¿Comprar barato es malo?

Ayer les comentaba sobre el autoritarismo económico a partir de medidas antidumping sancionadas por el Ministerio de Industria que despertaron una sensación de jolgorio en Jorge, el presidente de la empresa beneficiada:

“Nos congratulamos de la Resolución final de la investigación, tanto por nuestra empresa como por toda la Industria Nacional y nos comprometemos –afirmó el titular de la firma – a continuar produciendo en la Argentina pequeños electrodomésticos (estufas, procesadoras de alimentos, batidoras, licuadoras, ventiladores, etc) con la calidad, la innovación y la responsabilidad que nuestra trayectoria que el mercado nacional ha comprobado desde hace ya más de 40 años”.

Lo primero que podemos decir sobre  esto es que a Jorge no le gusta competir, que para poder ganar dinero tiene que excluir a otras personas que, como Jorge, producen productos similares. A diferencia de los intercambios voluntarios donde todos los participantes salen beneficiados, esta medida para beneficiar a la empresa Liliana perjudica a muchísimos, a saber:

- Los restantes 45 millones de argentinos que no pueden acceder a productos mas baratos.

- Las empresas eficientes, con empresarios dispuestos a ofrecer un producto competitivo, que se ven perjudicados por que sus consumidores deben gastar mas dinero en la compra de productos beneficiados por barreras arancelarias.

- Los trabajadores de otros sectores que no pueden conseguir trabajo

Una protección arancelaria implica beneficiar a los sectores ineficientes de la economía a costa de los mas eficientes. También se podrá argumentar que una protección temporal para las industrias incipientes no es algo malo, una vez más el que sostiene esa posición esta equivocado, las protecciones temporales terminan siendo temporalmente eternas, y las industrias nunca terminan desarrollándose porque no tienen incentivos para hacerlo al no tener que competir.

En conclusión, este tipo de protecciones es solo una protección para la empresa o las empresas beneficiadas y un ataque a todo el resto de la sociedad que pretender vivir pacíficamente, sin imposiciones o privilegios típicos de épocas de monarcas y súbditos.