La absolución de Alcira (El caso de María Ovando)

Supongamos que una mujer chaqueña, Alcira, que vive en un paraje aislado del Chaco, en la Argentina del 2012, con 6 hijos, en un estado de pobreza típico de los que se viven en los asentamientos rurales de esa provincia sufre la muerte de uno de sus hijos. La mujer tiene un trabajo pero no le alcanza para mantener a todos sus hijos. Su hija menor de tres años muere por desnutrición, era alimentada, pero no con la frecuencia adecuada para una chiquita de su edad. Ante esta situación es acusada por abandono de persona y sometida a juicio.

Pobreza Chaqueña

¿Cuál es la postura liberal frente a esto?

Antes que nada vale hacer una aclaración, por más similitudes que tenga este relato con la historia de María Ovando, no puedo hacer referencia directa a ella. No conozco los hechos específicos, por lo que no me quiero aventurar a opinar sobre algo que no conozco. Nuestra historia hipotética es parecida, pero los hechos son tal cual los describimos en el párrafo anterior y eso es una certeza.

Sin embargo es necesario conocer las posturas ante un caso similar como fue el de Ovando. Antes de ella fuese absuelta, en un caso que tomó relevancia luego de una entrevista de Jorge Lanata a la acusada de abandono de persona, hubo sectores de la opinión pública que se oponían a su encarcelación utilizando el siguiente argumento:

María Ovando, ¿ víctima o victimaria?

Con la detención de María y la decisión de librar de culpa y cargo a Demetrio Ayala, el juez Saldaña dio   por terminada su actuación.  No profundizó sobre las responsabilidades en la muerte de Carolina. No se preguntó sobre la asistencia que debió recibir y que el Estado dice haberle dado “medianamente”. No se preguntó sobre causas, tampoco sobre las acciones que pudo haberle  evitado la muerte.

En el expediente se  menciona el testimonio  del Dr. Julio  Cesar Benítez, hoy director del Hospital de Colonia Delicia, quien visitó en varias oportunidades la casa de María. Benítez declara haber constatado el estado de abandono de los niños, con bajo peso, sucios, con granos, piojos, muchos de ellos indocumentados, por lo que ni siquiera podían acceder a los programas de asistencia estatal.

Las visitas de este profesional se registraron desde el mes de diciembre. La defensa se pregunta si otro tipo de intervención hubiera podido evitar la muerte de Carolina.

Siguiendo esta lógica, y volviendo a nuestro caso hipotético, podemos decir que Alcira merece ser absuelta ya que el abandono de persona fue una consecuencia directa de la negación de la ayuda del estado. En otras palabras, Alcira sería inocente ya que ante la imposibilidad de hacerse cargo de sus hijos, es el estado quien debía hacerlo y la muerte por desnutrición no se debe a que la madre no haya alimentado a su hija, sino por la inactividad del estado frente a este caso.

En mi opinión, según los principios del liberalismo, podemos llegar a la misma conclusión — la absolución — pero con los fundamentos opuestos.

Partimos de una realidad: progresivamente en los últimos 70 años, y más también, se ha adoptado la concepción de que el estado asume  un compromiso de garantizarle “gratuitamente” el bienestar a cada uno de los habitantes. Para alcanzar ese fin, se crea un estado de bienestar que interviene en el funcionamiento de todas la áreas con las que el individuo interactúa a lo largo de su vida. Podemos mencionar, entre otras, la legislación laboral, la legislación impositiva, la legislación que regula servicios públicos, la regulación del sistema de salud, la regulación de sistema educativo, la regulación de las jubilaciones, la intervención en políticas de vivienda, entre muchas otras. Estas regulaciones también varían, van desde la provisión del servicio exclusivamente a cargo del estado, hasta un sistema mixto entre el estado y privados (que, por su propia naturaleza, siempre termina prevaleciendo la voluntad estatal), o un control rígido del  estado sobre la actividad (tal vez el caso de las relaciones laborales es el más representativo de esta última categoría).

