Tags

Related Posts

Share This

La Matanza: digna de su nombre

Para aquellos que tenemos a algún familiar o conocido, o para quienes siguen las noticias, sabemos que la Matanza es un “Lugar complicado”. El gobierno, en concreto el Ministerio de Seguridad bonaerense ya se desentendió en términos prácticos del tema. Esta zona registra uno de los mayores índices de peligrosidad del país y sus vecinos (trabajadores y comerciantes) ya están armados.

José Sánchez, uno de sus directores, dijo: “Es un lugar muy complicado. Obviamente, no podemos garantizar el delito cero en una zona tan compleja”. Intentando lavarse las manos, Sánchez apuntó a otro lado: “Gran parte de los reclamos están dirigidos al municipio”. ¿Para qué te pagamos Sánchez? ¿leíste la Constitución Nacional? ¿podés tirarle el fardo al municipio cuando TU SUELDO se paga con dinero que la nación le roba a los municipios, que después le da a la provincia y que después NO VUELVE al municipio? Me parece que no corresponde.

La Municipalidad de La Matanza, dentro de su limitada capacidad operativa (tanto en término económicos como intelectuales) colocó cámaras de seguridad que, según los vecinos, no sirven. Cuando al ministro Ricardo Casal se le preguntó si estaba al tanto de que, ante la creciente inseguridad, un grupo de comerciantes se armó para defenderse de los delincuentes?. El Ministro respondió que no tenía idea y que para él, eso estaba mal.

Para sonreir tenés que estar vivo :D

Días después, el ministro Casal anunció un plan de desarme para reducir la tenencia de armas de fuego en manos de la población a cambio de dinero. O sea, se le paga a la gente por desarmarse por vulnerabilizarse, por volverse dependiente de un órgano que no da respuestas y que está DEJANDO QUE SE MUERA LA GENTE. Perdón, miento, no deja PROMUEVE las muertes al reducir las capacidades defensivas de los vecinos. Se usa el dinero de todos para desarmar a los civiles, crear dependencia y NO DAR soluciones.

La verdad es que cada vez que pasa algo le importa una m… a ninguno -se quejó el dueño de la casa de electrodomésticos-. ¿Para qué pusieron cámaras, si un día le robaron a un comerciante que está al lado de donde pusieron una, y nunca vino nadie?

Esta es sólo otra muestra de como el gobierno usa tu dinero para fines contrarios a los que dice sostener. En vez de protegerte te desarma (ataca la consecuencia, no la causa). En vez de liberar las fuerzas de la economía, se ponen más trabas y se subsidian a quienes no aportan valor a la comunidad.

Esta es la lógica del gobierno que quita de circulación a una persona que ofrece primeros auxilios, sin título, por no haber hospitales. O que clausura negocios sin habilitación que proveen bienes y servicios a la comunidad porque las regulaciones impiden estar en regla y poder operar. La misma lógica que te obliga a “contratar en blanco” y te pone exigencias monetarias y un sistema perverso que te apunta a la cabeza desde el primer momento.

Cuando las mentiras del gobierno fallan, y la realidad se impone es interesante ver como la sociedad civil reacciona. Podemos esperar que cada vez haya más gente armada, que se armen formas de coordinar la seguridad en la comunidad y que hasta se armen grupos parapoliciales (sean empresas de seguridad privadas o agrupaciones vecinales) que salgan a garantizar la seguridad de la comunidad.

Más allá que uno pueda disentir con los modos y los criterios de aplicación de “justicia”, cuando el gobierno fracasa la sociedad civil no puede quedarse quieta. Tu supervivencia depende de ello.