La absolución de Alcira (El caso de María Ovando)

Supongamos que una mujer chaqueña, Alcira, que vive en un paraje aislado del Chaco, en la Argentina del 2012, con 6 hijos, en un estado de pobreza típico de los que se viven en los asentamientos rurales de esa provincia sufre la muerte de uno de sus hijos. La mujer tiene un trabajo pero no le alcanza para mantener a todos sus hijos. Su hija menor de tres años muere por desnutrición, era alimentada, pero no con la frecuencia adecuada para una chiquita de su edad. Ante esta situación es acusada por abandono de persona y sometida a juicio.

Pobreza Chaqueña

¿Cuál es la postura liberal frente a esto?

Antes que nada vale hacer una aclaración, por más similitudes que tenga este relato con la historia de María Ovando, no puedo hacer referencia directa a ella. No conozco los hechos específicos, por lo que no me quiero aventurar a opinar sobre algo que no conozco. Nuestra historia hipotética es parecida, pero los hechos son tal cual los describimos en el párrafo anterior y eso es una certeza.

Sin embargo es necesario conocer las posturas ante un caso similar como fue el de Ovando. Antes de ella fuese absuelta, en un caso que tomó relevancia luego de una entrevista de Jorge Lanata a la acusada de abandono de persona, hubo sectores de la opinión pública que se oponían a su encarcelación utilizando el siguiente argumento:

María Ovando, ¿ víctima o victimaria?

Con la detención de María y la decisión de librar de culpa y cargo a Demetrio Ayala, el juez Saldaña dio   por terminada su actuación.  No profundizó sobre las responsabilidades en la muerte de Carolina. No se preguntó sobre la asistencia que debió recibir y que el Estado dice haberle dado “medianamente”. No se preguntó sobre causas, tampoco sobre las acciones que pudo haberle  evitado la muerte.

En el expediente se  menciona el testimonio  del Dr. Julio  Cesar Benítez, hoy director del Hospital de Colonia Delicia, quien visitó en varias oportunidades la casa de María. Benítez declara haber constatado el estado de abandono de los niños, con bajo peso, sucios, con granos, piojos, muchos de ellos indocumentados, por lo que ni siquiera podían acceder a los programas de asistencia estatal.

Las visitas de este profesional se registraron desde el mes de diciembre. La defensa se pregunta si otro tipo de intervención hubiera podido evitar la muerte de Carolina.

Siguiendo esta lógica, y volviendo a nuestro caso hipotético, podemos decir que Alcira merece ser absuelta ya que el abandono de persona fue una consecuencia directa de la negación de la ayuda del estado. En otras palabras, Alcira sería inocente ya que ante la imposibilidad de hacerse cargo de sus hijos, es el estado quien debía hacerlo y la muerte por desnutrición no se debe a que la madre no haya alimentado a su hija, sino por la inactividad del estado frente a este caso.

En mi opinión, según los principios del liberalismo, podemos llegar a la misma conclusión — la absolución — pero con los fundamentos opuestos.

Partimos de una realidad: progresivamente en los últimos 70 años, y más también, se ha adoptado la concepción de que el estado asume  un compromiso de garantizarle “gratuitamente” el bienestar a cada uno de los habitantes. Para alcanzar ese fin, se crea un estado de bienestar que interviene en el funcionamiento de todas la áreas con las que el individuo interactúa a lo largo de su vida. Podemos mencionar, entre otras, la legislación laboral, la legislación impositiva, la legislación que regula servicios públicos, la regulación del sistema de salud, la regulación de sistema educativo, la regulación de las jubilaciones, la intervención en políticas de vivienda, entre muchas otras. Estas regulaciones también varían, van desde la provisión del servicio exclusivamente a cargo del estado, hasta un sistema mixto entre el estado y privados (que, por su propia naturaleza, siempre termina prevaleciendo la voluntad estatal), o un control rígido del  estado sobre la actividad (tal vez el caso de las relaciones laborales es el más representativo de esta última categoría).