Evidentemente la implementación de un estado de bienestar ha fracasado con los objetivos planteados originalmente. Al mismo tiempo, desde un punto de vista liberal se defiende una concepción totalmente opuesta a la predominante. Los liberales consideran que nadie tiene derecho al inicio del uso de la fuerza — que también se puede llamar agresión — contra otras personas o su propiedad. Esto es el llamado principio de no agresión. Todos los ejemplos mencionados en el párrafo anterior representan el  inicio del uso de la fuerza para alcanzar el fin que se propone el estado, y en consecuencia, una violación al principio de no agresión.El teórico político Murray Rothbard explica en su libro El Manifiesto Libertario el fundamento de este principio:

Específicamente, mientras que el comportamiento de las plantas y, al menos, el de los animales inferiores está determinado por su naturaleza biológica o quizá por sus “instintos”, la naturaleza humana es tal que cada individuo debe, para poder actuar, hacer una elección de sus fines y utilizar sus propios medios para alcanzarlos. Puesto que carece de instintos automáticos, cada hombre debe  prender acerca de él y del mundo, utilizar su mente para seleccionar valores, aprender sobre causas y efectos, y actuar con todo sentido para mantenerse y prolongar su vida. Los hombres pueden pensar, sentir, evaluar y actuar sólo como individuos, y en consecuencia, resulta vitalmente necesario para la supervivencia y prosperidad de cada uno que sea libre de aprender, elegir, desarrollar sus facultades y actuar según su conocimiento y sus valores. Éste es el camino necesario de la naturaleza humana; interferir o lisiar este proceso usando la violencia va profundamente en contra de lo que es necesario por la naturaleza del hombre para su vida y prosperidad. La interferencia violenta en el aprendizaje y las elecciones de un hombre es, por lo tanto, profundamente “antihumana”; viola la ley natural de las necesidades del hombre.

Considerando esto, podemos concluir fácilmente que no vivimos en un entorno libertario. Nos encontramos de forma constante con obstáculos que no nos permiten desarrollar nuestras vidas en libertad, no podemos optar libremente los medios que deseamos utilizar para alcanzar nuestros fines. Estamos, todo el tiempo, ante la interferencia “antihumana” sobre la que escribe Rothbard, y por eso es absurdo aplicar los principios de justicia según un libertario en un contexto intervencionista.

Alcira no tuvo todas las oportunidades que podría haber llegado a tener en una sociedad libre, ni de sustentarse por sus propios medios, ni de ser ayudada de forma voluntaria. La primera puede ser explicada por la cita de Rothbard. Las oportunidades que podría llegar a tener Alcira se ven distorsionadas por los obstáculos que pone el estado en su constante interferencia con la elección libre de medios y fines. La segunda, la imposibilidad de ser ayudada voluntariamente para superar su situación de necesidad, es consecuencia de la primera. O desde otro punto de vista, se ve distorsionada por el objetivo último del estado de bienestar (que es, recordemos, proveer bienestar). La consecuencia de cuando el estado asume la responsabilidad de garantizar el bienestar de la población, es convertir el poder social en poder político, algo que explicó de forma precisa el autor estadounidense Albert Jay Nock:

Podemos tener una medida aproximada de esta atrofia general por nuestra propia disposición cuando se nos acerca un mendigo. Hace dos años podríamos inclinarnos por darle algo; hoy nos inclinamos por mandarle a la oficina de atención del Estado. El Estado ha dicho a la sociedad: “O no estáis ejerciendo poder suficiente para atender a la emergencia o lo ejercéis en una forma que pienso que es incompetente, así que confiscaré vuestro poder y los ejerceré a mi gusto”. Así que cuando el mendigo nos pide un cuarto, nuestro impulso es decir que el Estado ya nos ha confiscado nuestro cuarto en su beneficio y que debería ir al Estado a por él.

Una vez generada esta dependencia por parte del estado, ¿es justo creer que ella debía asumir responsabilidad por sus hijos cuando durante toda la vida le dijeron que el estado debía hacerlo por ella? ¿Puede el estado alegar el abandono de persona, cuando el mismo estado se había comprometido a asistirla (como se comprometen con todos)?, o en su defecto, ¿se puede concebir algún tipo de responsabilidad de la mujer por la muerte de su hija cuando el estado obstaculiza el desarrollo de la protagonista de nuestra historia hipotética interfiriendo en su libertad?

Este ejercicio de pensamiento nos deja una conclusión clara, y que muchas veces es pasada por alto por todos aquellos que desean avanzar y difundir la idea de una sociedad libre. La aplicación de conceptos liberales o libertarios, en un contexto donde han habido víctimas claras de la intervención estatal debe ser prudente. Es necesario primero identificar si la situación que estamos presenciando es una situación que se podría haber dado en un entorno de libertad, ante un mercado liberado, o si estamos ante una situación que fue generada artificialmente por el estado. Antes de exigir conductas responsables a la gente, es necesario primero eliminar las políticas que incentivan la irresponsabilidad. Nunca una situación injusta puede generar una injusticia adicional, pero tampoco podemos esperar resultados propios de una sociedad libre mientras vivamos bajo la atenta mirada del Leviatán.

¡Que la crisis la paguen los corporativistas!

Todos vimos los carteles de los partidos de izquierda con la consigna “que la crisis la paguen los capitalistas” posteriores al estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en 2008. Y constantemente está en las conversaciones, blogs y documentales la idea de que “el sistema capitalista está en crisis”.

Algo de cierto hay en esa afirmación: el sistema está en crisis. Pero… ¿ese sistema es el Capitalismo? La situación actual apesta más a corporativismo, fascismo y socialismo que a capitalismo laissez-faire.

Alberto Benegas Lynch indaga en el asunto:

Izquierda Desunida

Te pongo la foto de la Izquierda, a la derecha del post.

“[…] Veamos las diez recomendaciones que constituyen los pilares políticos del marxismo. Sin ánimo de analizarlos y criticarlos aquí, solamente señalemos los correspondientes capítulos:

Primero: reforma agraria, la cual apunta a la expropiación directa pero admite pasos sucesivos, principalmente a través de la política fiscal e incluso la cambiaria. La política cambiaria puede aparecer como de relación remota con la reforma agraria pero, igual que que las llamadas retenciones e impuestos a la exportación, al reducir el valor del producto exportado se perjudica principalmente a los productores marginales, con lo que se achica la frontera agropecuaria.
Segundo: el establecimiento de impuestos progresivos.
Tercero: impuesto a la herencia, apuntando finalmente a la abolición de la misma.
Cuarto: ejercer opresión sobre los disidentes del régimen a traves de los más diversos canales y procedimientos.
Quinto: centralización de la moneda y el credito en manos de un banco nacional.
Sexto: estatización de empresas, con prioridad en las áreas de comunicación y transporte. El séptimo y el noveno puntos se refieren a la planificación de las áreas agricola y manufacturera (industrial).
Octavo: establecimiento de ejércitos industriales (sindicatos), sobre la base de la adhesión obligatoria.
Décimo: educación pública, obligatoria y gratuita.

Si analizamos estos diez puntos del Manifiesto Comunista observamos que, en mayor o menor grado, todos los países del mundo libre los han llevado a la práctica. He ensayado ante diferentes auditorios la lectura de ese decálogo —sin decir que se trata del Manifiesto Comunista— e indagado acerca del origen del documento. En muchos casos, tanta es la infiltración marxista y tal es la dosis de socialismo adoptado, que aquellos puntos aparecen como la plataforma de un partido político “moderado”. Sin embargo, se trata —nada más y nada menos— de los consejos del marxismo para producir el colapso de la sociedad libre. Éste es el corazón del marxismo. Es la receta en cápsula, y no podemos decir que Marx y Engels no eran marxistas.”

– Alberto Benegas Lynch, Liberalismo para liberales, Editorial Emecé, 1986.

Que la crisis la paguen los que la generaron; es decir: políticos, banqueros, lobbystas y empresarios amigos del poder.

Central….a clases!

¿Qué es la inflación? ¿Cómo se termina con ella? ¿Quiénes la están garpando y por qué?

Banco Central

Acá se afana!

¿Cuándo un argentino es dueño de lo suyo? ¿Puede la AFIP decirte qué comprar con tu plata? ¿Tiene la “Policía del Comercio” facultades para “castigarte” por tratar de comprar dólares? ¿Por qué se arma un mercado cambiario paralelo?

A fin de contestar éstos interrogantes y muchos otros, el Partido Liberal Libertario invita a todo el mundo a una Clase Abierta afuera del Banco Central (en especial que salgan los que laburan ahí adentro, a ver si aprenden algo y se dejan de joderle la vida a los ciudadanos). Con excelentes presencias, tanto de miembros del partido como de amigos de la casa y de la Libertad.

Lugar: frente al Banco Central (Reconquista 266, Microcentro porteño)

Día: Hoy martes 15 de noviembre.

Hora: 14.00 -> UPDATE:  A partir de las 13:30 ya se puede ir!

Como cada evento del PL, a contra natura de los tradicionales reclamos de diversos sectores, NO SE CORTARÁ EL TRÁNSITO y NO SE LE JODERÁ LA VIDA A LA GENTE (bueno, un poco más de bochinche que el usual habrá).

Están todos invitados a aglutinarse ante el grito “Si quiero comer arroz con manteca todo el mes y con el resto de mi sueldo comprar dólares, quién carajo es la AFIP para impedírmelo” (Copyright Marcelo Duclos, vocero del PL).

En general la fiesta la hacen adentro del Central, así que por una vez, se va a hacer afuera. ¡A disfrutar!

Esperamos a altas figuras como Guillermito, Amadito y Merceditas, que seguro se asoman.

Cierren el Banco Central

BCRA con leyenda "BCRA = Creador de inflación"Un Banco Central cuando cae en las garras del gobierno de turno lo financia, robándole su valor adquisitivo a los tenedores de los billetes que emite, licuando salarios, ingresos y ahorros.

Es hora de que los argentinos comprendamos que la maldita inflación no pasa solamente por el aumento de los precios de bienes o servicios, sino que el verdadero problema es la pérdida del valor de la moneda que los mide y compra.

Cada billete que sale de la maquinita sin ser requerido por el mercado, emitido para saciar la demagogia gobernante, nos hace más pobres.

Entonces, ¿cómo evitamos los burócratas de la clase política puedan manejar a su antojo nuestros salarios, ingresos y ahorros? Para eso el título, cierren el Banco Central.

Si necesitas más información para comprender como funciona el robo del BCRA estos son algunos de nuestros posts con mayor detalle:

BCRA con leyenda "quenotepisen.net"
quenotepisen.net
BCRA con leyenda "BCRA = Creador de inflación"
BCRA = Creador de inflación

Inflación: pensala VOS

Diariamente vemos como nuestros sueldos, ingresos o ahorros (los productos de nuestro tiempo, sudor y esfuerzo pasado) se ven reducidos por la inflación. Unos y otros se pasan la responsabilidad de este fenómeno sin que podamos escuchar un solo argumento racional de qué o quién lo produce.

Primero, para ver como se llega a la inflación, debemos comprender qué es un precio. Cito a Murray Rothbard en El Manifiesto Libertario:

El precio de cualquier cantidad dada de un producto es la cantidad de dinero que el comprador debe pagar para adquirirlo. En resumen, si alguien debe pagar $ 7 por 10 barras de pan, entonces el “precio” de esas 10 barras es de $7. Por lo tanto, este intercambio tiene dos lados: el comprador, con su dinero, y el vendedor, con su pan. Debería ser evidente que la interacción de ambas partes da origen al precio de mercado. En resumen, si hay más pan en el mercado, el precio baja (el aumento de la oferta reduce el precio); si, en cambio, los compradores de pan tienen más dinero, el precio aumenta (el aumento de la demanda eleva el precio). Ahora hemos encontrado el elemento crucial que limita y retiene la cantidad de la demanda, y por ende el precio: la cantidad de dinero que posee el consumidor. Si el dinero que tiene aumenta un 20%, entonces la limitación sobre su demanda decrece en un 20%, y, si todos los demás factores permanecen constantes, los precios tienden a aumentar también un 20%. Hemos encontrado el factor crucial: el stock o la oferta de dinero.

