Manual de cómo pisotear a las minorías

Abal Medina sobre la movilización: “Que armen un partido y ganen elecciones”

 

Así, el funcionario kirchnerista opinó que en la reacción de la gente se sintió “mucho insulto, mucho odio, mucha agresión”, e instó a los opositores a “armar un partido y ganar las elecciones”.

 

Se rie de vos. Sabelo

Eso es todo lo que tiene para responder el jefe de gabinete de ministros de la nación a una minoría protestando y pidiendo ser escuchada. Dentro del estado todo, nada fuera del estado. En mis oídos sonó como “¿No tenés representantes en el estado? JODETE!”. Esta es la manifestación más pura de la falta de respeto que tienen los gobernantes por las minorías políticas. Usan el estado para aplastarlas. No las escuchan. No las quieren. Las limpian, las minimizan, las ridiculizan apuntándolas con el dedo y diciéndoles “Vos no tenés poder en el estado, no sos nada”. Ni siquiera digno de ser escuchado.

Es por eso que no hay que caer en la trampa de convencerse que las elecciones democráticas de representantes, por sí solas, son garantes de la pluralidad y la libertad. Para nada. Y este argumento en el que suelen caer los oficialistas casi siempre que se trata de legitimar acciones u opiniones, es utilizado hasta el hartazgo. No hacen más que demostrar su voluntad anti-democrática, cerrada y excluyente. Ellos saben que manejan el monopolio de la violencia y toman la cantidad de votos y cargos obtenidos como una garantía para poder utilizar este monopolio contra las minorías cada vez que pueden y que la víctima osa protestar por los atropellos.

Ellos mismos, con la complicidad de las fuerzas tradicionales – hay que reconocerlo- se encargaron de que armar un partido político sea harto más difícil de lo que era, con la reforma a la ley de partidos políticos. Una especie de bloqueo a su tan amado argumento de “que armen un partido”. Y luego tenés el “ganen elecciones”. ¿Qué tratan de decir? ¿Que si no gané una elección no puedo decir que un gobierno hace las cosas mal? ¿Que si no gano una elección ustedes pueden incumplir las leyes e incumplir la constitución con cada acción que tomen? Señores, si esta es la democracia que ustedes quieren, sepan que no la vamos a aceptar. Porque están demostrando que lo único que quieren ustedes es legitimar sus abusos por medio de las elecciones. Lo único que quieren es poder abusar y quedar bien frente a la opinión pública. Y después se hacen las carmelitas descalzas que luchan por los sometidos y los excluidos. Son la máquina de crear excluidos.

Que los comunicadores se suban a este tren directamente me parece grotezco. Hablan de insultos, odios y agresión verbal. ¿Qué esperaban, que les tiraran flores? Y hay que distinguir muy bien, porque muchos pseudo-periodistas cayeron en la falacia: no podés comparar gente insultando en una protesta, con el insulto institucionalizado desde el estado. No son comparables. De ninguna forma. No es lo mismo un ciudadano hablando de un jubilado amarrete, que un presidente en cadena nacional señalando con el dedo a quien debería proteger. No es lo mismo la persona que maneja el estado (en este caso, casi sin contrapesos) y el dinero generado por la imposición fiscal que una persona que se resiste. Paremos de orinar fuera del recipiente.

No me preocupan las palabras del jefe de gabinete. Acá ya sabemos con qué bueyes estamos arando. Lo importante es que con frases como estas quedan al descubierto. Dan a entender sus verdaderas intenciones, que muchas veces disfrazan muy bien, pero en muchas otras les falla el inconciente. Saber para qué quieren al estado y cómo lo quieren utilizar, es fundamental para saber qué les duele y dónde hay que profundizar.