Evidentemente la implementación de un estado de bienestar ha fracasado con los objetivos planteados originalmente. Al mismo tiempo, desde un punto de vista liberal se defiende una concepción totalmente opuesta a la predominante. Los liberales consideran que nadie tiene derecho al inicio del uso de la fuerza — que también se puede llamar agresión — contra otras personas o su propiedad. Esto es el llamado principio de no agresión. Todos los ejemplos mencionados en el párrafo anterior representan el  inicio del uso de la fuerza para alcanzar el fin que se propone el estado, y en consecuencia, una violación al principio de no agresión.El teórico político Murray Rothbard explica en su libro El Manifiesto Libertario el fundamento de este principio:

Específicamente, mientras que el comportamiento de las plantas y, al menos, el de los animales inferiores está determinado por su naturaleza biológica o quizá por sus “instintos”, la naturaleza humana es tal que cada individuo debe, para poder actuar, hacer una elección de sus fines y utilizar sus propios medios para alcanzarlos. Puesto que carece de instintos automáticos, cada hombre debe  prender acerca de él y del mundo, utilizar su mente para seleccionar valores, aprender sobre causas y efectos, y actuar con todo sentido para mantenerse y prolongar su vida. Los hombres pueden pensar, sentir, evaluar y actuar sólo como individuos, y en consecuencia, resulta vitalmente necesario para la supervivencia y prosperidad de cada uno que sea libre de aprender, elegir, desarrollar sus facultades y actuar según su conocimiento y sus valores. Éste es el camino necesario de la naturaleza humana; interferir o lisiar este proceso usando la violencia va profundamente en contra de lo que es necesario por la naturaleza del hombre para su vida y prosperidad. La interferencia violenta en el aprendizaje y las elecciones de un hombre es, por lo tanto, profundamente “antihumana”; viola la ley natural de las necesidades del hombre.

Considerando esto, podemos concluir fácilmente que no vivimos en un entorno libertario. Nos encontramos de forma constante con obstáculos que no nos permiten desarrollar nuestras vidas en libertad, no podemos optar libremente los medios que deseamos utilizar para alcanzar nuestros fines. Estamos, todo el tiempo, ante la interferencia “antihumana” sobre la que escribe Rothbard, y por eso es absurdo aplicar los principios de justicia según un libertario en un contexto intervencionista.

Alcira no tuvo todas las oportunidades que podría haber llegado a tener en una sociedad libre, ni de sustentarse por sus propios medios, ni de ser ayudada de forma voluntaria. La primera puede ser explicada por la cita de Rothbard. Las oportunidades que podría llegar a tener Alcira se ven distorsionadas por los obstáculos que pone el estado en su constante interferencia con la elección libre de medios y fines. La segunda, la imposibilidad de ser ayudada voluntariamente para superar su situación de necesidad, es consecuencia de la primera. O desde otro punto de vista, se ve distorsionada por el objetivo último del estado de bienestar (que es, recordemos, proveer bienestar). La consecuencia de cuando el estado asume la responsabilidad de garantizar el bienestar de la población, es convertir el poder social en poder político, algo que explicó de forma precisa el autor estadounidense Albert Jay Nock:

Podemos tener una medida aproximada de esta atrofia general por nuestra propia disposición cuando se nos acerca un mendigo. Hace dos años podríamos inclinarnos por darle algo; hoy nos inclinamos por mandarle a la oficina de atención del Estado. El Estado ha dicho a la sociedad: “O no estáis ejerciendo poder suficiente para atender a la emergencia o lo ejercéis en una forma que pienso que es incompetente, así que confiscaré vuestro poder y los ejerceré a mi gusto”. Así que cuando el mendigo nos pide un cuarto, nuestro impulso es decir que el Estado ya nos ha confiscado nuestro cuarto en su beneficio y que debería ir al Estado a por él.