Inflación
Click para índices no definidos por los propios causantes del fenómeno.

Si la moneda se comporta como un bien más lo que debemos hacer entonces es preguntarnos quién define el stock u oferta de dinero para así descubrir al causante de la inflación. ¿Son los empresarios como dice la izquierda?, ¿son los aumentos de sueldos y los sindicalistas como dice la derecha?, ¿son los consumidores tal vez? No, son los gobiernos.

Los gobiernos mediante sus bancos centrales determinan monopolicamente que cantidad de circulante de papelitos de colores (dinero fiduciario) habrá en la comunidad. Para esto no solo cuentan con la emisión directa (impresión de billetes), sino también variados métodos con pomposos y técnicos nombres que pueden iniciarse como simples asientos contables: monetizar deuda, esterilizar deuda, encaje fraccionario (con ayuda de la banca privada) o tipo de cambio competitivo (un tipo de cambio artificial afectará la oferta de dinero ante los cambios en la balanza comercial).

El para que lo hacen es más sencillo aún, si necesitan más fondos (gasto público) e incrementar impuestos o tomar deuda pública genera la justa resistencia y rechazo de la comunidad, entonces la clase política podrá robarnos e incrementar sus arcas con una metodología compleja que hasta les permite culpar a otros del saqueo. Allí esta la perversidad de la sola existencia de un banco central, su curso forzoso y su monopolio en la emisión de dinero nos hace a los trabajadores esclavos de sus decisiones y defaults, no podemos desligarnos de el, podrá afectar nuestros ahorros, sueldos y contratos a su antojo.

Mercedes Marcó del Pont y Ben Bernanke
Mercedes Marcó del Pont y Ben Bernanke, presidentes de los bancos centrales de Argentina y EEUU, y responsables de la creciente inflación de sus respectivos países.

Sin la existencia de un banco central si un gobierno gasta de más o “hace mal las cosas”, mas allá de empeorar la calidad de los servicios que monopolicamente nos presta, afectará a sus proveedores y empleados, pero no se llevará puesto en su caída a toda la comunidad. No podrá licuar sus deudas con nuestro patrimonio, no afectará nuestros depósitos y sueldos y no alterará los precios de bienes o servicios.  El resto de las personas podría continuar viviendo en paz mas allá de los problemas económicos del gobierno.

Pero no quiero que te quedes con mi opinión, ni con la del mainstream económico, ni con la de los burócratas del FMI, ni con lo que alguno de la BEA (blogosfera económica argentina) como Lucas Llach, Luciano Cohan o el facho corporativista de Ricardo Rotsztein te diga, pensala vos. Usa el sentido común, no te dejes llevar cuando te colorean el tema hablando del BCRA y como funciona internamente (miralo como una caja negra), en su raíz el tema es sencillo.

Armate una mesa con amigos, repartí papelitos de colores o billetes del Estanciero o Monopoly, simula libres intercambios con un stock de bienes fijos entre ustedes usando esos papelitos e inyecta de pronto más papelitos. Juga un poco con eso y fijate que paso con todos los precios en la mesita luego de agregar papelitos. Pensa por vos mismo, saca tu propia conclusión.

Cambios al Banco Central: Como robarle la plata a la gente.

Como ya se empezó a ventilar desde temprano en los medios oficialistas (todos los estatales, y algunos privados, salvo honrosas excepciones), hoy se comienza a tratar la reforma a la Carta Orgánica del Banco Central, redactada por la actual titular del Banco Nación. La funcionaria, ademas de sonreír mucho y asentir incondicionalmente a todo lo que le dicen sus amos, no tiene la mas mínima idea de los efectos negativos de la manipulación de la emisión monetaria en manos del poder político.


La emisión monetaria es un recurso utilizado para “incentivar la demanda”, lo que quiere decir que a quienes primero les llega el nuevo circulante tienen una situación de privilegio con respecto al resto para adquirir bienes y servicios. Como estos saben que la inflación existe, lo gastan lo mas pronto posible para no perder capacidad de compra. En cuanto este nuevo circulante se encuentra con el volumen ya existente, resulta que hay demasiado dinero en el mercado, lo cual dispara el aumento generalizado de precios. O sea, la misma inflación de la cual los primeros intentaron escapar haciendo circular rápidamente su dinero. Para mantener los indices altos de consumo y demanda, el banco central deberá repetir el ciclo de inyección monetaria a intervalos regulares para no dejar entrever la real realidad del mercado, aunque ocurrirá a largo plazo, lo cual perpetúa la inflación.

Lo que podemos sacar de estos hechos son las siguientes conclusiones:

  • El único que cuenta con los medios para generar inflación es el estado.
  • Las políticas monetarias expansivas son un impuesto.
  • Los pobres son los mas perjudicados por la inflación.
  • Al gobierno no le interesa el bienestar de los pobres.
  • Al gobierno no le interesa destruirle los ahorros a la gente.
  • Al estado no le interesa ser independiente del gobierno.

Espero sinceramente que algunos de nuestros distinguidos representantes se iluminen y pongan punto final a esta carrera hacia el dirigismo económico parando esta medida, que en ultima instancia resultará siendo un paliativo. Porque por mas que demos vueltas al asunto, solo existe un banco central bueno: Un banco central cerrado.

Corporativismo

Muchas veces escribimos en el blog sobre el corporativismo, y lo diferenciamos claramente del libre mercado. También destacamos cómo, sin la intervención del estado por medio de decisiones de los políticos, el corporativismo no podría existir, ya que la libre competencia obligaría a las empresas a ofrecer mejores productos y servicios a los consumidores para mantener su posición en el mercado (o en todo caso, ampliarla).

Los mecanismos por los cuales los grupos empresarios buscan evitar el ingreso de la competencia es de lo más variado. En el ámbito internacional, apelando al nacionalismo económico para instaurar barreras aduaneras. En el ámbito interno lo hacen exigiendo licencias, habilitaciones especiales, legislación laboral a medida, impuestos especiales, etc.  Todas estas distorsiones limitan la libre competencia injustamente, fortaleciendo a quienes ya se encuentran en el negocio con respecto a aquellos que quieren ingresar en él, perjudicando a los consumidores quienes se encuentran a merced de los oferentes existentes y su posición dominante.

Ejemplos en nuestra economía sobran. Y casi siempre, estas barreras se instauran no con sus verdaderas intenciones, sino que se disfrazan de altruismo (y de nacionalismo como señalé más arriba), algo que suena de lo más extraño cuando todos sabemos que el fin último y principal de los empresarios, como debe ser, es el ánimo de lucro

Así es, como llegamos a leer noticias como la siguiente: Estudian un tope “antiusura” a los intereses de créditos para consumo. Las personas que estudian el “tope” a los intereses, no son otros que los banqueros. Sí, esos mismos que realizan sus negocios bajo el amparo del Banco Central (que mantenemos nosotros) y que no dudaron en el 2001 en confiscar nuestro patrimonio con tal de salvar su negocio. Y además, no lo hacen para restringirse ellos mismos, sino para sacarse de encima a la competencia:

La idea, impulsada por banqueros, sería limitar el exorbitante interés al crédito para el consumo que cobran mutuales y cooperativas que trabajan por fuera de las reglas regidas por el Banco Central.

La solución al problema (las altas tasas cobradas a los consumidores) debería buscarse en sus causas, y no es limitando a la competencia como se lograrán mejores condiciones. En lugar de ello, deberían tomar estas señales del mercado para ver en qué están fallando y pedir legislación que permita facilitar el crédito en lugar de complicarlo aún más (retirar exigencias en cuanto a formalidades excesivas que alejan a las personas con trabajos informales del mismo, facilitar la inversión que permita generar nuevas riquezas, limitar la emisión productora de inflación, bajar impuestos, etc).

Como siempre, escondido en el altruismo empresarial se encuentran las barreras que buscan perjudicar a los consumidores y a los emprendedores, en favor de un grupo de falsos empresarios carentes de creatividad y que buscan mantener sus ganancias, no mejorando sus servicios para satisfacer a sus clientes, sino apresándolos y quitándoles posibilidades para que no puedan prescindir de los mismos.

Billetes Falsos

Denuncian la aparición de billetes truchos.

Los imprimiría una entidad autodenominada Banco Central de la República Argentina, para engañar a la población dando la sensación de que la actividad económica va viento en popa, generando inflación y la desvalorización de los salarios y las jubilaciones.

Ampliaremos!

La inflación y las 50 cuotas

Entre las distintas escuelas de pensamiento de economía existen diversos debates que el público que no es economista se mantiene ajeno, y es normal que suceda eso, les dejamos a los economistas que se ocupen de la economía y de los arquitectos que se ocupen de la arquitectura.

A pesar de que parece que muchas de las discusiones son meramente académicas, como por ejemplo es  la definición de inflación, la realidad es que, aunque no lo parezca, tiene un impacto en nuestra vida diaria, que predomine una teoría económica equívocada puede llevarnos a tomar decisiones incorrectas.

No los voy a aburrir con algun debate económico, sino a darles un pequeño consejo a partir de este debate que parece académico pero tiene serias repercusiones en la vida diaria.

La definción de inflación que predomina en la ciencia económica es la siguiente:

Aumento del nivel general de precios en una economía. En la práctica, la inflación se mide por la variación porcentual del índice de precios al consumidor (IPC), que es el precio promedio de una canasta de bienes y servicios consumidos por una familia representativa.

Tan  keynesianos monetaristas (es decir, seguidores de las  teorías de Keynes y Friedman) definen a la inflación de esta manera, los austriacos (seguidores de Menger, Mises, Hayek, etc.) descubrieron un grave error en la definción citada anteriormente: los aumentos de precios nunca se dan de manera “general”, siempre  comienzan por un sector, y se van dispersando, el salario, que es el precio del trabajo, es de los últimos en subir.

Que enseñanza nos deja esto?
Cuando vemos el LCD, o la notebook, en 50 cuotas sin intereses, y pensamos “uy! con la inflación se nos licúan las cuotas!” estamos  equívocados, la velocidad con la que aumentan los LCD  o notebooks es mas rápida que la de los salarios, por lo que con la inflación se nos licúa tanto el  salario, como las cuotas.

A todo esto, hay que agregar el alto precio en comparación al que se puede conseguir por Internet, o locales mas chicos, en un solo pago, y ni hablar al precio que se consigue en el exterior donde los productos no se ven encarecidos por los impuestos o barreras arancelarias.

Finalmente, volviendo a la inflación, me gustaría definirla según la escuela austriaca de economía:

La inflación es el aumento de la circulación del crédito y dinero

Esta definición es mas acertada porque pone enfasís en el responsable de que haya inflación, no son los  empresarios los que conspiran para aumentar los precios, sino que es exclusiva responsabilidad de las políticas  del gobierno. Los aumentos de precios son simplemente un efecto de la inflación pero no la inflación per se.

Por eso es importante definir bien los conceptos, en la última definición se define no solo el proceos, sino el responsable, porque solo es el gobierno el que decide aumentar la circulación del crédito y dinero.

Blanquear el Fraude

Cristina avisó que el Banco Central no puede ser independiente de la política

No es lo que dice la carta orgánica del BCRA, pero es lo que hace el Central. Que blanqueen el fraude tan abiertamente, que van a usar tu riqueza y tus ahorros para lo que se les canta, ¿es bueno para que la gente se despierte o es señal de que nos acostumbramos a cualquier cosa?

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes