¿Muchas Libertades?

En el mapa de las ideas políticas se suele dividir a las personas entre aquellas que favorecen las libertades civiles (o sociales), de los que defienden la libertad económica, y de los que defienden ambas. Por supuesto, mis co-bloggers y yo, nos ubicamos en este tercer grupo.  Pero ¿es posible defender la libertad solo apelando a uno de sus aspectos?

Los defensores de las libertades civiles son, tradicionalmente, ubicados a la izquierda del espectro político y se autodenominan progresistas. Los defensores de la libertad económica son, tradicionalmente, ubicados a la derecha y les dicen conservadores.
A los defensores de “ambas” libertades se los suele denominar liberales, o en una  acepción mas moderna se los define como libertarios (esta término se deriva del liberalismo libertario).

El Nolan Chart, para identificar las ideas políticas.

Los libertarios creemos que las libertad económica y las libertades civiles están estrechamente relacionadas, son dos caras de la misma moneda, y sin una el ejercicio de la otra se hace imposible, o por lo menos, mas dificultoso.

Veamos algunos ejemplos [1]. La libertad de expresión es uno de los derechos que reivindican los progresistas, pero cuando la supervivencia de uno depende del estado, es decir el derecho de propiedad puede ser fácilmente violado por el gobierno, ¿cómo puede ejercerse la libertad de expresión?

La libertad de prensa, parece ser defendida por los progresistas, pero cuando el papel de diario y las imprentas pertenecen al estado, ¿qué libertad de prensa se puede ejercer? Si es el gobierno el que tiene el derecho y el poder de asignar ese papel,  el “derecho” de alguien a la “libertad de prensa” desaparece si el gobierno decide no asignárselo.

Como puede el progresista oponerse al servicio militar obligatorio y a la vez apoyar la violencia impositiva y el control gubernamental, sin contradecirse.

Del otro lado encontramos muchos otros ejemplos, los conservadores dicen defender los derechos de propiedad, pero a la vez favorece restringir el ejercicio de ese derecho a las actividades que considera inmorales. O favorecen el libre comercio y se oponen a la inmigración, ¿productos sí y personas no?

Como se habrán dado cuenta, para aquellos que están de acuerdo con el  respeto irrestricto por el proyecto de vida de otros, y la no-iniciación del uso de la fuerza, no es ilógico considerarse “derechista” en algunos aspectos e “izquierdista” en otros, la única alternativa coherente con el respeto por la libertad es el liberalismo libertario.

No es posible respetar los derechos civiles, y a la vez, no respetar la libertad económica, son dos caras de la misma moneda, y una sin la otra, no logran nada.

¿Y en Argentina, quién es quien?

En Argentina, en mi opinión, esta distinción entre conservadores y progresistas no se ve tanto, ambos suelen oponerse tanto a la libertad económica, en mayor medida, y a las libertades civiles, en menor medida (“en menor” hasta ahí).

Pero en el mapa político argentino, podríamos identificar las posiciones del cuadro de Nolan, que es el que mejor expresa esta visión de las ideas políticas, de la siguiente manera:

liberalismo libertario: Partido Liberal Libertario
autoritarismo/estatismo: Proyecto Sur
izquierda: Partido Socialista
centro-izquierda: UCR
centro-derecha:  PRO
derecha: Partido Democráta

¿Y vos?

Para saber dónde te ubicas en el mapa político de las ideas podes hacer el test on-line (en inglés) o imprimirlo (o hacerlo desde la pantalla)  (en español)

notas:

[1] Algunos ejemplos fueron tomados de ROTHBARD, Murray N.   “Hacia Una Nueva Libertad. El Manifiesto Libertario”,  ed. El Grito Sagrado.