Una vez generada esta dependencia por parte del estado, ¿es justo creer que ella debía asumir responsabilidad por sus hijos cuando durante toda la vida le dijeron que el estado debía hacerlo por ella? ¿Puede el estado alegar el abandono de persona, cuando el mismo estado se había comprometido a asistirla (como se comprometen con todos)?, o en su defecto, ¿se puede concebir algún tipo de responsabilidad de la mujer por la muerte de su hija cuando el estado obstaculiza el desarrollo de la protagonista de nuestra historia hipotética interfiriendo en su libertad?

Este ejercicio de pensamiento nos deja una conclusión clara, y que muchas veces es pasada por alto por todos aquellos que desean avanzar y difundir la idea de una sociedad libre. La aplicación de conceptos liberales o libertarios, en un contexto donde han habido víctimas claras de la intervención estatal debe ser prudente. Es necesario primero identificar si la situación que estamos presenciando es una situación que se podría haber dado en un entorno de libertad, ante un mercado liberado, o si estamos ante una situación que fue generada artificialmente por el estado. Antes de exigir conductas responsables a la gente, es necesario primero eliminar las políticas que incentivan la irresponsabilidad. Nunca una situación injusta puede generar una injusticia adicional, pero tampoco podemos esperar resultados propios de una sociedad libre mientras vivamos bajo la atenta mirada del Leviatán.

Contradicciones

Amigo de mis viejos, peronista de toda la vida, y ahora kirchnerista. A favor del régimen. Sin embargo, la última que hizo fue ir a Paraguay y comprar en Ciudad del Este infinidad de repuestos y chucherías para celulares, y meterlos de contrabando en el país, para que su negocio siga funcionando.

Papá de un amigo, Kirchnerista a viva voz. Se va de vacaciones con la flia. a Nueva York, tarjeteando a más no poder, para poder pagar con dólares al cambio oficial.

Amiga, anti-K. Putea porque paga casi 1.000 pesos de impuesto a las ganancias trabajando en relación de dependencia. Cuando le digo que el PL propone eliminar el impuesto a las ganancias (que hasta la reforma del 94 era inconstitucional), dice que no lo quiere eliminar, sólo quiere que levanten el mínimo imponible. Claro, para no ser ella quien lo paga.

Otra amiga anti-K: está de acuerdo con que los boliches no puedan vender alcohol después de las 5 de la mañana y cierren a las 6 por ley, así la gente tiene esa horita para ponerse sobria y a- no hagan quilombo sonoro que molesta a los vecinos, b-estén en condiciones de manejar de vuelta a su casa. Fin de semana siguiente: se vuelve a su casa manejando borracha.

La ley esta bien para todos, menos para mí.

Primer amiga anti-K, de vuelta: está de acuerdo con que por ley no se pueda fumar en bares y boliches. Sin embargo, no tiene problemas en fumar en cierto boliche que frecuentamos, en el que evidentemente tienen coimeado a algún inspector, porque fuma todo el mundo (salvo los no-fumadores como yo, que vamos igual porque tiene onda).

Misma amiga (no es que la tenga de punto, es que tengo muy fresca una charla): está totalmente en contra de que se legalicen las drogas, pero cada tanto se fuma un porro.

 

Hay veces que pienso que el mundo no tiene solución.

¿No deberíamos ser coherentes con las ideas que pregonamos? Creo que es el único camino hacia una sociedad virtuosa.

Los invito a compartir más contradicciones que los toquen de cerca; hoy estoy con ánimos masoquistas.

¡Al pueblo lo que es del pueblo!

Hace unos días escuché unas declaraciones del señor Martín García, director de Télam (agencia de noticias del Estado argentino):

El susodicho, ante la revelación de que el 47% de la pauta oficial va a parar a las manos de los señores Spolzky y Gvirtz (productoras adictas a la actual administración), declara algo así: “Por supuesto que el gobierno va a darle más pauta a los medios amigos que a los enemigos. Los medios enemigos tienen la pauta privada que es mucha. La pauta oficial la ahorró el pueblo y es para proteger a este modelo nacional y popular. Que se jodan los otros”.

No conforme, unos días después vuelve a la carga, presentando la idea de crear el “Instituto de la Publicidad Democrática”, que funcionará de la siguiente manera: los anunciantes deberán pautar al instituto y éste distribuirá la pauta en forma igualitaria en todos los medios. Porque claro, los medios y programas que no miden, no están recibiendo pauta publicitaria de los grandes anunciantes.

Su razonamiento para esto fue implacable y demoledor: la plata para la publicidad sale de los precios de los productos que consume “el pueblo”, entonces es “el pueblo” el que está invirtiendo en la publicidad y tiene que obtener algo de eso.

Las verdades de Martín García

Las verdades de Martín García

La verdad, me pareció una idea brillante. Yo me cansé de esto del liberalismo y me voy a sumar a los pedidos de Martín. Listo, me cansé y me cansé y, como toda la vida consumí un montón de productos voy a pedir para “el pueblo”:

Que se cree el Instituto Nacional Democrático para el Envasamiento de Alimentos: Como el pueblo es el que consume los productos, todas las empresas deberían pagarle a este instituto para que se encargue de hacer que las empresas envasadoras que no son elegidas por las grandes empresas, también puedan ser capaces de envasar las arvejas Inca, el puré de tomate Arcor y las galletitas Sonrisas.

Que se cree el Instituto Democrático Para el Diseño de Packaging y Publicidad: hay diseñadores a los que no los contratan las grandes marcas para que los provean con nuevas ideas, porque no tienen talento. Y como todo “el pueblo” paga los productos de su bolsillo y de ahí se le paga a los diseñadores, se están robando el ahorro del pueblo. Y para este proceso nac and pop no hay nada más importante que que todos los diseñadores reciban parte de los ahorros del pueblo. Páguese todo el dinero al instituto que distribuirá las necesidades publicitarias entre todo diseñador argentino.

Que se cree el Instituto Democrático para la Participación e Inclusión en los Medios: como la pauta la paga el pueblo y esa pauta banca la emisión de los programas, en definitiva es el pueblo el que debe estar a cargo de los programas. Por lo tanto y a través de una Comisión Democrática de Selección y Rotación de Elenco, a partir del dia de la fecha, todo ciudadano deberá poder participar en los Medios. Notifíquese a todas las productoras que a partir de la fecha:

  • Los elencos  de las ficciones serán rotativos y cada personaje deberá ser interpretado cada día por un ciudadano distinto.
  • Los noticieros y programas de chimentos deberán cambiar cada día su staff y hablar más sobre la vida de los ciudadanos comunes.
  • Los medios gráficos deberán dar participación a toda la ciudadanía en la producción de diarios y revistas, incluyendo, claro está, los dibujos de la página de los chistes.
QNTP está practicando para hacer de Mariano Martinez y sus hermanos barbeta

QNTP está practicando para hacer de Mariano Martinez y sus hermanos barbeta

Que se cree el Instituto Nacional, Democrático y Social de Fútbol: como los clubes se mantienen con las entradas que paga “el pueblo” y con la publicidad que pagan los anunciantes que es, finalmente, del “pueblo”, todo ciudadano tendrá la libertad de participar en los partidos de primera división de los equipos que deseen. A partir de la fecha, los clubes deberán entregar democráticamente las fechas donde cada ciudadano podrá jugar en la posición que desee, desde técnico hasta delantero o alcanza pelotas.

Que se cree el Instituto Nacional y Democrático de Citas: es injusto que solo algunos hombres puedan salir con las mujeres lindas, ya que las mismas crecieron, se producen y visten gracias a los ya mencionados Institutos, por lo tanto, pertenecen a todo “el pueblo”. A partir de la fecha deberán registrarse en este Instituto y serán provistas con citas igualitariamente con todos los ciudadanos. Por supuesto que las actividades que realicen con unos, deberán realizarlas con todos, ya que si no, sería antidemocrático.

Democrátizando las citas, aumenta la felicidad

Democrátizando las citas, aumenta la felicidad

Espero la pronta aprobación del Congreso, la promulgación por nuestra señora Presidente y la publicación en el Boletín Oficial y, claro, en todos los medios de comunicación democráticos.

Un vistazo a los derechos

El abuso de la palabra “derechos” para denominar a cualquier exigencia social por parte de los que exigen la satisfacción de esas demandas, los medios y los políticos sólo genera confusión y degenera el significado de lo que es un derecho. Antes que nada quiero dejar algo bien en claro, que tener una casa, o alimento todos los dias, no sea un derecho no quiere decir que no sea una situación deseable. El problema de crear derechos frente a una necesidad, es que la no satisfacción de ese supuesto derecho deja de ser una situación indeseable o lamentable y se convierte en una “injusticia”  y para remediarla se apela a la llamada “justicia social”, que en la práctica se puede observar mediante la transferencia violenta de recursos del sector privado al sector estatal para que luego este último decida como redistribuirlos.

Esta confusión tan importante es uno de los pilares del paradigma populista y por eso para debilitarlo no sólo es necesario demostrar como esa redistribución termina siendo perjudicial para el que iba a ser beneficiado sino como ciertas demandas nunca pueden ser derechos y la defensa de estas posiciones implica la defensa de la utilización de medios inmorales para intentar alcanzar los fines propuestos.

El siguiente texto es una pequeña introducción a los derechos desde un punto de vista liberal:

Un derecho es un reclamo universalmente defendible.

Por ejemplo, cuando digo “toda persona tiene derecho a su cuerpo.” lo que estoy verdaderamente dando a entender es: “todo el mundo tiene un derecho universalmente defendible a su propio cuerpo”.  Y lo que estoy queriendo decir con eso es que es “una proposición lógicamente coherente decir que todos los seres humanos en todos los lugares en cualquier momento que es agredido tienen un derecho a hacer valer la propiedad sobre sus propios cuerpos frente al agresor”.

Se trata de una proposición lógica coherente y por lo tanto una proposición completamente válida. No se enfrenta a contradicciones internas. Esto funciona exactamente de la misma manera con la proposición “tengo derecho a mi propiedad”.

Con este método también podemos probar fácilmente proposiciones tales como “la salud es un derecho humano fundamental”. Esta proposición, leída con mayor precisión, intenta decir lo siguiente  “todo ser humano enfermo tiene derecho a los recursos de otro ser humano para curar su propia enfermedad”. Esto podría traducirse en: “todos los seres humanos enfermos tiene un derecho universalmente justificable a los recursos de otro ser humano para curar su propia enfermedad”. O se podría decir que “todos los seres humanos enfermos pueden hacer valer de manera universal y violenta sus derechos a los recursos de otro ser humano para curar su propia enfermedad”.

Esta proposición, a diferencia de las primeras,  se enfrenta a varios desafíos importantes:

  1. Al introducir la palabra “enfermo”, uno ha abandonado el reino de la universalidad. Decir que “sólo un ser humano enfermo tiene un derecho universalmente justificable …” es una declaración inherentemente contradictoria. Un criterio universal significa  que es aplicable a todos los seres humanos en todo momento y en todos los lugares, no sólo para ciertos humanos con ciertas condiciones.
  2. Otro problema es que ya hemos demostrado anteriormente que todo ser humano tiene derecho a su propiedad y, en particular a su cuerpo. Incluso si la introducción del término “enfermedad” era válida, la proposición anterior no se sostiene, ya que es lógicamente contradictorio decir que una persona tiene el derecho de su cuerpo y su propiedad, pero al mismo tiempo otra persona  tiene derecho al cuerpo de esa misma persona o sus bienes. Así pues, para seguir con la proposición que nos ocupa, primero habría que refutar la validez de la, hasta ahora valida,  teoría de la auto-propiedad y los derechos de propiedad.
  3. Otra posibilidad sería la de eliminar el término “enfermo” de la propuesta con el fin de recuperar su universalidad. Pero el problema con esto sería que la proposición sería “todo ser humano tiene un derecho universalmente exigible sobre la propiedad y partes del cuerpo de otra persona”. Esta propuesta, sin embargo, es equivalente con la del robo, que sufre de contradicciones lógicas internas.  Si uno tenía un derecho exigible sobre la propiedad o el cuerpo de otro que podría ser ejercido de manera violenta, entonces esta persona nunca tendría un derecho defendible sobre los bienes obtenidos, sin embargo el único objetivo de robar era afirmar la propiedad sobre esos bienes, de esta manera la proposición es invalida.

Sin duda, la invalidez moral de la afirmación de que hay un derecho a la salud exigible de ninguna manera desalienta a la validez de otras proposiciones éticas posibles, que no impliquen el uso de la fuerza para cumplir dicho objetivo, por ejemplo “es universalmente preferible a aliviar el sufrimiento de las personas que lo necesitan”.

¿Somos anti-kirchneristas?

El siguiente post es en gran parte una adaptación de la editorial de la revista The Freeman de septiembre de 1955 a nuestro contexto actual. La revista The Freeman es una publicación mensual que defiende las ideas de la libertad desde 1954.

Sin haberlas contado, son bastantes las veces que escucho oposición al kirchnerismo, diría que 3 de cada 4 opiniones son dirigidas contra la pareja gobernante. A veces sobre lo absurdo de algunas medidas en particular, otras veces sobre su  papel en la última dictadura militar, otras  veces respecto de actos de corrupción, o sobre los gustos personales de Cristina Kirchner.

Sería muy fácil para nosotros escribir sobre esos temas y ver como las visitas a este blog aumentan exponencialmente. Pero, a la vez, me temo que los lectores de siempre encontrarán los posts poco interesantes. La monotonía sería intolerable.

Dejando de  lado lo aburrido que sería leer lo mismo que se pública en todos lados, cuando abrimos este blog nos planteamos la necesidad de evitar ese tipo de posts para no caer en ese error. Estamos, obviamente, en contra de las políticas kirchneristas, pero nuestra oposición al actual gobierno no es mayor que nuestra oposición a los radicales, socialistas, a otros peronistas, o cualquier otra forma de autoritarismo.

A a la vez, estamos a favor de algo – ese algo se llama libertad. El propósito de este blog es promover los valores que hacen a una existencia humana más rica y feliz:  el libre mercado y la dignidad del individuo. En vistas de dicho objetivo intentamos tratar los temas de actualidad en base a esos valores.

Destacar el daño del kirchnerismo es desviar la atención de potenciales amenazas tan vigentes como el kirchnerismo. Es evidente  que los principales dirigentes políticos tienen una visión similar a los Kirchner sobre el diseño de soluciones a los diferentes problemas que se presentan.  Las políticas que promueven inflación, endeudamiento, aumento de impuestos, mayor control sobre la educación, los medios, la propiedad, son un denominador común entre los Kirchner, y  Cobos, Alfonsín, Macri, Solanas, De Narváez, Duhalde, o cualquier otro político que esté sentado en la mesa de algún programa de TV.

Si nos enfocamos solamente en el kirchnerismo, y no en la idéntica amenaza a la libertad que representan el resto de los políticos, ¿qué logramos con eso?

Muchas veces mientras leo las columnas en contra de las políticas del actual gobierno, a los opositores dar sus discursos en el Congreso, o los debates en TV, me pregunto: ¿están esas personas a favor de la libertad o solo se oponen al kirchnerismo?

Desde acá, esperamos, cada día,  poder ofrecer esa visión diferente para difundir las ideas de la libertad.

El Llamado (II)

El siguiente artículo esta relacionado con el de ayer. Se trata de una aplicación práctica al “llamado” al que hacia referencia el autor, que no casualmente es el msimo.

En este caso, es sobre la historia de Rush, una banda de rock progresivo, que supo conocer la cima del estrellato. Sin embargo, luego de dos grandes discos, lanzaron un disco que fue un fracaso comercial. A todo esto la compañía discográfica los presionaba para que lanzaran mas singles y canciones más cortas. Fieles a su estilo, dejaron de lado el consejo de la compañía y decidieron lanzar el nuevo disco difundiendo las ideas que aparecen en la novela Himno, de Ayn Rand (Son menos de 100 paginas sin desperdicios!).

Después de repasar la historia de Rush en ocasión del estreno del documental sobre la historia de la banda.

Dice Horwitz:

Transcurrido el tiempo, el album se convirtió en un gran exito, gracias a la significante fuerza del boca a boca.  […]

La lección de la pelicula es que las personas con un “llamado”, no importa el tipo, deben reocnocer seis claves para convertirlo en un exito:

1. Comprometerse en ser el mejor en lo que sea que hagas.

2. Ser abierto para perfeccionarse aprendiendo de otras personas talentosas.

3. Tener una visión de lo que querés alcanzar.

4. Mantenete fiel a tus ideas, aún en el peor momento, y no cedas.

5.  Si a los guardianes de la verdad y el gusto no le gusta, transmitiselo directo a la gente.

6. Aprende a no tomarte a vos mismo tan serio.

Lo que esto significa para los liberales es que tenemos conocer sobre teoría e historia y sobre todos los temas actuales, pero también abrirnos a aprender de aquellos con los que no estamos de acuerdo. Necesitamos continuar con la articulación de nuestra visión y mantenernos con ella, aún cuando las cosas se pongan feas. Como ahora.  Hay ateos en las trincheras, y hay liberales en las crísis economicas. Cuando somos dejados de lado por Pual Krugman y el New York Times [o por Nelson Castro y Clarin], debemos continuar haciendo ruido online. Y tenemos que recordarnos que debemos estar dispuestos a reirnos de nosotros mismos.

Espero que esta historia les sirva de inspiración.

El Llamado

La siguiente es la primer columna del economista  Steven Horwitz en la revista Freeman. Su columna se llama “The Calling” (“El Llamado”) y acá explica porque  le puso ese nombre, me pareció muy interesante para compartirla con ustedes y la traduje para que nadie se quede afuera sin pooder leerla. El original lo pueden encontrar acá

Cuando los buenos muchachos de la FEE y la revista Freeman me preguntaron recientemente si quería escribir una columna periodica en su web, dudé brevemente, pensaba mientras revisaba mi ocupada agenda y los compromisos actuales para escribir. Pero solo fue breve, cuando supe que esto fue algo para lo que tenía qeu hacerme un tiempo. Lo mismo puede decirse por la hora en la que me pase debatiendo los meritos del capitalismo con una persona que no conozco, y no estaba siendo muy amable conmigo, en los comentarios del estado en Facebook de un amigo en común. Tal como un amigo liberal me dijo, “Cada conversación es una oportunidad para cambiar el mundo, donde sea que suceda.” En efecto.

Y justo unos dias atras , mientras estaba sentado en una plaza en New Orleans con un amigo y su hijo, chequeaba mi casilla de e-mail y mi amigo, que tambien es academico me pregunta, “Alguna vez dejas de pensar en el trabajo?” Mientras pensaba como contestar seriamente a esa pregunta, me di cuenta que estaba basado en una premisa erronea: que percibo lo que hago como “trabajo. Esa no es la manera en la que se siente. Le contesté, “En algún sentido, no. Nunca dejo de pensar sobre mi “trabajo”. Pero lo que yo hago no lo siento como un trabajo. Es un llamado. Hay un mundo ahí afuera que necesita ser mejorado”

Para aquellos que tenemos embebida la filosofía de la libertad, el mundo no lo vemos mas como antes. Vemos todo tipo de problemas a nuestro alrededor, tanto en como es el mundo y como piensan muchos que debe ser, y nos sentimos obligados a contestarles. Cuando la gente dice cosass que sabemos que están mal, estamos siempre listos para contestarles (asumiendo que la situación social nos los permite). Aquellos de nosotros que somos intelectuales profesionales, capaz, “llamados” en este sentido, dado que tenemos conococimientos, habilidades, y una reputación para alcanzar a mas personas y probablemente hacer mas diferencia.

El peligro de considerarlo un “llamado”, por supuesto, es que puede convertirse en un dogma o en un termino odioso. Todos nos hemos encontrado con la persona que no sabe cunado dejar de lado la política de un asunto social, y esa no es la persona que queremos ser. Y eso tampoco es efectivo a la hora de difundir el mensaje de la filosofía de la libertad. Junto a este llamado particular se encuentra nuestro mejor esfuerzo en hacer de nuestros prinicpales valores algo coherente con nuestro comportamiento social.
El intercambio voluntario y la tolerancia no son solo principios politicos sino guias para la interacción humana, en todo sentido.

Entonces discutir en los comentarios en Facebook, o chequear mi correo electronico en la plaza, o aceptar el compromiso de escribir esta columna mientras tengo una gran lista de cosas o hacer, o la imposibilidad de muchas personas como yo de decir “no” a una charla o paper mas, o a otro viaje o conferencia, se puede entender como parte del llamado que proviene de nuestro entendimiento de la filosofiía de la libertad y viendo nuestro poder para cambiar el mundo en muchos de una manera que mejorará la vida de miles de millones de nuestros compañeros humanos.

Cada vez que hablamos, de manera civilzada y con una mente abierta, a aquellos que ven el mundo diferente, o cada vez que escribimos una carta al editor, o entregamos nuestro tipo o recursos a organizaciones que lo merecen, estamos asumiendo el llamado para hacer del mundo un lugar mejor. Muchos de nosotros no podemos hacer nada contra eso. Pero eso esta bien porque pensamos que no hay nada mas importante que podamos hacer mas que responder al llamado.

Espero que esta columna se convierta en un lugar donde mi llamado se convierta parte de tu llamado y ayude a difundir la filosofía de la libertad. Daré lo mejor de mi para estar a la altura de mi objetivo, y espero que ustedes hagan lo mismo. Un vistazo a donde fue el mundo en los ultimos años nos debería decir que necesitamos a la filosofía de la libertad mas que nunca.

La libertad es completa

Ayer mientras iba a trabajar, escuchaba un programa de radio en el cual el locutor dijo algo que se suele escuchar muy a menudo: “ojo, yo soy liberal en lo político, pero no en lo económico”. Y muchas veces escuchamos decir la frase exactamente opuesta: “debe haber libertad económica, pero en lo político, necesitamos normas que preserven la moral”.

¿Es posible “partir” la libertad de esta forma?

Mi opinión es que no es posible. A la larga, en cualquiera de estas dos posturas, el 50% dirigista finalmente se termina comiendo una parte mayor del supuesto 50% liberal. Las libertades políticas no pueden sobrevivir completas en un régimen donde la actividad económica esté fuertemente regimentada. A la larga caeremos en contradicciones increíbles, como no poder elegir nuestra actividad, o no poder ejercerla bajo nuestros criterios, sino según los del iluminado de turno que regule la vida económica.

En la postura contraria, las libertades políticas dependen en gran medida de que podamos utilizar libremente el fruto de nuestro trabajo. Entonces, si nos dicen que no podemos realizar ciertas actividades “sociales” o se toman medidas como cierre de fronteras, o prohibición de importaciones en favor de productores nacionales, todo esto repercutirá en el aspecto económico de la vida, y en nuestra motivación para ser más productivos.

La libertad es una sola y es completa. Mientras no entendamos eso, vamos a estar boyando entre posturas contradictorias una y otra vez, como nos demuestra nuestra inestable historia reciente (y la no tan reciente también).

Ya probamos con todas las formas extrañas que pueda haber, ¿y si probamos con la libertad una vez?

Te explicamos por qué entraste al blog

En realidad, te lo va a explicar Morfeo :)

Visto en el grupo de Facebook del Partido Liberal Libertario.

La filosofía de la libertad

Un video que se convirtió en un clásico para poder entender la filosofía de la libertad:

Para los que prefieran la versión en texto la pueden encontrar aquí.

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes