La maquina de adoctrinar

Cuando el diario Tiempo Argentino, sostenido casi exclusivamente por publicidad oficial, hace una nota sobre el proyecto que viene desarrollando una ONG durante 20 años en escuelas de gestión estatal y de gestión privada, cuyo fin es promover el espíritu emprendedor en chicos de primaria y secundaria, uno se da cuenta de la importancia que tiene para los defensores del poder estatal, defender el control que mantienen sobre el  sistema educativo.

A diferencia de lo que se cree, las escuelas no representan la herramienta de progreso que hace que la nueva generación sea más prospera que la anterior. No, son todo lo contrario. Las escuelas, en general, no educan, son la herramienta perfectas para que los que gobiernan puedan implantar su mensaje a cientos de miles de chicos y así sostener el modelo estatocentrico (donde el interés que debe primar ante todo es el del estado) mientras que incorporan los matices que propone eventualmente quien detenta el poder. El progreso no está en un sistema cruel que desindividualiza a los alumnos y anula sus curiosidades. El progreso está en la innovación que ofrecen mentes brillantes que pueden ofrecer de forma pacífica a la sociedad, el progreso se encuentra en el capital que generan esas innovaciones, entonces el progreso se encuentra en una sociedad voluntaria, pacífica y llena de libertad.

La importancia para el estado de controlar esas instituciones, similares a hospitales mentales, o cárceles, la admite una diputada en  la nota de Tiempo Argentino:

La legisladora Adriana Puiggrós, presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación, se manifestó muy preocupada ante las consulta de Tiempo Argentino. “Me parece muy grave que entre a las escuelas públicas una fundación privada con su propio mensaje, sea cual fuere. Es la tercerización del discurso pedagógico y de la ideología educativa. Debería haber más controles del Estado”, sostuvo Puiggrós

Se sincera, lo grave no es el mensaje que se transmite, lo grave es que no sea el estado el que decida lo que van a leer esos chicos. Sería un horror que un día millones de personas se despertaran, que comenzarán a ignorar al estado, que entiendan que el futuro depende de ellos mismos, y no de la violencia que puedan lograr ejercer, a través del estado, en los demás. Sería un horror para aquellos que viven de parasitar al resto, o para los que les gusta digitar la vida de los otros, que exista esa clase de personas en un futuro.

La educación estatal, desde sus comienzos, ha sido concebida como una maquina de adoctrinar, ya sea para uniformizar a la sociedad de inmigrantes de finales y principios del S. XIX, para convertir a personas en objetos obedientes del estado y anular el pensamiento crítico, cualquiera sea el que lo ocupe, y por último,  garantizar obediencia al gobierno, esto último si tienen el tiempo para modificar los planes de estudio, los libros de texto y demás.

Lo preocupante de las distintas posiciones que se presentan en la nota de Tiempo Argentino, que por supuesto, solamente representan opiniones en un sólo sentido respecto de la excelente labor de Junior Achievement en las escuelas, es que todos dan por hecho de que tienen la potestad de imponer que es lo que deben estudiar no sus hijos, sino los hijos de los demás.

Como si se encontraran, por ser votados por un determinado numero de personas, en condiciones de diseñar las diferentes etapas en un proceso de aprendizaje, y peor aún ya que se trata de un solo plan para millones de personas únicas e irrepetibles.

Por supuesto, la solución no radica en la imposición de valores a los chicos, sean estos positivos o no a la causa de la libertad. Lo único que podrá generar una sociedad libre son personas libres, fundamentalmente, libres de el sistema de escolarización actual que oprime de una forma cruel a los niños moldeando sus mentes y su forma de pensar para que se conviertan en los conformistas del mañana, y aduladores del estado, de los que deciden lo que van a estudiar.

Fue el estado el que en primer lugar le expropió y se apropió de la potestad de los padres de elegir que educación brindarle a sus hijos. Al igual que con la riqueza, cuando el estado interviene, unos ganan y otros pierden, en este caso gana el estado y pierden todos lo demás.

En conclusión, un punto fundamental para colocar las piedras fundamentales de una sociedad libre es la posibilidad de que haya libre oferta de los contenidos educativos, y que ya no esté en manos de algún burócrata decidir sobre que van a estudiar los hijos de los demás, sino que sean los padres los que tengan a su disposición la posibilidad de elegir, no sólo contenidos, si no en que tipo de colegio y educación quiere que sus hijos estén, si es que no quiere educarlos en casa.

Mientras haya gente que no entienda que no tiene derecho a imponerle a los demás sus propios valores, su propia agenda, su propio plan de estudio, y se arrogue el poder de diseñar la sociedad a su antojo violentando el derecho de los padres, por un lado, e incorporando a los chicos en la maquina de adoctrinar, el sueño de una sociedad libre seguirá siendo eso, tan solo un sueño.

Tags

Related Posts

Share This

Siempre contra La Ley

La Ley de Say dice que “no puede haber demanda sin oferta”. Esto implica que, para poder demandar bienes y servicios, primero hay que haber producido y ofertado en el mercado algún bien o servicio.

manhunters

Say's Law: No Man Escapes It

Este principio es tan real como la Ley de Gravedad, pero los argentinos han tratado de ir contra él una y otra vez desde hace muchísimo tiempo. Y la historia siempre termina igual.

Desde la década del 30, la Ley de Say se viene negando desde el estado y los sucesivos gobiernos, a los que la mayoría de las personas no solo les cree, sino que además se suman a esta imposible cruzada de intentar vivir sin producir.

Analicemos un poquito la Ley de Say con un ejemplo muy simple. Supongamos que cultivo tomates, y mi producción es de 100 tomates por mes. Lo que puedo demandar en el mercado, de acuerdo a mi producción, es el equivalente en bienes y servicios a 100 tomates. Para poder consumir más que 100 tomates, sin producirlos, tengo dos opciones: endeudarme (o sea, negociar mis producciones futuras) o salir a afanarle al vecino y consumir con los bienes afanados.

La Ley de Say también se puede aplicar, en lugar de a una persona, a un país, y sería algo como “la cantidad de bienes y servicios importados que puede demandar un país, es igual a la cantidad de bienes y servicios que ese país puede exportar”. Lo que pasa dentro de las fronteras, es irrelevante para el análisis. Así, podemos desenmascarar fácilmente la impiadosa mentira desarrollista y proteccionista con la cual nos dicen que “si permitimos que entren productos importados, se destruye la industria nacional”. Evidentemente no: la cantidad de productos importados será, como máximo, igual a la cantidad de productos exportados, puesto que es la cantidad de divisas que se pueden obtener.

En los 30’s, el estado hizo buenas migas con un grupo corporativista que, para consumir más de lo que producía, empezó con regulaciones y restricciones. Así, estos señores pudieron “ganarle” a la Ley de Say: proteccionismo y regulaciones impiden la competencia, restringiendo la oferta, lo cual hace que se pueda pedir más por un bien igual de malo (maximización del precio y minimización de la calidad). En definitiva, lo que se hizo fue robarles la riqueza a los consumidores.

En los 40’s, por un lado se repartieron desde el estado grandes dádivas, que eran “ahorros” del banco central de los tiempos de la guerra. Así, los que recibían estas dádivas gozaban del fruto de lo no producido y consumían más de lo que producían. Esto no era más que dinero de impuestos previos, o sea, algo que se le había afanado a otro.

Las luchas por mejoras salariales cuando no hay aumento de la productividad, también son un intento de consumir sin producir. La única forma de que haya mejoras salariales es con mayores Tasas de Capitalización, que llevan a una mayor productividad. La excepción a esto es cuando se negocia en épocas de inflación, en la que todos están luchando por no perder justamente lo que producen.

Y ya que estamos, la inflación es también un intento de algunos para saltearse la Ley de Say: el Estado es el que quiere consumir sin demandar. Obra pública, más empleados públicos y dádivas obtenidos por el aumento de la masa monetaria es el estado obteniendo bienes y servicios sin haber producido. Lo que gana en este caso es favor político, en general traducido a voto y cargos. El “modelo” es, como dice Monteverde, tan anti-oferta y tan pro-demanda, que encima en determinado momento era mucho más conveniente demandar bienes al exterior mediante la compra de dólares baratos, que ponerse a producir.

La excepción a esto son, como siempre, los protegidos del estado como el señor de Lumigarco, claros herederos de aquellos corporativistas del 30’ que te venden a $2900 un LCD berreta mientras mandan un mono a la aduana para que no deje entrar los que en el resto del mundo se pagan $1250 (de mejor marca y calidad). Obviamente, están “torciendo” la ley de Say, afanándole a la gente.

Dejé para el final el más controversial. La progresía y los delirantes del desarrollismo le echan la culpa a los años 90 de que cerraran fábricas y que se importara todo y que esto “destruyó el país” y “se perdieron puestos de trabajo”. Sabemos que no se puede importar más de lo que se exporta ¿cómo es posible que haya sucedido esto?

Simple: el estado creció y se endeudó en divisas, con bancos privados y con los nefastos organismos que son el FMI y el Banco Mundial. Así, una vez más se hizo posible el sueño de los políticos de demandar sin producir. Endeudarse en divisas hizo que fuera más conveniente importar productos que fabricarlos internamente (estamos de nuevo ante un “modelo” anti-oferta y pro-demanda). Por eso, por un tiempo fue factible consumir infinidad de productos sin producir nada. Pero la mentira tiene patas cortas. Y la Ley de Say es como un agujero negro: nada puede escapar a ella.

En los 90’s se cerraron fábricas no por la libertad económica, sino por la deuda pública. Esta hay que pelearla a muerte en las discusiones.

Y los dejo con una frase de un viejo que, después de negarse un tiempo, se dio por vencido y aceptó a Say: “Cada argentino debe producir, por lo menos, lo que consume” – J.D. Perón

La Mafia vs. El Estado

Un video para este feriado. 10 razones de por qué la mafia es mejor que el estado, bueno, excepto cuando es la mafia del estado que es doblemente peor.

Esta dama se llama “Emily” y era uno de los participantes de un concurso en el Porcupine Fest 2011, del Free State Project.

Gracias a MNR por la traducción:

1. La mafia tiene sentido del honor. Nadie en el gobierno tiene la menor idea sobre lo que significa el honor.

2. La mafia tiene un código de conducta simple y claro, sin doble discurso ni millones de regulaciones.

3. Cuando las mafias van a la guerra, no asesinan cientos de miles de civiles como daño colateral. La guerra es la salud del Estado, pero para la mafia es mala para los negocios.

4. Antes de llevar una guerra contra las drogas y la sociedad, la mafia provee productos de alta calidad a quién los desee.

5. Cuando compras protección de la mafia, la obtienes. La mafia tiene un historial exitoso limitando el crimen en areas que protege. Cuando compras la protección coercitiva del Estado, puedes marcar 911 y morir esperándola.

6. La protección de la mafia es mucho más barata que la estatal. La mafia sólo quiere 10% o 15% de tus ganancias, mientras que el gobierno es insaciable.

7. A contramano del Estado, la mafia quiere que tus negocios sean exitosos. La mafia practicamente no impone regulaciones, y no requiere que pierdas tu tiempo en la burocracia o auto-incriminándote impositivamente.

8. La mafia no te impide que lleves un arma para proteger tu propiedad. El Estado prefiere que estés desarmado. La mafia te vendería gustosamente lo que necesites para protegerte, y no te multaría.

9. El Estado quiere regular lo que haces en tu dormitorio. La mafia no sólo no quiere regular lo que haces en tu dormitorio, sino que te ofrecería lo que desees para el disfrute personal.

10. Los miembros de la mafia tienen gran estilo y visten mucho mejor que los burócratas del gobierno.

Tags

Related Posts

Share This

El día de los Héroes

El mundo se dió vuelta totalmente. Cuando yo era chico, en toda ficción desde Patoruzú hasta Brigada A y James Bond, los malos eran siempre los que afanaban, los que obligaban a los demás a hacer algo que no querían, los que tenían los palos y los usaban totalmente sin escrúpulos.

Heroes

¿De qué lado estás?

Hoy nos quieren hacer creer, también desde chiquitos, que los malos son todos aquellos que interactúan voluntariamente y los que no colaboran con el estado buenista. Y que los buenos son los que imponen a los demás su voluntad y lo que ellos creen que es bueno.

Aprovecho la fecha de hoy para proponer festejar El Día de los Héroes. No los héroes tradicionales con mascarita y capa, sino héroes de nuestra vida cotidiana como:

El que evade impuestos y así no colabora con la máquina de propaganda y adoctrinamiento.

El arbolito que te vende dólares sin preguntarte ni tu nombre ni cuánto ganás, ni dónde vivís.

El que hace transacciones en negro, evitando el derroche (y el choreo) de esa asquerosidad llamada Impuesto al Valor Agregado. (Irónico nombre para algo que destruye el valor de las transacciones).

El que acepta trabajar en negro, cumple con su parte de lo pactado y no va después llorando al Ministerio de Trabajo, ni aunque lo hayan currado.

El contrabandista, que te trae lo que querés y lo pasa a través de una línea imaginaria que trazaron dos burócratas.

Todos estos, y muchos más, son los que hacen que, a pesar de haber policías del comercio y policía política, la sociedad siga sobreviviendo. Son los que hacen el “Mercado Negro”, que termina siendo mucho más honesto que el “Mercado Blanco”.

“Ooooohhh, ¿estás haciendo apología al delito?”

Delito es que venga alguien a decirte cómo y cuánto trabajar, y cuánto cobrar.

Delito es que un idiota venga con la policía del comercio a decirte qué podés pasar por una línea imaginaria, y obligarte a que le des tu riqueza a un amigo de ellos.

Delito es que te impidan salvar tu salario de la inflación.

Delito es que usen tu guita para adoctrinar a tus hijos diciéndoles que sos un “malvado burgués”.

Delito es que usen la guita que te afanan para financiar un aparato propagandístico estatista y autoritario.

Por eso, en vez de enojarte cuando no te dan el ticket, en vez de poner mala cara cuando alguien zafa de garpar y vos no, ALEGRATE. Alegrate y sumate vos también al bando de los héroes.

Hoy después del trabajo, durante el trabajo o cuando salgas a la noche y estés brindando, hacé un brindis por estos héroes anónimos. Y porque haya más. Muchos más.

Tags

Related Posts

Share This

¿Por qué es tan mala la atención al cliente?

Ir a hacer un trámite a una oficina estatal es sin ninguna duda muy tedioso, nadie va por placer a una oficina del estado. Los empleados, en su mayoría displicentes, humillan al individuo que se acerca a tramitar alguna cuestión personal ante el monopolio estatal. Por supuesto, al estar uno obligado a ir allí, y no existir competencia no necesitan brindarte una buena atención, aunque te basureen vas a tener que volver allá.

En Argentina, primero es el estado.

En el ámbito privado es diferente. Si el emprendedor es el que se embarca es el proceso de descubrimiento de como mejorar la vida de los demás, la competencia es la búsqueda de la excelencia en el servicio, para el beneficio propio. Cuando un nuevo producto o servicio es ofrecido en el mercado, pronto aparecen nuevos competidores imitando e intentando mejorar al primer oferente, allí comienza el proceso donde los competidores deben intentar ofrecer la máxima calidad esperada, aquellos que sean elegidos por los consumidores son los que seguirán en el mercado, mientras que aquellos que no satisfacen a la demanda no tienen nada que hacer ahí.  Por eso mismo, las empresas privadas, expuestas a la competencia a diferencia de él monopolio estatal, deben ofrecer un buen servicio si quieren mantener a sus consumidores.

¡Alto! No estoy diciendo que esto se da en la realidad, así es como se daría con un mercado libre de interferencia estatal, y cuanto menor interferencia estatal mayor vocación de servicio. De hecho lo que me motiva escribir el actual post es la acumulación de malas experiencias en cuanto al servicio.

Ambas experiencias se dieron en lugares bien distintos, una es una cadena internacional de comida que tiene algunos restaurantes en Buenos Aires, la otra una empresa que nació como un emprendimiento familiar de una familia argentina y ahora es operada por una gerenciadora de empresas. Con esto quiero descartar cualquier tipo de atribución a cuestiones como la “cultura empresarial” o la forma de trabajar, para encontrar el por qué de la mala atención generalizada. No hay que dejar de aclarar que hay empresas, grandes y pequeñas, que ofrecen un servicio de excelencia, pero lamentablemente son las menos las preocupadas en ofrecer, a pesar de todo un buen servicio.

Si como dijimos recién la búsqueda de la excelencia se logra a través de la competencia, y está solo se da en un un mercado libre, sin interferencia del gobierno, hay algo que está obstruyendo esa competencia. Eso se llama legislación laboral.

El estado, a través de la legislación laboral, ha logrado exportar sus prácticas laborales caracterizadas por el maltrato, la humillación del cliente (o en este caso del ciudadano), y la poca preocupación por ofrecer un servicio eficiente. La legislación laboral ha logrado desnaturalizar las relaciones entre empleador y empleado, entre cliente y empleado, y entre los empleados y los desempleados.

El principal responsable

Para poder entender bien el papel de la legislación laboral en el desservicio que impera en muchas de las empresas del país es necesario remitirnos a la Carta del Trabajo de Italia de 1927, uno de los cimiento de la ideología fascista diseñada por Benito Mussolini. Es que allí encuentra su fuente de inspiración la Ley de Contrato de Trabajo (pieza principal del corpus legal laboral) y el resto de la legislación que regulan las relaciones laborales. Si la inspiración de las leyes laborales del país se encuentra en un documento de claro corte fascista no es exagerado afirmar que estas leyes no son compatibles con la democarcia liberal, con la república y mucho menos con los valores de una sociedad libre. La concepción fascista no incluye la protección de la propiedad privada, la libertad de contratación, el respeto por los acuerdos voluntarios o los derechos individuales. Se contrapone con todo lo que sostenemos desde acá, y considerando al trabajo como una parte importante del desarrollo de la vida económica, si éste está regulado por legislación que es fascista en su origen y  fascista en su esencia dificilmente podamos decir que vivimos bajo un sistema de mercados libres.

Ya tratamos en reiteradas oportunidades [1, 2, 3, 4 y 5] como estás regulaciones afectan y perjudican a los mismos que dicen proteger, pero dejamos de lado otro efecto tan importante, y perjudicial, como el que tienen sobre los empleados, y esto es la relación de los trabajadores con sus empleadores por un lado y como esto repercute en la atención, el servicio y la hospitalidad.

En una relación voluntaria cuando las partes participantes tienen la posibilidad de acordar los términos y las reglas en las que se va a llevar a cabo esa relación, ambas esperan, a priori, beneficiarse de esa relación, las partes estarán mejor que antes de haber entablado ese acuerdo. Ahora cuando alguien extraño al acuerdo impone ciertas reglas que nadie consintió vienen los problemas y lo que era una relación libre y voluntaria se comienza a desnaturalizar.

Esto es lo que logra el estado, desnaturalizar las relaciones en el trabajo. La primera relación que desnaturaliza es la del empleador y el empleado. Cuando uno contrata a alguien espera que esa persona este bajo su cargo durante el horario laboral, sin embargo la legislación actual hace que contratar a un empleado genere más obligaciones que tener un hijo. Se presume que el contrato laboral es hasta la jubilación del trabajador, y en la mayoría de los casos en los que el empleador quiera despedir al empleado tendrá que pagarle una suma de dinero por los daños causados. Los daños corresponden a que el empleador no ha conservado a sus empleado hasta el final de su vida laboral activa.

Los responsable actuales

Otra de las características de nuestra legislación que hace que no exista una vocación por ser servicial y amable, es la existencia de los llamados Convenios Colectivos de Trabajo (CCTs), convenios que son firmados por los representantes de los sindicatos y de las cámaras empresarias, por lo que de relación voluntaria, las relaciones laborales no tienen nada. El aspecto de los CCTs que más afecta al tema en cuestión son las escalas salariales definidas en los mismos. Es decir, el precio del trabajo, o sea el salario, es definido de manera cerrada por el sindicato y la cámara empresarial, la situación de empleados y empresarios es indistinta. Tanto porque hay empresarios que no pueden afrontar esos salarios, y también porque hay empleados que merecen un sueldo mayor o un sueldo menor que el definido en estos acuerdos. De esta manera se elimina la competencia en la estructura laboral interna, salvo por algunos adicionales, el salario en si no está relacionado con el servicio ofrecido, más bien con el acuerdo logrado por el sindicato.  ¿Qué incentivo existe para tratar bien al cliente, para recibirlo con una sonrisa, aún cuando uno está mal, si al final del día le pagan lo mismo que el peor de los empleados? Ninguno.

El tercer factor que perjudica la atención al cliente está relacionado con la primera de las características principales que se mencionaban, la legislación incorpora fuertes desincentivos para el despido de los trabajadores, despedir a uno o varios empleados puede significar, para una empresa pequeña o mediana su desaparición. Esta situación disminuye aún mas las competitividad, en este caso ya no dentro de la misma empresa, si no respecto de los desempleados o los que quieren obtener ese trabajo.

En un mercado libre, un empleado no sólo está presionado por satisfacer las ordenes de su empleador, o sea brindar el servicio que demanda la gente, si no también está presionado por la posibilidad de que alguien que no tenga trabajo o que desee trabajar allí lo haga mejor que él, y de esa manera tenga que esforzarse verdaderamente para mantener su puesto seguro. Con esa protección que goza frente al despido, que genera un mercado laboral estático donde es más dificil conseguir trabajo para los que no tienen, se termina de eliminar cualquier factor de competencia que pueda llegar a influir en el rendimiento de su trabajo, en la amabilidad.

Al ser casi una relación impuesta por el estado, y por los sindicatos, a quienes el estado les comparte el “derecho” de usar la violencia en algunos casos, las diferencias que observamos en general entre los empleados del sector estatal y el sector privado son pocas. Solo algunas empresas se esmeran verdaderamente en atender bien al cliente, nada mas aquellas que intentan diferenciarse por el servicio.

Por último, y si bien no está estrictamente relacionado con las regulaciones laborales, son los impuestos, las regulaciones en general y  la incertidumbre del régimen (regime uncertainty), la que generan una economía estática, sin competitividad ya no sólo limitado al ámbito laboral. Esta falta de competitividad hace que se deje de lado satisfacer al cliente, y se apunte a satisfacer a los burócratas en el cumplimiento de sus regulaciones, en el pago de sus impuestos y en intentar adivinar como va a afectar la próxima acción de gobierno a su empresa.

Si en Argentina no podemos disfrutar de ser tratados bien en un comercio, si tenemos que sentirnos humillados y someternos ante empleados que en su mayoría atienden desganados o que les preocupa poco la satisfacción del cliente, no tenemos que culpar a las empresas, ni a los empleados, sino a las desnaturalización de las relaciones sociales por el estado, que deja probado una vez más que la imposición nunca genera nada bueno.

Escombros del modelo: Subsidios

Es imposible negar la realidad todo el tiempo, en algún momento el rey se da cuenta que está desnudo, los castillos de naipes se derrumban con una leve brisa, y los soñados desaparecen cuando se despiertan sus soñadores. Sensaciones nuevas, y no tanto, para el modelo K.

De Vido y Boudu se enteran de que existe la realidad

La quita de subsidios es uno de los primeros pasos en el derrumbe del tan mencionado “modelo”, que a pesar de mantener el constante influjo de dólares verde soja, ya no puede sostener al Leviatán. Por eso mismo, hace algunas semanas se comenzó a anunciar la quita de subsidios, al sector de servicios públicos. Todo comenzó siendo un gran chiste, apenas un 0,87% de los subsidios iban a ser recortados. Ese era solo el principio.

La semana pasada, expandieron la quita a algunos barrios de la Capital y countries, hasta ahora la quita es de un 5,65 %. Apenas 3.900 millones de los 70 y pico mil millones de pesos en subsidios, o poniéndolo en números más comprensibles, si gastaban 1000 pesos  ahora gastan 56,5 pesos menos.

Al parecer, finalmente será a partir de hoy (y no del lunes pasado) que se podrá comenzar a renunciar a los subsidios aquellos que no los requieran, y los próximos meses solo se les mantendrá a aquellos que soliciten que se los mantengan, previo análisis de un organismo que todavía no se sabe cuál será.

Esta medida es apenás un temblor preliminar que anuncia lo que se viene, el sismo, las réplicas y el tsunami todavía esperan.

TANSTAAFL. La quita de subsidios no le debería causar sorpresa a nadie que entienda lo que quiso decir Robert Heinlein cuando escribió No hay tal cosa como un almuerzo gratis”.  Nadie puede evadir la realidad por un lapso de tiempo demasiado largo, y ese período está llegando al final. En realidad, todos sabían que los subsidios en algún momento tenían que eliminarse, la pregunta era cómo y cuándo. Si las cosas se cumplen como dicen, lo que dudo que sea cierto, será bastante rápido, aunque un puñado de personas, los que cobran una  jubilación mínima y los beneficiarios de la  asignación por hijo no tendrán que preocuparse, por el momento.

La solidez del modelo

Sin embargo no todas son buenas noticias. Si uno toma distancia y ve la big picture, se dará cuenta que la política de la quita de subsidios no se enmarca en la aplicación de cierta racionalidad económica, o un plan para reducir el gasto, los impuestos y el tamaño del gobierno. Eso, sólo en sueños. La quita de subsidios, planeada en 20.000 millones de pesos, es una parte menor de los 75.000 millones de pesos totales. Se elimina poco y queda mucho por eliminar.

La quita de subsidios tampoco significa una disminución  del gasto público, es solamente suspender el gasto en subsidios a los servicios públicos por el hecho de que mantenerlos era muy caro, al aumentar en un porcentaje importante todos los años. No habiendo una baja de impuestos, lo único que harán es continuar gastando ese dinero, que no les pertenece, en lo que a ellos les parezca mejor para sus ambiciones, y las de sus amigos.

Aequalitas ante legem. Algunos de los que se han manifestado en contra de los subsidios se quejaron de como se estaría violando la igualdad ante la ley al establecer que algunas personas recibirían subsidios y otros, no. Un argumento bastante endeble, y mucho menos si lo sostiene alguien que se considera liberal.

La igualdad ante la ley, en primer lugar, es en relación a los derechos que uno tiene. Al no existir  “derecho a ser subsidiado”, no existe un reclamo válido para que todos sean subsidiados. Lo que se está pidiendo ahí es, que expandan un privilegio. Además, ¿propondrían los mismos que se quejan ante la igualdad ante la ley que todos reciban la asignación por hijo o un plan trabajar, esgrimiendo ese argumento? No lo hacen.

Otra de las cuestiones que se estuvo analizando sobre la política de los subsidios es la injusticia que representan por consistir en una transferencia de recursos desde los sectores más pobres, de todo el país, hacía el distrito más rico, la capital. Este argumento no tiene ninguna importancia en la categorización de los subsidios como justos o injustos. Aún si el diseño del plan para subsidiar se modifica, y solamente se mantienen los subsidios para los que menos tienen, seguiría siendo injusto. Su injusticia radica en que son transferencias forzadas, en que no se tratan de acuerdos libres y voluntarios, sino imposiciones estatales, de lo contrario una transferencia de recursos de pobres a ricos, de forma voluntaria, no sería injusta  bajo ningún aspecto desde el punto de vista liberal.

¿Inflación? No, gracias. La quita de subsidios no sólo tendrá consecuencias en las cuentas del gobierno, sino también en las cuentas del hogar. En el diario La Nación señalan, de manera equivocada, un aumento de la inflación como consecuencia de esta medida:

Todavía el ajuste no llegó a su fin. El gobierno de Cristina Kirchner tiene en carpeta la eliminación total de subsidios para el gas, la luz y el agua también para las industrias, las empresas de servicios y los comercios, aunque proyecta hacerlo de manera segmentada y con una exhaustiva revisión sector por sector y empresa por empresa. La Presidenta tiene un gran temor: que el cambio provoque un fuerte impacto en los precios.

El periodista, Mariano Obarrio, en este caso incurre en el error de confundir inflación con un aumento de precios. La quita de subsidios no influirá en la inflación. No olvidemos que se trata de  una expansión de la oferta monetaria por sobre la demanda de dinero, que luego repercute en los precios, y no un aumento de precios per se. La quita de subsidios, en lo que si impactará es en los costos, en el cálculo empresarial, y en última instancia en los precios de la góndola. ¿Seremos ahora más pobres por consumir menos? No, vamos a seguir siendo igual de pobres que fuimos siempre, simplemente que no se va a poder seguir ocultando más esa pobreza, por lo menos en este pequeño aspecto de la economía.

La solución. La medida óptima que se debería tomar es eliminar con todos los subsidios, las regulaciones, las trabas para importar y exportar, bajar los impuestos, y otras medidas en ese sentido. Por supuesto que es irreal que algo así suceda, por lo menos bajo este gobierno en este momento. Sin embargo, en cuanto al sector de servicios públicos, son dos cosas que se podrían hacer para permitir que haya inversión en los diferentes sectores, disminuir las consecuencias de la escasez energética y de permitir innovación en el sector:

La solución: presionar el botón rojo.

1. En primer lugar, una desmonopolización de todos los servicios, permitir la libre competencia, por más que algunos afirmen que se trata de monopolios naturales.

2. Separar completamente lo que hoy se conoce como “servicio público” con el estado. Que las empresas proveedores de energía electrica, gas, agua, etc. funcionen como empresas privadas, sin estar supeditadas a control estatal, ya sea por sus tarifas, sus inversiones, o cualquier otro aspecto.

Pronto comenzarán a caer los primeros escombros del tan alabado modelo, no digan que no les avisamos.

Diosas de la libertad


Las madres fundadoras del movimiento libertario moderno: Isabel Paterson, Rose Wilder Lane y Ayn Rand

Ayn Rand:

Every government interference in the economy consists of giving an unearned benefit, extorted by force, to some men at the expense of others.

Isabel Paterson:

If the primary objective of the philanthropist, is to help others, his ultimate good requires that others shall be in want. His happiness is the obverse of their misery. If he wishes to help ‘humanity,’ the whole of humanity must be in need. The humanitarian wishes to be a prime mover in the lives of others. He cannot admit either the divine or the natural order, by which men have the power to help themselves. The humanitarian puts himself in the place of God. 

Rose Wilder Lane:

The need for Government is the need for force; where force is unnecessary, there is no need for Government.

Jennifer Burns escribió un libro sobre Ayn Rand titulado, “Diosa del Mercado: Ayn Rand y la derecha americana”, con razón. Sin embargo, Ayn Rand no fue la única. Isabel Paterson, y Rose Wilder Lane, fueron otras dos mujeres, tan brillantes como Rand, fundamentales en la creación del movimiento libertario moderno, que son parte del olimpo liberal.

Un post dedicado a ellas, y a las que hoy siguen esa tradición, que como ellas, no son muchas, pero valen por un millón.

En breve retomamos la programación habitual.

Tags

Related Posts

Share This

Autoritarismo Intelectual

En mi post anterior hacía hincapié en que es necesario que los liberales critiquemos y  opinemos  sobre las cuestiones de fondo y no sobre aspectos superficiales del debate. Constantemente, los enemigos de la libertad, intentan incorporar conceptos muy peligrosos de una manera muy liviana, que pasan por desapercibidos y terminan siendo aceptados. Son frases que no fueron armadas por casualidad, tienen toda una lógica dentro de la estructura de poder que manejan, sirve para reforzar otros conceptos que de ser analizados con un poco de claridad horrorizaría a la mitad de la población. Ya sea la idea de que la prosperidad está a cargo de un ministerio, que los políticos son los que realizan las cosas, y los ciudadanos las herramientas para hacerlo, o que el individuo no vale nada más que como un engranaje de la maquina estatal.

Están ahí, a la vista de todos, por ejemplo, en los discursos que da a diario CFK.

El de la semana pasada es un simple ejemplo, de muchos. El día del discurso por el “Día de la Soberanía Nacional”, CFK dijo:

Y ahora, en este mundo que también parece derrumbarse y desde el cual nos daban lecciones de cómo hacer las cosas, nosotros, los argentinos, no ya con cadenas, no ya con buques, no ya con un concepto militar sino con un concepto económico, político, social y cultural, debemos también dar esa batalla de ideas, esa batalla por la soberanía intelectual. Lo hacemos en el marco de un proyecto que nacido en el año 2003 remó contra viento y marea, nadamos como los salmones contra la corriente. [Las negritas son mias]

La introducción del concepto de “soberanía intelectual” nos da una pauta muy claro de como funciona el paradigma del modelo en el que vivimos (no hablo del modelo K, si no del modelo “Argentina”). Llevar la cuestión de la soberanía al ámbito intelectual, al ámbito de las ideas, implica que es necesario usar la fuerza para repeler ciertas ideas que no son “nuestras”, que no son “nacionales”. Por supuesto, la definición de lo que es nacional y lo que no es nacional queda a cargo de ellos. La presidenta nos va a proteger de las  ideas invasoras.

Tampoco quisiera engrandecer la figura de Cristina Kirchner, ya que ni siquiera “soberanía intelectual” es un concepto original de ella. El sitio chavista APORREA publicó en el 2010 un artículo que decía lo siguiente:

Entendemos entonces por soberanía intelectual, el espacio ideologico-mental construido social, cultural e históricamente por “individuos-coletividades” en un tiempo y un espacio definido y que no se asimila a la cultura ni a la identidad del “otro”, pues nunca llegara a ser como “él” o “ellos”. Teniendo clara la soberanía intelectual se puede resistir o resistiremos para no dejar de ser lo que “somos” en función del “otro”, en otras palabras es un territorio de nuestro imaginario a diferencia del territorio material que puede ser violado por una potencia extranjera físicamente o a través de los medios de comunicación o comunicación masiva, unilateral y la alienación compulsiva

Y ejemplifica:

El consumo cultural, bienes materiales y tecnológicos es una clave para saber cuán soberanos somos y cuanto nos arrodillamos ante el poder imperial alienante, recordemos que esa fue unas de las claves del derrumbamiento del proyecto soviético cuando comenzaron a consumir Macdonalds, Cocacola y el concierto de Michael Jakcson. Ahí queda eso.

Encaja todo, un modelo sostenido por el proteccionismo y los privilegios a empresarios nacionales, nos ayuda a ser más soberanos intelectuales y a rechazar las invasiones extranjeras de McDonald’s, Coca Cola o Michael Jackson.

No hace falta aclarar que todo esto constituye un absurdo. Es absurdo creer que las ideas tienen nacionalidad, puede tener origen en un lugar determinado, pero ¿una nacionalidad que mantienen y que por ese motivo hay que rechazar? Pero no es absurdo bajo estas circunstancias, es lógico con el modelo donde el estado es el centro de la acción. ¿Por qué las ideas buenas no iban a surgir del estado, si el resto de las cosas buenas surge de allí? En realidad no es absurdo, es autoritario. Es negar que las personas son las que tienen ideas, las que reciben y las que las procesan y luego reflexionan en torno a ellas. La soberanía intelectual es el uso de la fuerza del estado para repeler ideas extranjeras. La persona elegida por el 54% de los votantes está planteando en un discurso que existen ciertas ideas que son nuestras y otras que son invasoras, y nadie dice nada. La oposición, en verdad, son sus escuderos, son uno más.

Al final del párrafo, CFK acierta al admitir que es como si nadan contra la corriente, como el salmón. Lamentablemente algunos se quedan con el chiste y  dicen que “reconocieron ser pescados” o cosas por el estilo. Sería mucho mas productivo y contribuiría más a la promoción de la filosofía de la libertad, explicar que el gobierno al igual que el salmón nada contra la corriente, no porque tenga que derribar obstáculos o “porque son pescados”, sino porque con cada acción que hace el gobierno, ignoran y pasan por arriba millones de acciones individuales, obstruyen el desarrollo pacifico y voluntario de la sociedad, y se convierten en estorbos al orden que surge sin ninguna violencia, son salmones por qué van en contra mano de las relaciones humanas, su única herramienta: la violencia.

Tags

Related Posts

Share This

Tierra del Hielo

Tengo la sospecha de que cuando le pusieron el nombre a la provincia más austral del país, lo hicieron en joda. Ponerle “Tierra del Fuego” a un inhóspito lugar frío y lleno de hielo denota un gran sentido del humor y creo que habría que definir como aniversario de la provincia el 28 de diciembre.

Oligarcas

Los amigos del estado...que viven de tu guita!

No contentos con eso, pensaron que había que convertirla en una joda aún más grande. Creo que fue en los 80’s que a alguien se le ocurrió qué era lo que le faltaba para ser un gran chiste: “Acá tenemos que hacer un polo tecnológico y fabril” dijo alguien cagándose de risa. “Y para eso vamos a dar ventajas impositivas acá y castigar a todos los que no estén en este triángulo de hielo”.

Y así fue.

Realmente no se me ocurre un lugar más inconveniente para ser un polo tecnológico y fabril que Tierra del Fuego. Poner una fábrica ahí le genera una cantidad de overhead tremenda a los costos de producción:

Overhead por llevar los insumos / materia prima hasta allá, ya sea por mar o por tierra.

Overhead por transportar los productos terminados hasta donde serán comerciados. Tren no hay, hay que cruzar todo por barco al continente, mandar camiones que recorran el país desde la punta más austral hasta el norte.

Overhead por energía: en un lugar donde hay seis u ocho meses de invierno ¿cuánto sale calefaccionar todas esas fábricas?

Overhead por sueldos: como es considerada una “zona desfavorable”, hay que pagar una buena mosqueta para que la gente vaya a trabajar allá.

Si uno pone en la balanza el overhead y los beneficios impositivos ¿Conviene “fabricar” en Tierra del Fuego? ¿Cuánto tienen que cobrarse los productos al hacerlos ahí? ¿No sería mejor hacerlos en Córdoba o bajarlos de un container de China?

POR SUPUESTO QUE NO CONVIENE HACER NI UN CLAVO EN TIERRA DEL FUEGO.

Pero, a uno de esos genios tecno-burócratas se le ocurre que hay que “defender la industria nacional”. Para esto, en vez de fijarse en cosas tan simples como que, si se le dan beneficios impositivos a otras zonas del país o, guarda con esto, A TODO EL PAÍS, se pueden obtener costos mucho más bajos y así, más productos a menor precio.

Pero en vez de hacer eso, se arman un kiosquito con un grupito de amigos a los que, por un lado, les dan la habilitación para poner una empresa en Tierra del Fuego (solo hay 23 empresas habilitadas) y, por otro lado, subir barreras arancelarias o incluso impedir el ingreso de ciertos productos al país.

Se pone como excusa “los puestos de trabajo” que esas pseudo-empresas proveen. Según dijo el Lacha la otra vez, serán unas 10.000 personas, o sea el 0.25% del país. Por 10.000 personas, 40.000.000 pagan productos de baja calidad hasta un 100% o 200% más caro que lo que se paga en otros lados productos de excelente calidad.

Desde un punto de vista bien socialista del “bien común” ¿es esto justo? ¿qué tiene esto de “justicia social peronista”? Son una banda de chorros entongados con el estado, haciendo negocios y prohibiéndole a los laburantes que accedan a otros productos que no sean los suyos. Esto en mi barrio se llamaba OLIGARQUÍA y MONOPOLIO.

Repito, son un grupo de entongados pasándola bomba y dándose la gran vida con la guita de 40.000.000 de personas.

¿Qué más hace falta para que alguien se caliente?

Y para los progres que van a decir “eh, vos querés una iPad y hay chicos que se mueren de hambre”, les digo que, si se dejaran de dilapidar recursos pagando cosas 3 o 4 veces más caras de lo que costarían sin los delirios dirigistas, esos recursos sobrantes irían a nuevos nichos de la economía, que podría darle un excelente nivel de vida a toda esa gente.

COMO DIGO SIEMPRE: PAREN DE AFANAR.

Tags

Related Posts

Share This

El problema es el sistema [y la forma de difundir las ideas]

Esta es mi visión sobre una cuestión elemental a la hora de avanzar las ideas de la libertad: la difusión. Sin una buena estrategia de difusión se carece de cualquier tipo de llegada a aquellos que no conocen la filosofía de la libertad o que tienen una imagen torcida del liberalismo.

Las oportunidades que existen para liberales y libertarios en tener un espacio para dar a conocer sus ideas son relativamente escasas. A diferencia de los estatistas, socialistas, planificadores centrales, redistribuidores, corporativistas, y demás que gozan de la posibilidad de, cuando quieren, obtener una entrevista en un diario o en la TV, la posibilidad de escribir una editorial o de ser llamado; por una radio, los liberales carecemos de todos esos espacios, por distintos motivos que no vamos a analizar ahora.

Teniendo en cuenta esta realidad, es importante que cuando se presenta la oportunidad de expresar en que consisten la filosofía de la libertad se aproveche al máximo ese tiempo. Ya sea en un escenario con 50.000 personas, o en un grupo de Facebook, en una entrevista en un diario de gran tirada, o en un blog personal, es fundamental optimizar ese tiempo disponible e ir a los fundamentos del liberalismo libertario. Esto es, dejar de lado por un momento la coyuntura, y señalar, a partir de casos concreto si se quiere, como se viola el principio de no agresión, como el intervencionismo nunca termina en la primer intervención, como un estado intervencionista se convierte en un estado autoritario, como los derechos individuales y la “libertad económica” no puede ser separadas en dos categorías distintas, y un largo etc. Temas medulares a la hora de desarrollar los pilares de una sociedad libre.

Si hay algo que diferencia a los liberales y libertarios de la mayoría de los que apoyan otras ideas políticas es que los primeros suelen tener una amplia base de conocimientos sobre distintos aspectos, que les permiten analizar los problemas y las situaciones que se dan a diario , a través de un análisis diferente a los que hacen el resto. Este análisis involucra identificar las alteraciones y distorsiones que provoca el estado con su intervención, en los diferentes contextos. Por eso mismo, la mejor estrategia para poder avanzar con las ideas de la libertad es poner a disposición de los demás las herramientas necesarias para llegar a ese razonamiento. Apelar al humor barato, insultos, rumores que carecen de asidero, y otras herramientas de baja estofa, son las que los liberales deberían evitar.

Por otra parte, el resto de los que suelen involucrarse en la arena política no suelen discutir idea alguna, predominan en sus discursos expresiones de deseo, o los fines que quieren alcanzar, pero en el camino, ignoran los medios a ser utilizados, y con ello las leyes que domina el campo de la acción humana. En su mundo un decreto, una ley, o una resolución ministerial, resuelve el hambre, la inseguridad y la pobreza. Son los slogans, las descalificaciones y la falta de teoría alguna la que predomina en esos discrusos.

Por todo esto, los liberales debemos marcar aún más la diferencia, y aprovechar todos esos conocimientos en distintas áreas para distinguirnos de los vendedores de ilusiones y promotores de un falso bienestar. Centrarse en los principios de una sociedad libre, en como estos son moral y utilitariamente superiores a los principios que rigen una sociedad que tiene como base el uso de la coerción estatal, y de esa manera proveerle a aquellos que no las tienen, las herramientas de análisis que permiten entender como es el gobierno el obstáculo entre el individuo y el bienestar, y su plenitud, y la paz.

Otra ventaja en apelar a los fundamentos de la sociedad libre y no a realizar meras críticas coyunturales que se disipan con la renuncia del político criticado, o con la corrección temporal de X política, es dejar en claro que el problema no recae sobre el gobernante de turno o los legisladores que están en la cámara al momento de votar. El liberalismo es una filosofía política que rechaza el status quo, que propone un cambio radical en las instituciones, en la manera de vivir en sociedad. El liberalismo no propone un cambio de nombres, lo que propone en es un cambio de paradigma.

A la hora de defender las ideas de la libertad, debemos hacer foco en cuestiones abstractas, no personalizar los ataques a la instituciones que oprimen al individuo, no identificar al estado policial con una persona, sino con un mecanismo, con un actuar. De esta manera, la persona que está del otro lado comenzará a realizar asociaciones entre conceptos y acciones introduciendo en su capacidad de análisis los conceptos que sostienen a una sociedad libre.

Cuando las críticas se asocian a un gobierno determinado, pierden fuerza, se difuminan con el gobierno o con la persona, cuando alguien puede aprehender y comprender los conceptos fundamentales de una sociedad libre, la semilla está plantada, y se inicia un camino que solamente esa persona podrá recorrer a la velocidad que quiera, asumiendo todos las responsabilidades y las consecuencias que implica convertirse en un defensor de las ideas de la libertad. Que aunque se trate de una ardua tarea, puedo asegurar que uno se va a dormir con la satisfacción de saber que no se equivocó.

Anexo: agrego un pequeño ejemplo de lo que viví hoy mientras esperaba subir a un ascensor y escuchaba la conversación de dos personas al lado mío:

– Viste que van a sacar los subsidios.

– Si, me parece muy bien. Ellos, además se subsidiaban a ellos mismos, fijate si no con los casinos…

Queda claro que la persona sabía que había algo mal con los subsidios, pero no llego al fondo de la cuestión. No puedo exigirle a esa persona que no es liberal ni seguramente leyó sobre política, economía, etc. que conozca la razón de fondo por lo que los subsidios están mal, pero si los liberales incurrimos en ese tipo de argumentos, volviendo a la introducción del artículo, estamos perdiendo espacios para expresar, difundir  y avanzar las ideas de la libertad.

Tags

Related Posts

Share This

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes