines de 2005, pesaba sobre fondos depositados por el BCRA en la Reserva Federal de los Estados Unidos, informaron fuentes del ente monetario.

No me retuerzo porque los fondos buitres no puedan cobrar sus deudas. Su actividad no es mala ni dañina, simplemente arbitran mercados, sin embargo el riesgo que tienen es muy grande porque están jugando con estados, a su vez si les sale bien la ganancia puede ser muy grande también.

Pero reitero, no me interesa su derecho a cobrar la deuda, porque esa deuda que compraron no era legítima.

Tags

Related Posts

Share This

Monopolio de la Bondad

¿En qué momento ocurrió en este país que solo el gobierno, tiene el monopolio de la bondad? ¿Desde cuándo no ser oficialista es tener una maldad intrínseca?

Impera en “el relato” y en el discurso reinante esta afirmación que nadie parece estar cuestionando, de que tan solo con agregar el adjetivo “social” a toda palabra que utilizan (responsabilidad social, justicia social, inclusión social) se declaran los únicos y verdaderos defensores de los intereses del pueblo.

El debate de ideas y político será en vano, hasta que primero podamos recuperar para nosotros mismos la defensa de el bien común, y del bienestar para la mayor cantidad de personas posibles.

Que no estemos de acuerdo en las formas de lograrlo, no implica que no tengamos objetivos igual de nobles (asumiendo que todos quienes se adjudican esta bondad realmente tuvieran esas intenciones, cosa que dudo, pero en la cual no voy a ahondar hoy). No permitamos que se adjudiquen para sí el monopolio de la bondad, tienen suficientes monopolios ya.

Avances Libertarios

Hace tiempo que está vigente el debate sobre si se puede o no achicar el estado desde la política. Y si es el curso de acción correcto. Por un lado están los que bogan por un estado mínimo y por otro están los que están a favor de una sociedad libre de toda intromisión estatal, o sea, anarquistas. Entre estos últimos podemos diferenciar a personas como Stefan Molyneux, que insiste en que la violencia estatal solo puede ser eliminada a través de la educación y que no apoya la acción política porque argumenta que, ante el fallo de cualquier medida libertaria implementada en un sistema estatista, que falle justamente por el entorno estatista, se le echará la culpa al libremercado y voluntarismo y retrasa los avances logrados. Sin embargo, banca todos los movimientos pro-libertad que van saliendo y debate con personas como Peter Shciff y otros que son muy partícipes de la campaña de Ron Paul. También encontramos a “los puristas”, típicos anarquistas de café o de facebook que, a cualquiera que trate de meter las ideas de la libertad en la política lo tildan de “facho estatista estalinista” e impuro inmerecedor de llamarse anarquista, comparándolos con los grandes saqueadores. Todo esto sin salir del sótano a hacer la revolución ni nada parecido.

Coincido con Molyneux, que sólo se va a llegar a una sociedad libre y madura después de muchos, pero muchos años de educación y de desmantelamiento de los Ministerios de la Verdad con la que se adoctrina a los chicos y jóvenes durante cantidad de horas del día por más de 12 años. Pero, también es muy importante la participación de liberales, e incluso de gente que tiene ideas más radicales, libertarias y hasta anarquistas (tal vez con un discurso un poco más moderado) en la política.

Allá por los 50’s, Asch hizo un experimento, que consistía en lo siguiente:

– Se buscaban voluntarios para un experimento de percepción ocular.

– Los voluntarios, en grupos de 10, eran enviados a un cuarto donde se les proyectaban dos diapositivas: una con una línea vertical y otra con varias líneas verticales. Los individuos tenían que responder a cuál de las líneas de la segunda diapositiva era igual la de la primera.

Pero en realidad, en cada uno de los grupos de 10 personas había 9 cómplices del experimento y uno solo de los voluntarios, que era ubicado entre los últimos lugares para responder. Lo que hacían los cómplices era decir la verdad en las primeras rondas, pero empezar a mentir organizadamente a partir de la tercera. Si se parecía más a la A, todos decían C. Un gran porcentaje de los participantes, por más que la respuesta correcta y bien obvia era la A, respondían C luego de que otras 7 u 8 personas había respondido eso. Era algo del 40% que cedía a esta presión.

En los 90’s se hizo otro experimento, para tratar de entender si estas personas estaban mintiendo o engañándose a sí mismas o qué. Era similar al de Asch, pero con cuerpos tridimensionales rotados, donde tenían que decir si dos eran iguales o no, mientras les hacían un scan para ver qué parte del cerebro estaba actuando. Llamativamente, el área del cerebro que estaba actuando no era la de la decisión, sino que era la de la percepción. O sea, las opiniones del resto de los individuos, modificaban la forma en la que este tipo percibía las formas. Si, te vuela la cabeza, pero tranquilamente puede ser algún antiguo mecanismo de supervivencia de cuando el ser humano vivía en tribus y, estar en desacuerdo con la tribu podía significar tu muerte, ya sea porque te apaleaban, o porque te echaban y solo no durabas ni un día.

Otros experimentos muestran cosas como que la percepción de un ser humano distingue la cantidad de veces que escucha una cosa y no si viene de la misma fuente o tres. O sea, tiene el mismo efecto que en un grupo de 8, tres personas digan A, o una sola persona haga un takeover y diga A tres veces. También cómo ante varias opiniones iguales, el individuo tiende a guardarse su opinión distinta (¿tal vez tenga origen en el mismo antiguo mecanismo?).

Es por esto que desde la política siempre se trata de ejercer el mayor control sobre la prensa, ya sea con publicidad oficial, corrompiendo periodistas, apretando periodistas y usando otras tácticas bien sucias.

De esta forma, es muy importante que exista la mayor cantidad de personas posible que esté a favor de las ideas de la libertad, incluso en sus variantes más moderadas, ya sea en forma de partidos políticos, bancas en las legislatura y en los medios de comunicación. Porque si dejás el vacío ahí, viene otro y lo ocupa vociferando sus ideas bien recontra hiper colectivistas y “buenistas”. Así, desde el púlpito un gupo de atorrantes chorros imponen su moral a todo el mundo, cuando no son más que, como dijo el General “unos estúpidos que gritan”. Gramsci tenía esto muy claro cuando tiró sus teorías de meter el marxismo en la cultura.

Siempre digo que en cuanto se hagan canciones pegadizas y de cancha o épicas hablando de la libertad libertaria, el mundo se hace anarquista en meses.

¿Cómo podemos usar esto que tan bien han sabido usar tantos régimenes totalitarios para mantener y/o expandir sus ideas?

Bueno, estos mecanismos funcionan sin importar cuál es la idea que se esté comunicando. Hay que ocupar la mayor de espacios posibles, cada vez que se pueda o que sea necesario.

Cuando tu abuela le eche la culpa a los comerciantes de subir los precios y pida control estatal, tenés que decirle (de forma linda, porque es la abuela, y porque son muchos años de des educación desde el gobierno y los medios que hicieron que la mayoría de las personas no sepa qué es un precio), que no es por el empresario, sino por el gobierno que destruye el sistema de precios.

Cuando ese pariente progre se ponga contento porque se confiscó una empresa, preguntale qué espera que pase después de eso. ¿Quién va a poner una empresa después de eso?

Si existen alternativas políticas liberales clásicas, podés apoyarlas y participar aunque seas anarquista, en vez de andar con el metro para ver quién tiene el “miembro libertario” más grande y quién es indigno. Es más, qué mejor lugar para generar nuevos anarquistas que esos que ya están a mitad de camino (más de uno empezó viendo videos de Friedman o Ron Paul y terminó hiper fan de Molyneux). ¿O acaso creés que es más fácil hacerle llegar tus ideas a un zombie de La Cámpora que lo único que quiere es ver cómo se conchava en el estado parasitando a otros? El liberal clásico es tu aliado en un 70% del camino, así que aprovechalo. Por cierto, faltan cientos de años de desarrollo y educación para el mundo anarquista y, dado que tenés que vivir en el mundo real, ¿qué mejor que tener el estado lo más chico posible desde ahora?

Es mucho más fácil defender las ideas de la libertad cuando tenés como aliado a un diputado parándose en su banca y puteando a todos por parásitos cada vez que se quieren cortar nuevas libertades o aumentarse su propio nivel de vida. Tiene llegada a mucha más gente y prepara el terreno para que puedas acercarle más ideas liberales clásicas, liberales libertarias o anarquistas.

Finalmente, es como dicen los progres, la batalla es cultural, y por muchos años la cultura de la libertad estuvo guardada con la ropa de invierno. Es cuestión de desempolvarlas y sacarlas a relucir una vez más, porque la libertad nunca pasa de moda.

PeligroZombies

¡Guarda con los progrezombies!

No creas todo lo que te enseñaron

9 cosas peligrosas que te enseñaron en la escuela.

1. Las personas a cargo tiene todas las respuestas.
Es por eso que son tan ricos y felices y sanos y poderosos, preguntale a cualquier profesor.

2. El aprendizaje termina al salir del aula.
Construir fuertes, explorar caminos, atrapar ranas, hacer amigos, jugar, dibujar, no te dará ningún crédito extra. Anda a mirar tele.

3. Los mejores y más brillantes siguen las reglas.
Usted será recompensado por su subordinación, claro que no tanto como sus superiores, quienes, por supuesto, tienen sus propias reglas.

4. Lo que dicen los libros es siempre cierto.
Ahora anda a leer el capítulo de creacionismo. Habrá una prueba sobre el tema.

5. Hay un claro y único camino hacia el éxito.

Se llama la universidad. Todo el mundo puede ser parte del top 1% si le va bien en la escuela, e ignora el problema básico matemático inherente a ese postulado.

6. Portarse bien es tan importante como sacar buenas notas.
Denunciar irregularidades, cuestionar el status quo, y pensar por tus propios medios están totalmente mal vistos. Mantenete en silencio y volvé a la línea de montaje.

7. Las pruebas estandarizadas miden tu valor.
En términos de valor, estoy hablando sobre el potencial de ingresos en el futuro, no cualquier cosa que pueda tener otro tipo de valor.

8. Los días libres son siempre más divertidos que estar sentado en el salón de clases.
Estés entrenado desde una edad temprana para basar tu vida en torno a períodos cortos de vacaciones asignados. Sé agradecido por ellos.

9. El propósito de la educación es tu futuro profesional.
Y se te enseñará a ser un buen trabajador. Tendrás que enseñarte a vos mismos como ser algo más.

Este artículo es una traducción de: http://www.forbes.com/sites/jessicahagy/2012/05/02/nine-dangerous-things-you-were-taught-in-school/

Defendiendo lo indefendible

Esta semana subieron en el canal de YouTube del PL, un video de la visita de Walter Block a la Argentina en el año 2011.

Si tienen una hora y media para entretenerse, pueden ver este video con algunas explicaciones de Block sobre su libro “Defendiendo lo Indefendible” y algunas discusiones interesantes sobre la Propiedad Intelectual, el aborto y la eutanasia.

Nuevo Cortinazo en Once

Comerciantes del barrio porteño de Once realizaban esta mañana un nuevo “cortinazo” para protestar contra las trabas a las importaciones impuestas por el Gobierno. La protesta comenzó poco antes de las 11 e incluía un corte de tránsito en la esquina de la avenida Corrientes y la calle Pasteur.

Parece que las cosas a Moreno se le van a hacer cuesta arriba. Ya son muchas las manifestaciones contra sus políticas.

Tags

Related Posts

Share This

Usuarios vs. Adictos

Hace algunas semanas recibimos una invitación para ir a un “debate acerca de la despenalización de las drogas”. Más allá de que fue un vil engaño, porque se trató de un monólogo acerca de las consecuencias del abuso de sustancias desde el punto de vista médico-psiquiátrico, lo que me llevé de positivo salió de las inquietudes que anotaba uno de mis compañeros pero que nunca pudo preguntar por no existir el tan publicitado debate.

 “Usuarios vs. Adictos”, había apuntado.

Hoy, leyendo el libro The Tipping Point de Malcolm Gladwell me crucé con unos números que pueden sorprender a cualquiera:

El approach absolutista para pelear contra las drogas se basa en la premisa de que experimentación equivale a adicción. No queremos que nuestros niños sean expuestos jamás a la heroína o la marihuana o la cocaína, porque pensamos que el atractivo de estas sustancias es tan fuerte que incluso la mínima exposición es todo lo que se necesita. Pero, ¿conocemos las estadísticas de experimentación con drogas ilegales? En la Household Survey on Drug Abuse de 1996, el 1,1% de los encuestados dijeron que habían usado heroína al menos una vez. Pero sólo el 18% de ese 1,1% la había usado en el último año, y solo el 9% la había usado en el último mes. Ese no es el perfil de una droga particularmente pegadiza. Las cifras para la cocaína son incluso más llamativas: de aquellos que alguna vez probaron la cocaína, menos del 1% —0,9%— son usuarios regulares. Lo que estas estadísticas nos dicen es que la experimentación y el abuso son dos cosas totalmente distintas. […]

De hecho, la cantidad total de gente que parece haber probado cocaína al menos una vez nos dice que la necesidad entre los adolescentes de intentar cosas peligrosas es casi universal. Es lo que los adolescentes hacen. Así es como aprenden acerca del mundo, y la mayoría de las veces—99,1% de los casos con cocaína— esa experimentación no conduce a que suceda nada malo. […] Lo que deberíamos hacer, en vez de luchar contra la experimentación, es asegurarnos de que ésta no tenga consecuencias serias.

Gladwell, Malcolm: “The Tipping Point”. Capítulo 7, sección 6.

Volvamos a afirmar los dos argumentos liberales acerca de las drogas y la prohibición:

  1. Argumento moral: cada uno es dueño de su propio cuerpo para hacer lo que quiera con él, siempre y cuando no agreda a terceros ni a su propiedad.

  2. Argumento utilitarista: la prohibición, además de fallar totalmente en la lucha contra la drogadicción, es la que genera las mafias del narcotráfico, trayendo violencia e inseguridad.

Con lo cual, podemos concluir que la llamada “Guerra contra las drogas” es inmoral, inefectiva, costosa, y hace más daño que bien. ¿No tiene más sentido que, en lugar de criminalizar el consumo y la producción, se destinen esos recursos a tratar al pequeño sector de los usuarios que no puede manejar su adicción?

Addict

En algunos casos, la línea divisoria es muy delgada.

La ley de Woods

La ley de Woods:

Cuando el sector privado introduce una innovación  que beneficia la situación de los más pobres, o que les permite ofrecer beneficios o condiciones que nadie más está dispuesto a ofrecer, alguien  — en nombre de ayudar a los pobres  va a proponer que se frene o se elimine.

Más sobre el tema

Tags

Related Posts

Share This

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes