Folleto para un estatista

Gracias a Stefan Molyneux y a la traducción de Freedomain Radio en Español nos llega este folleto para un clásico estatista. Al igual que me paso a mi, seguramente muchos lectores se sentirán identificados como una de las partes de este intercambio ficticio.

(más…)

Ver al tributo como un botín

Considerando a un automóvil como un bien propio legítimamente adquirido gracias a mi sudor, tiempo, habilidad y esfuerzo, mediante libre intercambio voluntario con su fabricante, y que dicho fabricante utilizó la misma operatoria con sus proveedores y empleados:

  1. Una persona me roba automóvil mediante violencia (coacción).
  2. 100 personas me roban automóvil bajo amenaza de violencia (coerción).
  3. 1.000 personas votan sobre si robarme automóvil bajo amenaza de violencia y por mayoría deciden afirmativamente.
  4. 100.000 personas votan sobre si robarme el dinero equivalente al costo de un automóvil bajo amenaza de violencia y por mayoría deciden afirmativamente, pero me permiten participar de la votación y me brindan una bicicleta a mi y a un tercero.
  5. 1.000.000 personas votan sobre si hacerme tributar el equivalente al costo de automóvil bajo amenaza de violencia y por mayoría deciden afirmativamente, pero me permiten participar de la votación y me brindan un servicio no solicitado a mí y a todos los individuos.

Dado el último ítem es equivalente a situaciones vividas en un Estado actual, ¿en que momento lo moralmente reprobable se convierte en moralmente virtuoso?

Taxation is theft

¿El tributo es robo?

Con esto no pretendo nos pongamos a debatir que tanto tributo es aceptable o si es o no posible una sociedad sin ellos, pero si que mediante la razón veamos su naturaleza violenta y que entonces miremos con otros ojos a políticos cuando sin culpa pretenden subir nuestros impuestos.

Los burócratas en ocasiones intentan mostrar virtud en el tributo con mensajes como “por una cultura tributaria”, pero son ellos mismos los que reconocen la naturaleza violenta de su acciones al denominar a sus operativos como “torniquete fiscal” (ejemplo de ARBA también aplicable a la AFIP).

Y no alcanza con criticar a la corporación política, no siempre es para sus bolsillos. Esta en nosotros darnos cuenta que cuando solicitamos al Estado nos subsidie o brinde un bien o servicio “gratis”, si tiramos de la soga en el otro extremo encontraremos a otro individuo que siendo pacífico es violentado, y que fue nuestro pedido el que provoco la agresión o amenaza de ella.

Poner a la violencia como norma institucional mediante impuestos y aún no poder eliminarla debería avergonzarnos como sociedad. No debemos olvidarlo, menos aún promoverlo.

Contrato del ciudadano de una sociedad libre

Traducido al español de Un Contrato Social Libertario, de Gene Trosper.

Creo en la tolerancia:

Eso quiere decir que respetaré su estilo de vida hasta el tanto permanezca pacífico y no amenace a otros. Usted puede vestirse extravagante, peinarse raro, fumar lo que Usted quiera, hacer el amor como así lo desee, rezar de la manera que Usted escoja… Es su vida y Usted tiene el derecho a decidir cómo vivirla. Aunque pueda no estar de acuerdo con algunos de sus hábitos y decisiones, ¡Usted todavía tiene el derecho a ser Usted!

Creo en la privacidad:

Eso quiere decir que no estaré espiando sobre su cerca, mirando por sus ventanas, revolcando su basura o preguntándole a sus vecinos sobre su vida privada. Yo lo respeto como a un individuo autónomo, capaz de tomar sus propias decisiones sin la “ayuda” no solicitada de mí o de otros. (Por supuesto que estaré siempre dispuesto a ayudarlo y a ofrecerle mi consejo si así Usted me lo pide). Usted no me encontrará tratando de interferir con su privacidad.

No pretendo lo que es suyo:

Lo que Usted gana es suyo, no mío. Yo no quiero quitarle el dinero ganado con el sudor de su frente, para beneficio mío, de mi familia, de mis vecinos o de completos extraños. Usted, su dinero y su propiedad están seguros cerca de mi. Yo no le robaré, ni le pediré al gobierno que le cobre impuestos por ninguna razón. De hecho, Usted me encontrará pidiéndole al gobierno una rebaja en los impuestos para Usted y todo el mundo.

Como libertario, este es mi contrato con Usted. Lo único que le voy a pedir es que me brinde la misma libertad de vivir mi vida a mi manera. Una vez que estemos de acuerdo, las bases para una sociedad más pacífica y abundante habrán sido establecidas.

bestthemeswordpress.com - best wordpress themes - magazine wordpress themes restaurant wordpress themes