Tags

Related Posts

Share This

Los asentamientos precarios y la cobardía Estatal

La escena se vuelve a repetir. Personas dividiendo un espacio ajeno en la mayor de las precariedades. No aplica el termino “lotear”, porque se refieriría a un espacio destinado para la utilización, y en principio, no es el caso. Todos los ocupantes entrevistados coinciden en que hay que llegarse al lugar y “ver que pasa”. Esta declaración es la muestra mas clara de la falta de reglas claras en una sociedad. Aquí nadie tiene demasiada certeza de que terminara ocurriendo, así que cada tanto nos jugamos a “ver que onda”, y por ahí te sale bien. Un ejemplo de reglas claras seria: La propiedad privada es inviolable. Otra regla: la propiedad estatal se puede vulnerar, con lo cual cualquiera podría establecerse en el medio de la calle, o irse a vivir a un ministerio. Seguramente muchos se tomarían la cabeza diciendo que eso no se puede hacer. Entonces, ¿por que no poner un marco de reglas claras que simplemente se cumplan? Fácil, porque si las reglas son claras no se pueden hacer negociados con ellas.

Asentamientos Precarios

Asentamientos Precarios

Entonces, conviene dejarlo todo en “un gris” lo cual habilita a unos facinerosos a administrar las divisiones, cobrar el derecho de ocupación, y también de permanencia. Posteriormente por la seguridad y la protección. Y estos, a su vez le pagarán una diezmo a algunos políticos para que los ayuden a mantener todo así, también a cambio de arriar gente a alguna manifestación para la cual no tendrían idea de que se trata, ni les importa. También habrá que pagar a algunos matones para usar sus servicios de fuerzas de choque llegado el caso. Y arreglar con la policía para que actividad ilegal (que no necesariamente es reprobable) se pueda desarrollar en la nueva villa, y sea aun mas lucrativa. Si la propiedad no es inviolable, no se para que existen los gobiernos, realmente. Si el estado quiere ceder una parte de sus terrenos, yo lo celebro. Discriminen inequívocamente las partes que pasan a ser de uso exclusivamente publico de las que pasan a ser lotes para viviendas. Pero no tengan a la gente de rehén; declaren esa porción de terreno habitable, loteenla y entréguenla a la gente con el titulo de su propiedad privada. Todos los grises en el medio son cobardía, hipocresía y corporativismo estatal, aprovechándose y negociando la sangre de los sectores mas desprotegidos.