La economía de los feriados

Anunció Cristina:

La norma que será enviada al Congreso dispone que el feriado del 20 de junio sea inamovible, que el correspondiente al 12 de octubre sea renombrado como “Día del Respeto a la Diversidad Cultural” y se reconozca el concepto de días no laborables para las colectividades islámica y judía.

“Vamos a introducir el feriado puente -agregó la mandataria-. Cuando alguno de los feriados que son inamovibles cae un martes o un jueves, el poder Ejecutivo determina que el día comunmente denominado sandwich también es feriado”.

Aclaremos, además de los feriados que ya tenemos, se agrega el “Día de la Soberanía”, se renombra el “Día de la Raza” por el mucho mas políticamente correcto “Día del Respeto y la Diversidad Cultural” y además se agrega un feriado más en caso de caer martes o jueves.

¿Cuál es el propósito de todo esto? En palabras de la promotora número 1 del turismo:

El proyecto es “una ley de contenido promocional a una actividad económica, pero también trae incorporada tradiciones sociales y culturales muy fuertes. Por esta ley vamos a incorporar a los feriados nacionales los lunes y martes de carnaval”, aseguró la mandataria.

Básicamente lo que se intenta es promover el turismo. Nunca entendí cuál es la fijación de algunos políticos por promover la industria del turismo frente a otras industrias, o acaso no se dan cuenta que lo que gasta la gente en turismo lo podría gastar en otra cosa, o lo podría ahorrar.  Toda medida económica tiene un efecto que se ve y otro que no se ve, éste último suele ser más perjudicial.

Y no solo se está promoviendo una industria, por sobre las demás (aclaro, el gobierno no debería promover ninguna industria), si no que el país deja de producir ese día, y el daño termina siendo doble.